Compartir
Publicidad

Tarjetas SDHC UHS-I High Performance y Elite Performance de PNY, análisis

Tarjetas SDHC UHS-I High Performance y Elite Performance de PNY, análisis
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recientemente hemos podido probar dos de las tarjetas de memoria de la nueva gama de PNY, concretamente las SDHC Elite Performance y High Performance que son la mejor en rendimiento y la segunda mejor respectivamente, ambas de 16GB de capacidad en este caso.

Se trata de tarjetas que cumplen con el estándar UHS-I, que ya sabéis que supuso un gran cambio en las cámaras recientes especialmente a la hora de grabar vídeo en HD o hacer ráfaga de alta velocidad, y anuncian velocidades de hasta 100 MB/s en la Elite Performance y de 50 MB/s en la High Performance.

h2. PNY High Performance y Elite Performance, aprovechando el estándar UHS-I

Hemos querido probar estos dos modelos ya que consideramos que son las dos que resultan más interesantes de toda la gama, por su relación entre capacidad, rendimiento y precio.

Precios recomendados

Hay otros modelos inferiores, Premium destinada a cámaras compactas normalillas y Performance a secas (de 30 MB/s) que está pensada para modelos de entrada y vídeo en HD 720p o entrelazados, pero que no han despertado especialmente nuestro interés.

Por su parte, la High Performance se dirige a cámaras DSLR avanzadas y con vídeo Full HD progresivo, mientras que la Elite Performance está pensada para cámaras profesionales tanto de vídeo como DSLR, grabando por ejemplo en Full HD y a 60 fotogramas por segundo o más.

Aunque he de decir que probablemente merezca la pena ir a por la versión de 32GB, o incluso la de 64GB si te dedicas a hacer mucho vídeo, lo cierto es que presumimos que las cifras de rendimiento variarán muy poco dependiendo del tamaño, pero tened en cuenta que las pruebas que aquí os contamos las hemos hecho sobre los modelos de 16GB.

Tarjeta y lector de tarjetas PNY

De todos modos y como ya sabéis, desde un punto de vista práctico para fotografía es aconsejable llevar más tarjetas de menor tamaño en lugar de llevar una o pocas de gran tamaño, tanto por seguridad como por organización y facilitación de la forma de trabajo.

Es importante tener en cuenta que, para sacarle jugo a estas tarjetas rápidas, deberemos tener una cámara que soporte el estándar UHS-I, ya que en caso contrario la velocidad de transferencia real será bastante más baja de lo que da de sí la tarjeta. Como pista para saberlo, la Nikon D7000 fue la primera en incorporarlo, si no recuerdo mal, así que de esa cámara en adelante lo más probable es que lo soporte pero mejor asegurarse antes.

Del mismo modo, es más que recomendable disponer de un lector de tarjetas USB 3.0 ya que si no, el USB 2.0 nos limitará. Nosotros hemos usado para las pruebas el de PNY.

Tarjetas PNY en doble tarjetero SDHC UHS-I

h2. Alto rendimiento y calidad en formato SDHC

Para las pruebas de rendimiento, como digo he utilizado un lector de tarjetas USB 3.0, también de PNY, que además de ser muy chulo y cómodo por su formato compacto (con conexión USB 2.0 integrada por si lo quieres llevar sin cables para algo que no requiera transferencia a velocidad USB 3.0) me ha permitido probar a fondo las tarjetas.

He conectado directamente este lector a un USB 3.0 de un portátil de última generación y he hecho las mediciones con un programa llamado CrystalDiskMark.

Elite Performance VS High Performance

Obviamente aquí lo que nos vale es principalmente el acceso secuencial (la primera línea), que es lo que más utilizaremos y notaremos. Fijaos cómo aunque en lectura no hay tanta diferencia como cabría esperar entre ambas tarjetas, en escritura sí se nota muchísimo más.

En cuanto a lectura, vemos que la tope de gama se queda un puntito por debajo de los 100 MB/s prometidos, aunque esto puede deberse a diversos factores del entorno de pruebas. En cuanto a la escritura es bastante inferior, pero dentro de lo normal que suele ser hasta de la mitad de la velocidad de lectura.

Por su parte la tarjeta High Performance, parece que rinde a un nivel muy superior al esperado en la parte de lectura, mientras que en escritura sin embargo sí que ofrece un dato algo más bajo de lo que esperábamos.

Lector de tarjetas PNY  por USB 3. 0
Lector de tarjetas PNY por USB 3. 0

Quiero destacar algo curioso, y es que en la práctica, haciendo pruebas con una Nikon D7000 (que incorpora doble tarjetero SD con estándar UHS-I), no conseguí apreciar apenas diferencia entre la High Performance y la Elite Performance, ni en velocidad de ráfaga sostenida durante muchos segundos ni en velocidad de escritura al finalizar una foto o ráfaga larga de fotos.

Esto pone de manifiesto lo que decíamos de la intencionalidad de cada gama, y que si tu cámara no es lo suficientemente veloz no aprovecharás el extra que te pueda dar la tarjeta, por tanto no lo necesitas.

Un detalle que llamó mucho mi atención fue advertir que el modelo Elite Performance está fabricado en Japón, mientras que el High Performance está fabricado en Taiwán. Al menos en las unidades que yo he probado es así.

Reverso de la tarjeta SD de PNY
La Elite Performance es "Made in Japan" mientras que la High Performance es "Made in Taiwan"

h2. Conclusión

En definitiva, estas tarjetas van a poner en un serio compromiso a las afamadas SanDisk y Lexar, que no deben dormirse en los laureles si no quieren perder cuota de mercado, ya que estas PNY no tienen mucho que envidiarle a, por seguir el ejemplo, una UHS-I SanDisk Extreme Pro SDXC (que para mí es la referencia).

Las PNY High Performance y Elite Performance son tarjetas resistentes y duraderas que ofrecen un rendimiento asombroso en formato SD, y que serán mucho más que suficiente para la gran mayoría de nosotros.

Tal como yo lo veo, este tipo de tarjetas de alta velocidad son la solución a esa enorme decepción que nos llevamos cuando vemos que el modelo de cámara que nos interesa sólo lleva tarjeteros SD y no CompactFlash.

PNY - Lector de tarjetas USB 3.0 y tarjetas de memoria SDHC UHS-I High Performance y Elite Performance

En cuanto a qué modelo elegir entre estos dos, si puede haber algún extra de calidad de construcción por fabricarse en Japón en lugar de en Taiwán - que lo dudo - y sobre todo si vas a hacer vídeos en alta definición sin compresión con una cámara profesional, probablemente te debas plantear ir a por la Elite pero en el resto de los casos tendrás suficiente con la High a la hora de la captura.

Sí notaremos una diferencia de rendimiento a la hora de utilizarlas de modo secuencial, pasando las fotos al ordenador o utilizándola como una memoria flash, ya que en la escritura es donde hay una ventaja más notable para la versión más avanzada. Pero, ¿es suficiente esa escasa diferencia? Aunque la diferencia de precio tampoco es muy elevada, sólo tú podrás decidirlo.

Más información | PNY

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio