Compartir
Publicidad

Kit Rótula Vanguard GH300T y Abeo Pro 283CGH, análisis

Kit Rótula Vanguard GH300T y Abeo Pro 283CGH, análisis
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es raro encontrar productos innovadores en el segmento de los trípodes. Pero esta gama de rótulas no se parecen a nada que se haya visto antes. La GH300 de Vanguard es una rótula con forma de pistola y un "gatillo" integrado a modo de disparador que se conecta mediante cable a la cámara. Junto con el trípode Abeo 283CGH conforma un gran equipo, cuyas principales características técnicas son:

  • Longitud extendido (mm): 1784
  • Longitud plegado (mm): 844
  • Peso(kg): 3.05
  • Peso máximo soportado(kg): 6
  • Material Patas: Fibra de Carbono
  • Secciones patas: 3
  • Diámetro patas(mm): 28
  • Rótula: GH-300T
  • Niveles de burbuja: 3 uds
  • Zapata rápida incluida: QS-60
  • Ángulos posibles: 360°

El kit GH300T / Abeo Pro 283CGH

kit

Para sacarle partido a la rótula, es bueno adquirirla junto al Abeo Pro 283CGH, un trípode de carbono con una columna central extraíble que nos permitirá utilizar el conjunto para realizar barridos de una forma muy ergonómica. La idea es que con una mano sujetemos la pistola, y podamos disparar el obturador desde la misma empuñadura mientras con la otra movemos el trípode en ángulos de hasta 360º horizontalmente y 180º verticalmente.

La principal pega que le veo al conjunto es que la pistola no es especialmente útil en todas las situaciones, así que hubiera sido deseable poder extraer al menos la empuñadura para poder utilizar únicamente la rótula de bola. Esto le da un punto en contra en cuanto a polivalencia. No obstante, no es preocupante.

Junto al gatillo, la rótula dispone de un mecanismo para controlar la fricción, cerrando el puño y liberando presión de la sujección de la rótula. Esto nos permite mover con total libertad la cámara con una sola mano, lo cual se traduce en la primera ventaja de este producto: ergonomía. También es posible bloquear el botón de disparo para que no se nos vaya el dedo mientras estamos operando la rótula.

gatillo

El trípode es de muy buena calidad, con tres secciones y unas pestañas muy suaves. Extendido mide unos 178cm (contando la rótula). Es cierto que al cargar una Canon EOS 1D MarkIV con un Canon 500mm 2.8, las pestañas cedían un poco (no así la rótula, que aguantó estoicamente), pero también es cierto que las especificaciones lo dejan claro desde el principio: el conjunto está preparado para equipos de hasta 6kg (en este caso, estaba ya al límite).

No obstante intenté utilizarlo para fotografiar aves al vuelo y poder experimentarlo de primera mano, pero sin mucho éxito. No por el equipo Vanguard, que cumplía su función a la perfección, sino porque no tuvimos suerte con los animales. Sin embargo, y de casualidad, me di cuenta de que el trípode era especialmente bueno para fotografía macro.

Su rótula extraíble recuerda al Manfrotto 055xprob, pero diría que además le supera en calidad de construcción y ergonomía. Unas patas capaces de abrirse hasta 80º, y una barra central extraible capaz de girar 180º tanto en sentido horizontal como vertical. La rótula, a pesar de no ser especialmente indicada para macro, muestra suficiente precisión como para no tener problemas.

po

La rótula viene con una zapata universal de 38mm. Ésta se ajusta perfectamente al perno y es muy cómoda de acomplar/desacoplar. Al lado dispone de unos niveles de burbuja.

Un detalle que llama la atención es que la rotula tiene dos escalas, que a simple vista parecen cumplir la misma función. Una de ellas (la superior, con 72 puntos de clic) puede ser utilizada para calcular el ángulo de giro en panorámicas. La inferior se utiliza para girar en los barridos.

zapata

Conclusiones

Las primeras impresiones con este equipo se traducen en: sensación de una gran construcción, con elementos de buena calidad. Las pestañas de bloqueo, botones y articulaciones funcionan a la perfección, y ponen este trípode a la altura de las marcas de primera línea. El trípode al ser de fibra de carbono es ligero, aunque el conjunto se resiente debido al excesivo peso de la rótula. En total, hablamos de unos 3Kg. Que no está nada mal.

La rótula es ingeniosa y especialmente útil para fotografía de acción o barridos. No así en otros tipos de fotografía en los que la empuñadura puede ser sólo una molestia. Aún así, es muy precisa, y al ser de bola, suficiente ágil como para adaptarla a muchas situaciones. Su construcción es muy buena, y su precio de unos 200 euros. Si se adquiere junto al Abeo Pro 283CGH, llega a los 550 euros, un precio algo excesivo, dicho sea de paso. Pero estamos hablando de material dirigido al sector avanzado/profesional. El trípode es un elemento al que debemos exigirle una fiabilidad absoluta (ya que debe sostener equipos muy caros), y creo que Vanguard con este producto cumple con creces.

Este material ha sido cedido para el análisis por parte de Vanguard. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos