Compartir
Publicidad

Sony DSC-WX200, análisis

Sony DSC-WX200, análisis
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque la tendencia que se ha iniciado, al menos, por parte de Olympus era dejar de fabricar compactas, en Sony aún le dan una oportunidad a este segmento, cada vez más amenazado por la mejora de las cámaras de los smartphones. Así, hemos probado este modelo, Sony DSC-WX200, que realmente sorprende en más de un aspecto.

Una cámara compacta que se maneja bastante bien en casi todos los aspectos y que es una auténtica "bolsillera", comodísima de llevar, para tener a punto en cualquier momento y realizar la toma requerida estés donde estés.

Sony DSC-WX200, análisis

Como es habitual, repasemos, antes de comenzar el análisis las características principales de la Sony DSC-WX200 para tenerlos presentes:

  • Sensor CMOS Exmor R de 18,2 MegaPíxeles.
  • Distancia focal: 4,45-44,5mm (equivalente a 25-250 en formato 35 mm).
  • Zoom óptico de 10 aumentos.
  • Grabación de vídeo en Full HD.
  • Modo automático inteligente.
  • Conexión Wi-Fi compartida a través de smartphone.
  • Modo panorámico de barrido.
  • Galería de efectos de imagen.
Sony DSC-WX200, análisis

Ergonomía y Diseño

Es imperativo realizar cierta comparación previa frente al modelo anterior que fue la Sony DSC-WX150. Así, vemos que en cuan a ópticas ambos modelos resultan muy similares, la sensibilidad ISO se ha reducido lo cual no es demasiado significativo ya sabido el rendimiento de este tipo de sensores pequeños en ISOS altas, por otro lado la pantalla se reduce un poquito pasando a 2,7" en la Sony DSC-WX200, en esta última se introduce la posibilidad de realizar tomas en 3D para ser visualizadas en televisores que admitan ese formato, el precio ha bajado y además es más ligera. Por lo demás tenemos características muy similares.

Sony DSC-WX200, análisis

Es una cámara fácil. En todos los aspectos. Y la ergonomía no iba a ser menos. Es muy cómoda y, a duras penas, ocupará media palma de tu mano lo que unido a su delgadez la convierten en la perfecta bolsillera.

Rendimiento

En cuanto a rendimiento, he decir que es una agradable sorpresa en esta compacta, la facilidad y rapidez que tiene para enfocar correctamente, lo cual hace que sea muy sencillo y cómodo su manejo. En especial el enfoque macro que permite fotografiar objetos de reducidas dimensiones a pulso con enorme facilidad.

Sony DSC-WX200, análisis

Por otra parte, el rendimiento es muy bueno ya que tan solo tarda unos y algo menos de un segundo entre una foto y la siguiente en el modo de disparo simple. En condiciones de baja iluminación le cuesta algo más pero sale airosa. El modo continuo de 10fps dio unos resultados de entre 8 y 10 fotografías realmente, variando según la iluminación.

Finalmente, con la aplicación PlayMemories para Android y iOS puedes controlar la cámara de forma remota y gestionar transferencias inalámbricas de forma bastante cómoda por lo menos desde mi tablet Android.

Calidad de imagen

Esta cámara permite tomar fotografiar en 3D dimensiones para ser visualizadas en televisores Sony que cuenten con esta tecnología. En cuanto a calidad de imagen pura, sus 18 Megapíxeles dan la calidad esperada, funcionando muy bien a ISOS bajos siendo bastante aceptables hasta ISO 800, más o menos lo que cabía esperar en este segmento. Por encima de esos niveles el ruido comienza a hacerse bastante visible teniendo bastante pérdida de detalle, además, a partir de ISO 1600.

Sony DSC-WX200, análisis

Aunque dispone de un nivel de zoom óptico de 10 aumentos, es a partir del cuarto o quinto donde se empiezan a notar ciertos problemas de reducción de calidad de imagen aunque si no eres muy exigente no los tendrás en cuenta.

En términos generales la calidad de imagen es más que notable aunque a los JPEG les hace falta algo de saturación y contraste. Aunque a veces en las zonas de sombra, aún en condiciones de buena luz existe algo de ruido, es más que aceptable presentando gran detalle en el resto de tonos medios y luces altas lo que supone un punto muy a su favor para una cámara con un sensor tan pequeño.

Sony DSC-WX200, análisis

Los vídeos se graban en formato AVCHD o MPEG-4, y la calidad de la imagen es bastante buena. El zoom y enfoque automático de los motores son muy silenciosos, pero, por contra, la estabilización óptica no es demasiado buena.

Un detalle bastante agradable: su modo automático, lo que dice del buen hacer del sensor y del firmware de Sony que lo acompaña. Sí, aunque los modos automáticos no sean muy amigos de la exactitud, en ocasiones, he de decir que sorprende bastante por su exactitud con la escena. Lo cual resulta muy cómodo para, por ejemplo, callejear y no preocuparnos por nada más que componer la escena.

En resumen

Se trata de una compacta bastante completa, por aproximadamente unos 200 euros según distribuidores, para un usuario aficionado que busca una cámara que le permita realizar fotografías con una calidad de imagen suficiente para viajes, paisaje y las llamadas "familiares". Es una buena opción también, por su discreción y velocidad, para la fotografía callejera.

Fotografías a toda resolución | Flickr Más información | Sony

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio