Compartir
Publicidad
Publicidad

Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM, análisis

Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM, análisis
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM es uno de los teleobjetivos más interesantes del catálogo de Canon, siendo posiblemente el mejor teleobjetivo no profesional de la marca, tanto para cámaras de sensor APS-C, como para cámaras de formato completo. He tenido la oportunidad de venir usando este objetivo en una Canon EOS 30D y 40D desde hace casi dos años, y creo que puede ser muy interesante para el aficionado avanzado.

Especificaciones técnicas:

Este objetivo, sucesor del 75-300mm IS, consta de 15 lentes en 10 grupos e incluye en su construcción un elemento UD de baja dispersión, propio de objetivos profesionales, que minimiza las aberraciones cromáticas. Además, tiene una distancia mínima de enfoque de 1,5 metros y un diafragma de 8 palas, lo que nos servirá para obtener un bokeh agradable en muchas fotografías, a pesar de la limitada luminosidad (f4-5.6).

Su calidad de construcción es bastante buena, sin llegar a la de la gama profesional, aunque al pasar de 70mm a 300mm el objetivo se extiende dejando ver un material plástico más pobre que el resto de la construcción. Pese a no ser pequeño, es más ligero (630 gramos) y compacto que otros teleobjetivos más luminosos, por lo que no nos dará muchos problemas en la mochila. Para completar sus prestaciones, dos de las características más llamativas: sistema de estabilización IS, que nos puede llegar a ofrecer 3 pasos en velocidad, y enfoque por motor Micro USM, silencioso y rápido, aunque menos que el USM de otros objetivos de gama alta.

Bruno Abarca - Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM

Canon EOS 30D, 70mm, 1/125, f6.3, ISO 100.

Lo mejor del objetivo:

  • El estabilizador. Esta característica, que puede resultar parcialmente útil en un angular, es casi vital para un teleobjetivo. El estabilizador, siempre que no tratemos de fotografiar escenas a gran velocidad (como en fotografía deportiva), nos permitirá bajar la velocidad, evitándonos subir la ISO. Yo tengo comprobado que, con la focal de 300mm y el estabilizador conectado, puedo disparar a 1/60 a pulso o a 1/30 si me apoyo en algo, sin trepidación.
  • Su longitud focal, en APS-C y Full frame. Pocos teleobjetivos de calidad abarcan un rango tan amplio. En formato completo (5D, 1D) resulta muy interesante, pero en APS-C (450D, 50D, etc) puede ser aún mejor, por tener una focal equivalente de 110-480mm.
  • Muy buena calidad de imagen. Existe un escalón enorme en calidad de imagen entre este objetivo y otros teleobjetivos más económicos. Esto se nota sobre todo al pasar de los 150mm. A partir de esa focal la calidad de imagen se resiente notablemente en casi todos los teleobjetivos de gama baja. Sin embargo, este Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM es capaz de mantener el tipo hasta los 300mm con muy buenos resultados.
  • Es discreto y ligero. Decir que un teleobjetivo es discreto es bastante atrevido. Por su tamaño, generalmente no pasan desapercibidos. Sin embargo, y teniendo en cuenta que llega a 300mm y está diseñado para sensores grandes, está bastante bien. Los teleobjetivos L de Canon, de color blanco, pueden resultar muy llamativos en ciertas circunstancias, y son en casi todos los casos más pesados y voluminosos.

Bruno Abarca - Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM

Canon EOS 30D, 220mm, 1/80, f5, ISO 200.

Lo peor del objetivo:

  • Su velocidad de enfoque. Aunque en el objetivo encontremos las siglas USM, que nos indican que estamos ante un objetivo de enfoque ultrasónico, lo cierto es que es un USM de motor Micro. ¿Qué significa esto? Pues que aunque es algo más silencioso que el enfoque de los objetivos de gama baja, no consigue la velocidad ni el silencio de los verdaderos enfoques USM. Suficiente para ciertos tipos de fotografía, su uso para fotografía deportiva o con enfoque servo no es óptimo.
  • Su escasa luminosidad. Obviamente, es imposible tener en un mismo objetivo un precio decente, un tamaño compacto, un peso contenido y una gran luminosidad. Su apertura f4 puede ser suficiente en los 70mm, pero estar limitados a f5.6 en la focal mayor de 300mm nos obligará en muchos casos a subir la sensibilidad ISO a valores demasiado elevados. Ciertamente, el estabilizador puede compensar esto en determinadas circunstancias, en las que podamos disparar a velocidades de 1/40 o 1/60, pero si queremos conseguir una imagen estática de algo que se mueve a mucha velocidad, el estabilizador no nos aporta nada.

Bruno Abarca - Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM

Canon EOS 30D, 300mm, 1/250, f5.6, ISO 250.

¿Me interesa?:

En estos últimos años han pasado muchos objetivos por mis manos. Unos me han gustado, y otros no. Algunos los he cambiado por otros hasta conseguir lo que buscaba. Sin embargo, he de decir que desde que compré el Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM supe que había dado en el clavo con lo que necesitaba, y estoy más que contento con él.

Este teleobjetivo ofrece todo lo que necesita el aficionado para un uso genérico. Su amplia focal es muy útil para fotografía de naturaleza o retratos, y el estabilizador nos permitirá ahorrarnos subir la ISO cuando empiece a escasear la luz.

No obstante, si tienes pensado usar este teleobjetivo para fotografía deportiva en pabellones poco iluminados, aunque su longitud focal es idónea, en ocasiones te costará conseguir el enfoque preciso, y puedes echar de menos aperturas mayores, como f4 o f2.8.

Bruno Abarca - Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM

Canon EOS 30D, 300mm, 1/250, f5.6, ISO 400.

Opciones alternativas a este objetivo:

Posiblemente las opciones a contemplar se puedan agrupar en 4 ramas:

  • Teleobjetivos 70-300mm de gama baja. Son los más baratos, pero no los recomendaría. Son igualmente luminosos y no cuentan con estabilizador, por lo que tendrás que saber usar bien tu cámara para evitar fotos trepidadas, a costa de subir la ISO. Uno se encuentra a veces disparando a plena tarde a ISO 400 u 800, y cuando la luz escasea aún más, es practicamente imposible pasar de las focales menores.
  • Objetivos todoterreno. Con focales que comienzan desde los 18mm o 28mm, pueden abarcar hasta los 200mm o 270mm. Su calidad de imagen es menor, no todos están estabilizados, y son generalmente aún menos luminosos, con las limitaciones que eso acarrea.
  • Objetivos 70-200mm f4 o f2.8. Posiblemente la alternativa más lógica a este objetivo sería el Canon EF 70-200mm f4 L que, por su mayor luminosidad, mejor construcción y más rápido enfoque, tal vez sea el indicado para fotografía deportiva. Eso sí, tiene menor focal, y es menos discreto. El resto de opciones en esta categoría, de marcas Sigma, Canon o Tamron son más luminosos, pero también más caros y mucho más pesados, y sólo los más caros están estabilizados.
  • El nuevo Canon EF-S 55-250mm f4-5.6 IS. Lanzado en el último año para acompañar algunos kits, este teleobjetivo se puede usar exclusivamente en cámaras de sensor APS-C, está estabilizado y, aunque su calidad de construcción y enfoque es peor que la del 70-300mm, su calidad de imagen es también bastante buena.

Bruno Abarca - Canon EF 70-300mm f4-5.6 IS USM

Canon EOS 30D, 300mm, 1/160, f5.6, ISO 100.

Conclusión:

Resumiendo, podríamos decir que un aficionado o aficionado avanzado que busque un teleobjetivo, ya sea para una cámara de sensor completo o APS-C, debería al menos barajar seriamente esta opción. Aunque por su enfoque y luminosidad no sea lo mejor para fotografía deportiva, por su longitud focal, estabilizador y calidad de imagen, sí nos dará unos magníficos resultados en cualquier otro tipo de fotografía. Su precio ronda los 450€-500€ según las tiendas, siendo más barato que otros teleobjetivos profesionales más luminosos, y más caro que el reciente Canon EF-S 55-250mm f4-5.6 IS, de una gama algo más baja pero con muy buenos resultados también.

Fotografías | Bruno Abarca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos