Compartir
Publicidad
Fujifilm X-T2: análisis de una sin espejo premium con muchos motivos para serlo
Análisis y pruebas

Fujifilm X-T2: análisis de una sin espejo premium con muchos motivos para serlo

Publicidad
Publicidad

La Fujifilm X-T2 fue anunciada el pasado año, concretamente en el mes de julio, y esperábamos expectantes cómo sería la sucesora de una X-T1 que había conseguido dejar el listón de la compañía japonesa bien alto.

Sobre el papel, esta sin espejo nos prometía prestaciones que podrían dejar a la que ha sido su reinante predecesora durante dos años y medio en segundo plano. Entre esa lista nuevas especificaciones nos encontramos con un nuevo sensor APS-C de 24 megapíxeles del que no tememos mejor forma que contaros cómo rinde que con nuestra propia experiencia tras varias semanas a su lado.

Fujifilm X-T2, principales especificaciones

Img 3288
Sensor X-Trans CMOS III APS-C (23,6 × 15,6 mm) con filtro de color primario y 24,3 MP
Procesador de imagen X Processor Pro
Velocidad obturación 1/8.000 s
Visor Electrónico OLED de 0,48”, 2,36K puntos, ampliación de 0,77x, tasa de refresco de 60/100 fps y lag de 0,005 seg
Sensibilidad ISO 200 – 12.800 (100, 25.600 y 51.200 extendida)
Pantalla LCD TFT LCD de 3 pulgadas (1.040K puntos) oscilante en tres ejes y con cobertura del 100%
Velocidad Ráfaga de hasta 14 fps con obturador electrónico/ 8 fps con mecánico
Almacenamiento Doble ranura para tarjetas SD, SDHC y SDXC (UHS-II)
Vídeo 4K 3840x2160 30/ 25/ 24p
Dimensiones 132,5 x 91,8 x 49,2 mm
Peso 507 g (con batería y tarjeta de memoria)

Fujifilm X-T2: diseño y ergonomía

Img 3294

La X-T2 apenas cambia en diseño frente a su predecesora, manteniendo la estética clásica, más cercano a una DSLR antigua que a una mirrorles. Sigue siendo un diseño con más adeptos que detractores, y prueba de ello es que Fuji lo haya mantenido en esta nueva cámara estandarte.

Al uso, es una cámara ligera, con un cuerpo cuyo peso supera por poco los 500 gramos y que con un objetivo liviano como el Fujinon XF35mm F1,4 que hemos utilizado durante nuestras pruebas, nos ha permitido una experiencia de uso muy cómoda.

Los nuevos diales y joystick trasero que incorpora la X-T2 nos permite una experiencia de uso mucho más práctica

Los diales también nos permiten un manejo mucho más rápido e intuitivo. Ambos tienen un pequeño tetón que al pulsarlo nos permite acceder de forma mucho más rápida a las diferentes opciones y el joystick situado en la parte posterior nos permite seleccionar el área de enfoque (de las 91 áreas de enfoque de las que disponemos) cómodamente.

La estructura en sí de la Fujifilm X-T2, con un chasis fabricado en aleación de magnesio sellado perfectamente contra el polvo y la humedad, se complementa con una empuñadura que hace que su agarre sea completamente ergonómico, facilitándonos por completo el manejo de la cámara.

Img 3314

Pasamos al visor electrónico, que en este modelo mantiene la misma resolución que en el anterior (2.360.000 puntos) pero mejora la tasa de refresco a 60 fotogramas por segundo. El visor reproduce los colores con tal nitidez que apenas hemos hecho uso de la pantalla, aunque sus características no dejan indiferentes: abatible pero firme, con una tamaño de tres pulgadas y una resolución de 2,36 megapíxeles.

Enfoque mejorado y velocidad de disparo

Img 3318

En el modelo anterior fueron bastantes las quejas de los usuarios respecto a la poca precisión del autoenfoque continuo. Sin embargo, el sistema de enfoque que encontramos en esta X-T2, unido a la velocidad de disparo (hasta 8 fotogramas por segundo con el enfoque fijo y 5 con enfoque continuo) nos ha permitido aprovecharla incluso en situaciones destinadas a cámaras de acción.

La cámara además nos permite elegir entre cinco configuraciones del enfoque de seguimiento, que podemos personalizar para conseguir un autoenfoque continuo mucho más preciso. En este campo Fujifilm se ha marcado un buen tanto en el que no podemos resaltar pegas.

Img 3313

Autonomía y conectividad

La autonomía quizás es uno de los puntos débiles que hemos encontrado rápidamente en esta cámara. Pese a que incorpora una batería distinta a modelos anteriores, la autonomía se mantiene en 350 disparos, lo que nos deja bastante cortos, especialmente si no funcionamos con grip opcional como el VPB-XT2.

En materia de conectividad, el WiFi operativo con la aplicación Fujifilm Camera Remote disponible para iOS y Android permite compartir imágenes con otros dispositivos aunque no de una forma tan fácil como nos hubiera gustado. Lo que sí queremos remarcar positivamente es la doble ranura para tarjetas SD compatibles con la interfaz UHS-II y que podemos configurar para que alojen archivos RAW y JPEG de manera separada.

Img 3336

Rendimiento y calidad de imagen

Dscf2515 53.3 mm, ƒ/2.8, 1/60, ISO 800

Como decíamos al comienzo, la X-2 cuenta con un sensor APS-C de 24 megapíxeles (el mismo que monta la X-Pro2) y que nos ha dado unos resultados nada reprochables. Disparando en sensibilidades ISO entre 200 y 12.800 el sensor ha resuelto sin miedo y sin regalarnos ruido de más siempre y cuando la ausencia de luz no fuera excesiva. En ausencia de luz latente hemos comenzado a percibir ruido a partir de 6.400 aproximadamente.

Hemos probado la cámara con dos ópticas de la serie Fujinon X, el XF35mm F1,4 y el XF16-55mm y el rendimiento de la cámara combinado con ellos más el nuevo procesador de imagen X-Processor Pro que incorpora la cámara deja al modelo anterior bastante corto.

Dscf2766 32.1 mm, ƒ/5.6, 1/640, ISO 200

En Flickr | Galería a máxima resolución

Conclusiones

Img 3317

Las conclusiones con esta cámara inclinan la balanza hacia el lado positivo. En materia de diseño y ergonomía no podemos sacarle ninguna pega, pues los nuevos controles hacen su manejo mucho más cómodo aún si cabe.

El visor y la pantalla siguen siendo los mismos que en el anterior modelo, y en ese sentido aunque quizás podría haber habido margen de mejora entre modelos, tampoco tenemos nada que objetar durante nuestro uso.

La autonomía y la conectividad es cierto que flaquean bastante, y esperamos que la compañía incida en estos aspectos de cara al modelo que sustituya a ésta. En rendimiento y la calidad de imagen no tiene nada que envidiarle a otras cámaras del segmento e incluso a muchas réflex. Fuera comparaciones, una cámara renovada, mejorada y que podemos utilizar en situaciones dispares, tanto en viajes como para segundo equipo profesional, eso sí, siempre acompañados de una buena óptica.

Fujifilm X-T2: la nota de Xataka Foto

9

Características9
Diseño y ergonomía7.5
Controles e interfaz 7
Rendimiento 9
Calidad de imagen9

A favor

  • Diseño
  • Enfoque
  • Calidad de imagen

En contra

  • Autonomía
  • Conectividad

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Fujifilm España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio