Compartir
Publicidad

Análisis de la Panasonic Lumix DMC-L10K

Análisis de la Panasonic Lumix DMC-L10K
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos tenido la suerte de poder probar extensamente una Panasonic Lumix DMC-L10K en Xataka Foto, y no queríamos ser tan maleducados como para no compartir con vosotros las impresiones que deja esta réflex cuando la sacamos a la calle a disfrutar de un paseo fotográfico.

Lejos de querer hacer un análisis técnico detallado a nivel experto preferimos explicaros brevemente las sensaciones que produce esta cámara cuando la usamos para lo que más nos gusta: fotografiar.

Pero antes de ponernos manos a la obra con ello, si que os dejaremos con algunas de sus especificaciones más interesantes:

  • Sensor Live Mos de 10,1 Megapíxeles
  • Objetivo Leica D Vario-Elmarit 15-50 mm, f/3.8-5.6
  • Sistema cuatro tercios
  • Estabilizador óptico de imagen MEGA OIS
  • Monitor LCD de 2,5 pulgadas de alta resolución con Live View con ángulo variable
  • Sistema de detección facial
  • Peso aproximado del cuerpo: 480 gramos

Lo que llama la atención

Sin lugar a dudas, lo que primero nos llama la atención de esta cámara es su pantalla LCD Live View. Para quien no sepa de qué estamos hablando, se trata de la implementación en la cámara réflex de la tecnología a la que estamos acostumbrados en las cámaras compactas y que nos permite tomar la foto observando a través de la pantalla LCD en lugar del visor. Esta característica puede ser interesantísma para aquellas personas que quieran realizar el salto de una cámara compacta a una réflex ya que les permitirá, si lo desean, adoptar la técnica que ya estaban utilizando anteriormente para fotografiar.

LCD Lumix DMC-L10K desplegada

Pero es que además, el hecho de que dicha pantalla disponga de ángulo variable nos permitirá tomar fotografías desde ángulos inverosímiles pudiendo ver el futuro resultado a través de ésta. Se acabó lo de disparar a nivel del suelo o encima de nuestras cabezas al azar. Y lo mismo se puede decir de los autorretratos. Sobre este párrafo puedes ver la pantalla desplegada.

Si a estas dos características le añadimos el sistema de enfoque facial (con excelente rendimiento), no podemos más que reafirmarnos en la impresión de que tenemos una cámara réflex con algunas de las características más apreciadas de las actuales compactas. Además, coronado con unos menús prácticos que convierten a la Lumix MC-L10K en una réflex de manejo muy sencillo.

Leica 14-50
Por último, en lo que respecta a los aspectos positivos de esta cámara, no podemos dejar de mencionar el objetivo, el Leica D Vario-Elmarit 15-50 mm, f/3.8-5.6. Rápido y eficaz, con un sistema de estabilizador de imágen con buen rendimiento, es un excelente complemento al cuerpo de esta Lumix. De todos modos, debemos señalar que una crítica habitual a este objetivo es su ligera supuesta falta de nitidez, característica que no hemos encontrado en las fotografías de prueba que hemos realizado. Pero si hay que ser honestos, no hemos podido hacer las comprobaciones más indicadas para evaluar a fondo y de manera exhaustiva este punto.

¿Dónde falla esta cámara?

Si antes hemos acabado con el objetivo, ahora empezamos con éste. O más bien por el sistema de enfoque por contraste que utiliza la L10K. Y es que existe baja compatibilidad de objetivos con el sistema de cuatro tercios y este sistema de enfoque, con lo que con muchos de estos objetivos se pierde esta característica. Aún así, no sufras, el Leica que se vende con el cuerpo sí que es plenamente compatible (¡faltaría más!).

Los míseros 3 fps del disparo en ráfaga con RAW son realmente insuficientes y más teniendo en cuenta las velocidades que manejan otras cámaras destinadas a los mismos usuarios, aquí Panasonic debería haber apretado un poco más los dientes.

También es cierto que se produce demasiado ruido en las fotografías tomadas con los valores ISO más altos, sobretodo con 1600. Si bien, personalmente, creo que este es un mal menor. Siempre he pensado que tener un ámplio abanico de valores ISO disponibles no significa tener que usarlos. Con evitarlos ya es suficiente.

Resumen

La Panasonic Lumix DMC-L10K es una excelente opción para dar el salto de una compacta a una réflex. Las similitudes que tiene con las cámaras compactas es una de sus grandes bazas, ya que logra una excelente facilidad de uso. Además, la calidad de las fotografías que se obtienen no es, para nada, despreciable. Con lo que tenemos un buen binomio entre calidad y facilidad de uso.

Su compra será una adquisición satisfactoria a menos que seas un usuario amateur con conocimientos muy, muy altos, o evidentemente un profesional, y está especialmente indicada para aquellos a los que les de reparo hacer el salto, por las diferencias que existen entre fotografiar con una compacta y con una réflex.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos