Compartir
Publicidad

Impresora Canon Pixma iP8750, análisis

Impresora Canon Pixma iP8750, análisis
1 Comentarios
HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

A comienzos de este año Canon lanzaba la impresora Pixma iP8750. Sin ser una impresora exclusivamente fotográfica, de hecho es más polivalente ya que permite imprimir incluso CDs/DVDs, sí que se trata de un accesorio interesante para cualquier fotógrafo por sus prestaciones.

Es de inyección de tinta, incluyendo seis colores, ideal para lograr una gran calidad de color (especialmente en blanco y negro) y permite hasta un tamaño A3+ (incluso sin márgenes), lo cual supone, a nivel doméstico, un amplio abanico de posibilidades para lograr copias impresas de calidad y en un formato considerable.

Además, la Canon Pixma iP8750 tiene otros extras añadidos como impresión inalámbrica y de alta velocidad que a continuación vamos a analizar, ya que se postula como una impresora fotográfica a tener en cuenta por precio y prestaciones.

Canon Pixma iP8750: características

Canon Pixma iP8750 front

Antes de detallar lo más interesante, debemos echar un vistazo detallado a algunas de sus principales características para situarnos.

Resolución Hasta 9.600 x 2.400 ppp
Tecnología de impresión 6 tintas independientes (PGBK, BK, C, M, Y, GY), cabezal de impresión FINE de inyección de tinta con gotas de 1 picolitro (mín.). Tintas ChromaLife100+
Impresión sin bordes A3+, A3, A4, LTR, LDR, 25 x 30 cm, 20 x 25 cm, 13 x 18 cm, 10 x 15 cm
Conexiones inalámbricas Wi-Fi IEEE802.11 b/g/n
Compatibilidad de aplicaciones Aplicación PIXMA Printing Solutions, Apple AirPrint, Google Cloud Print, PictBridge inalámbrica
Sistemas operativos compatibles Windows 8.1 / 8 / 7 / Vista SP1 y SP2 / XP SP3 32 bits. Mac OS X v10.6.8 o posterior
Dimensiones 590 x 331 x 159 mm
Peso 8,5 kg
Precio 350 euros (aprox.)

Diseño

Canon Pixma iP8750 botones
Sólo dispone de tres botones frontales

Al tratarse de una impresora A3+ nos encontramos con un tamaño algo mayor que las impresoras más habituales del mercado, lo que nos obliga a tener una ubicación apropiada para su instalación. Cuando están recogidas sus bandejas, el diseño permite que parezca muy compacta, con un tamaño de 590 mm de ancho, 331 mm de profundidad y sólo 159 mm de alto.

El acabado y diseño ayuda a que no aparente ser muy voluminosa. Con líneas sencillas, un color negro con un toque brillante y sutil en su parte superior. Sólo cuenta con tres botones en el frontal derecho (On, Parar/Reiniciar y conexión Wi-Fi) y en la parte posterior las dos conexiones habituales, para la corriente y el puerto USB (2.0).

Por tanto, en Canon se han esforzado en mantener una gran sencillez en su aspecto que se agradece. Eso sí, no hubiera estado de más incluir un puerto Ethernet para su conexión y extender sus posibilidades (aunque esto al igual que algún puerto USB sí encuentran en modelos superiores como la Pro-100, por ejemplo). Aquí la apuesta es por la conectividad inalámbrica, pero ofrecer la posibilidad por cable no hubiera estado de más.

A pesar de su tamaño y peso (8,5 Kg), gracias a su diseño resulta discreta

Por su aspecto no llama la atención, con las bandejas plegadas es una impresora discreta a pesar de sus 8,5 kg de peso. Como digo, se hace necesario encontrar una ubicación apropiada y suficientemente amplia, ya para su funcionamiento requiere tener las bandejas desplegadas (y más si vamos a trabajar en A3), con lo que requiere cierto margen por la parte posterior y anterior. Aunque por suerte, al contar con conectividad inalámbrica no necesariamente tenemos que ubicarla próxima a nuestro ordenador.

canon_pixma_ip8750_detalle.jpg

La tapa superior permite el acceso cómodo a los cartuchos de tinta, que cuentan con información visual (con pequeñas luces) que indican el estado correcto de los mismos. Es decir, que están bien insertados y con tinta suficiente para operar.

Además, en la parte delantera, junto a la bandeja de salida del papel también encontramos una pequeña bandeja para imprimir CDs/DVDs imprimibles. Una opción que parece quedar algo obsoleta pero que este modelo incluye de serie.

Seis tintas, incluido el color gris

Canon Pixma iP8750 tintas

Una de los aspectos que más llama la atención es que posee seis tintas. Las habituales cian, magenta, amarillo y negro, además de un negro extra (de mayor tamaño y específico para impresión de documentos y textos) y un gris. Tinta añadida que resulta especialmente indicada para mejorar el contraste en las impresiones a color y que, sobre todo, aporta gran profundidad y calidad a las impresiones monocromáticas en negro.

La colocación de los cartuchos es sencilla y rápida, todos de forma independiente y, además, Canon ofrece la posibilidad de adquirir cartuchos Pixma XL para prolongan el rendimiento de los mismos.

Esta es una de las claves de las impresoras de inyección de tinta. Ya que su duración y precio son esenciales para valorar el coste por copia y valorar la rentabilidad frente a otras impresoras e incluso otras opciones (como encargar copias en cualquier servicio fotográfico).

Canon Pixma iP8750 cartuchos

Los cartuchos originales rondan los 10 euros y los XL unos 15 euros

Los cartuchos originales de Canon (CLI-551) tienen un precio que ronda los 10 euros cada uno, cuentan con una capacidad de 7 ml que permiten imprimir alrededor de 300 páginas (aunque varía dependiendo de cada color, siendo el gris el que menos duración posee). Si optamos por los cartuchos Pixma XL (11 ml), el precio se eleva a los 15 euros y lógicamente aumenta considerablemente su duración (hasta las 600 páginas aproximadamente).

No es un precio muy elevado, con lo que la rentabilidad a la hora de imprimir grandes cantidades es notable. No obstante habrá quien quiera optar por cartuchos de segundas marcas. Aquí indicar que hemos visto algún lote de las seis tintas por un precio de unos 25 euros. Su uso es perfectamente compatible, aunque como siempre suele ocurrir, la calidad y duración de estos cartuchos suele ser inferior a los originales. Encontrar el equilibrio en esto pasa por probar diferentes marcas de consumibles compatibles y poder comparar en detalle. Aunque, como indicamos el precio y duración de los originales Canon nos parece bastante razonable.

Conectividad inalámbrica

Canon Pixma iP8750 software

Es una de las opciones con la que Canon quiere diferenciarse con este modelo. Podríamos intentar valorar si es lo más idóneo para una impresora de este tamaño y para el uso que posee, pero lo cierto es que el auge del uso doméstico de tablets y, por supuesto, de smartphones lo convierte en una opción interesante para muchos.

No dispone de controles específicos para configurar su conexión inalámbrica y requiere una instalación detallada a través de ordenador

Cabe señalar que al no disponer de una pantalla ni controles específicos, la instalación de la impresora requiere del uso de un ordenador para poder añadir la impresora como un dispositivo más en la red local y poder tener acceso inalámbrico. Su instalación no es complicada si se siguen las instrucciones del fabricante, aunque cabe indicar que se realiza a través de WPS y que es recomendable leer antes las indicaciones, sobre todo para los más profanos en conexiones.

Tras su instalación, se abre un buen abanico de opciones de impresión inalámbrica. Recordemos que es compatible con Apple AirPrint, por lo que resulta muy simple imprimir desde un ordenador Apple, además de iPhone/iPad con el uso de la aplicación gratuita Pixma Printing Solution (disponible en App Store). Y por supuesto, también desde dispositivos Android (aplicación en Google Play), además de la opción de impresión remota con Google Cloud Print y directamente desde cámaras con PictBridge.

Son las posibilidades completas que ofrece. Están bien, se ajustan a los tiempos que corren aunque cabe señalar que desde que enviamos una imagen desde estos dispositivos la demora en el procesado se demora unos 15-20 segundos hasta que comienza la impresión. No es algo grave, pero sí cabe apuntarlo porque no se produce al instante y las primeras veces desconcierta.

Velocidad de impresión

Canon Pixma iP8750

En cuanto a la velocidad, precisamente es otra de las virtudes de esta impresora Pixma. Capaz de imprimir en unos 2 minutos y medio como máximo un A4 a todo color y a calidad máxima (siempre dependerá de la imagen) y por debajo de los dos minutos en calidad estándar. Como es lógico el tiempo se eleva algo más cuando utilizamos papel A3 o A3+. Para copias en calidad baja o impresión de documentos, la impresora es muy veloz ofreciendo tiempos propios de una impresora de documentos de gama media.

La impresión de un A4 a calidad máxima oscila entre 2 y 2 minutos y medio

Se han realizado distintas pruebas, con imágenes diferentes, a color y en blanco y negro, con diferentes papeles y gramajes y aunque el tiempo es algo más elevado del que promete Canon, lo cierto es que en poco más de dos minutos tener una imagen a tamaño A4 (y en tres un A3) con la calidad que ofrece no está del todo mal. Solo para cuando tengamos que realizar un impresión de grandes lotes es cuando podremos echar en falta mayor velocidad, pero en este caso debe primar la calidad. Es mejor ir imprimiendo por lotes y revisando bien cada uno, con pausas y alguna calibración de los inyectores de vez en cuando para lograr el resultado óptimo.

Tras la impresión de tiradas de entre 8-10 imágenes a calidad máxima, no hemos percibido ningún detalle de posible banding. Incluso probando con imágenes complicadas con zonas con amplios degradados y han salido correctas, sin saltos apreciables y con transiciones suaves.

canon_pixma_ip8750_on

Lo más interesante, más allá del tiempo de impresión que no está nada mal, es que hay una calidad uniforme cuando se imprime una misma imagen en diferentes calidades, tanto de impresión como de papeles. Por no olvidar que nos permite imprimir sin bordes, una ventaja añadida si no queremos después manipular la copia impresa para el recorte.

Como indicamos, si vamos a imprimir un lote de imágenes a máxima calidad es conveniente calibrar los inyectores con las opciones que incorpora el menú de la impresora, así podremos obtener su máximo rendimiento.

Rendimiento y calidad de la Canon Pixma iP8750

Canon Pixma iP8750 impresión a color

Recordemos que esta impresora posee una resolución de hasta 9600 x 2400 ppp y que, junto con la velocidad de impresión, resultan sus mayores virtudes como vamos a ver.

Ofrece buenos resultados en diferentes papeles, aunque sobresale cuando se utilizan los de máxima calidad

La calidad de impresión, que es al final lo más importante, se puede calificar de magnífica. Incluso sorprendente para lo que esperábamos en un principio (recordemos que es una impresora doméstica enfocada a un uso fotográfico no profesional). A esto ayuda el uso de papeles de calidad. Para esta prueba hemos utilizado tres de los habituales papeles que Canon suministra como el Photo Paper Plus Glossy II, un papel con brillo y un gramaje de 275 g/m2. El Photo Paper Pro de 260 g/m2 y el Pro Platinum de 300 g/m2 y acabado mate que ofrece una textura y acabado de gran calidad tanto en color como en impresión monocroma.

Canon Pixma iP8750 blanco y negro
Prueba de impresión en blanco y negro con calidad máxima. Se aprecian los negros intensos y un buen contraste.

También hemos utilizado papeles de otras marcas, algunas más comunes como el HP Premier Plus Glossy de 300 g/m2 y pero donde nos hemos alegrado con el resultado es utilizando algunos de los mejores papeles que existen en el mercado como el Canson infinity Baryta de 310 g/m2 y el extraordinario Hahnemühle FineArt de 350 g/m2.

canon_pixma_ip8750_papel

Con todos ellos, la Canon se ha comportado con un elevado rendimiento. Con una calidad tonal notable y un excelente contraste (ayudado por ese cartucho de tinta gris) utilizando la impresión de calidad máxima. También son muy aceptables los resultados en modo estándar, sobre todo cuando queremos hacer algunas pruebas a mayor velocidad sin que necesitemos el mejor contraste y tono. Eso sí, el resultado en impresiones de imágenes en blanco y negro, más difíciles, está bien aunque requiere disponer de una pantalla calibrada y un perfil de salida adecuado para lograr el resultado y tono que se busque.

Canon Pixma iP8750 software
El software My Image Garden es muy básico, para los que no quieran complicarse

El software es muy básico aunque ofrece sencillez para los que no quieren complicarse

Aquí cabe señalar que el menú de impresión que trae la Pixma iP8750, el denominado My Image Garden, no brilla por su diseño, ni deslumbrará al fotógrafo más experimentado. Es un software doméstico apropiado para impresoras comunes, aunque al margen de sus opciones e interfaz podemos lograr impresiones de forma rápida y fácilmente. Indicado para los que no quieran complicaciones, ya que permite realizar varias copias por hoja, montar libros… e incluso calendarios y otras opciones. Es algo limitado eso sí, si queremos realizar un trabajo más elaborado y detallado.

Canon Pixma iP8750
El resultado en color es también notable tanto en tono como en contraste

Para los más exigentes con la fiabilidad de los colores, es más recomendable imprimir directamente desde software fotográfico como Photoshop o Lightroom, donde podremos controlar más parámetros, ajustar perfiles y disponemos de controles detallados.

Conclusiones

Canon Pixma iP8750, la opinión de Xataka Foto

Canon Pixma iP8750


Esta impresora está situada dentro de la gama de impresoras domésticas de Canon. Aunque permite imprimir CDs/DVDs y documentos de todo tipo, es cierto que está diseñada con un enfoque fotográfico que es lo más atractivo de este modelo asequible. Se trata de una impresora A3+ con un precio entre 330-360 euros (dependiendo de la tienda) y con una calidad fotográfica notable.

Es algo voluminosa así que solo estaría indicada para los que quieran imprimir con asiduidad formatos superiores a los comunes A4. Una de sus principales ventajas, incluso llegar a A3+ y con la ventaja de impresión sin bordes, con una velocidad aceptable. Y eso sí, también es silenciosa.

La autonomía de los cartuchos originales es aceptable y la relación de calidad precio nos hace inclinarnos por no buscar segundas marcas, ya que ofrece un resultado y rentabilidad aceptable.

La conexión inalámbrica es una añadido, sobre todo para los que quieran tener copias rápidas de imágenes desde smartphone o tablet, aunque la comienzo de la impresión se ralentiza y la aplicación es muy simple, aunque suficiente para una copia instantánea.

La calidad de impresión es notable, especialmente cuando se usa un papel de calidad. De hecho, es una de sus mayores virtudes teniendo en cuenta que no es una impresora profesional y que se puede encontrar por unos 350 euros.

A favor

  • Formato de impresión de hasta A3+
  • Buena relación calidad precio de los cartuchos
  • 6 tintas (incluida gris, ideal para mejorar contraste)
  • Conexión inalámbrica
  • Calidad de impresión notable

En contra

  • No tiene puerto Ethernet
  • Solo tres botones para el control
  • El software suministrado es muy básico
  • Por su volumen requiere un lugar amplio

En Canon | Pixma iP8750

La impresora ha sido cedida para el análisis por parte de Canon. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio