Compartir
Publicidad
Publicidad

Esas (necesarias) nuevas tendencias...

Esas (necesarias) nuevas tendencias...
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece que soplan nuevos vientos en el mundo de las compactas, y esto es algo que ya de por sí es raro. ¿El protagonista? Panasonic, que, de repente, ha dado un golpe sobre la mesa con una cámara que va a dar mucho que hablar, la nueva DMC-LX3.

Primero fueron varias incursiones de modelos algo alternativos, como la Ricoh GR o la Sigma DP1. Ahora la LX3 trata de combinar algunos de sus aspectos con la polivalencia de las compactas convencionales, y parece entrar con fuerza de cara a un segmento más amplio de usuarios, tratando de conquistar a quienes quieren una compacta de alta gama que, al margen de los megapíxeles y los detectores de sonrisas, da calidad y polivalencia con prestaciones útiles.

Hace poco me puse a buscar una compacta, con el fin de usarla cuando uno no tiene a mano la réflex, y el panorama era desolador. La mayoría de las cámaras tenían enormes pantallas y prestaciones "divertidas", pero poco útiles. En general, uno se encuentra con:

  • Sólo algunos modelos incorporan un angular equivalente a 28mm, aunque en esto hace ya tiempo que se va avanzando. Hasta hace prácticamente nada, casi todas comenzaban en unos incómodos 36mm y se esforzaban más por presumir de la cifra de aumentos que de su utilidad. ¿Y en cuanto a la luminosidad? Algo más que secundario...
  • Modelos renovados cada 6 meses con mínimas mejoras, casi siempre cosméticas, insuficientes o, en el mejor de los casos, innecesarias. Salvo honrosas excepciones, parece que simplemente busquen quitar del escaparate al modelo anterior cuanto antes, y mantener así los precios altos. Como resultado, cualquier compacta se deprecia rápidamente, en meses, con lo que su venta posterior de segunda mano suele ser muy difícil.
  • Prestaciones casi siempre orientadas a su uso en automático, como la detección de caras o sonrisas, o los múltiples modos semiautomáticos, pero pocas orientadas a aficionados más avanzados.
  • Sensores diminutos que cada vez tienen que tragar con más megapíxeles. Como resultado, algunas cámaras ya presentan fotos con ruido a ISO 100, algo intolerable. Y como solución, las compañías suelen proponer un remedio peor que la enfermedad: software de procesado automático de imágenes, que para reducir ese excesivo ruido reduce la calidad y nitidez de la imagen. Algunas cámaras ya han llegado a la escalofriante cifras de 14 megapíxeles, sin aumentar el tamaño de sensor.
  • El formato RAW se ha llegado a suprimir de ciertas gamas de cámaras, para marcar bien las diferencias con las réflex. A veces parece que resulta prioritario diferenciar bien las gamas, por encima de las preferencias de sus usuarios.
Ricoh y Sigma

Cámaras como la Ricoh GX200 y anteriores o la Sigma DP1 han intentado ofrecer una alternativa de calidad, pero se siguen manteniendo bastante distantes. Sus precios prohibitivos o su focal fija siguen restringiendo mucho el segmento de usuarios al que van dedicadas. Para colmo, incluso en estas cámaras se encuentran características que, digámoslo así, no encajan. El objetivo de la DP1, demasiado angular para foto urbana, sus niveles de ruido, superiores al de otras cámaras APS-C, o su escasa apertura máxima, f4, son pruebas de ello.

En este contexto, se presenta una interesante LX3 que combina e integra algunas características muy interesantes:

  • Un objetivo equivalente a 24-60mm, que en mi opinión es idóneo para el 90% de fotografías que puede hacer un fotógrafo aficionado.
  • Una gran luminosidad de f2-2.8, que supera en al menos un paso a la mayoría de sus competidoras. Ya no es sólo por la luz, sino por la menor profundidad de campo. ¡Al fin un fabricante recuerda que con las actuales compactas es muy difícil tener un fondo desenfocado!
  • Un sensor de mayor tamaño, 1/1.63 pulgadas, que se limita a 10 megapíxeles. Podría ser aún mayor, o con 6 u 8 megapíxeles, pero aún así es un paso hacia adelante.
  • Formato RAW, funciones manuales, y un gran rango de sensibilidades, desde ISO 80 a valores forzados muy altos.
Panasonic LX3

Obviamente, aún está por ver lo que esta cámara es capaz de ofrecernos en la práctica y con fotos reales, pero de momento merece un aplauso la dirección en la que se ha concebido esta LX3, incorporando características clave. Algunas Ricoh e incluso la Sigma DP1 han demostrado que no está todo dicho aún en el mundo de las compactas. Ahora la LX3 trata de acercar eso y otras novedades a más usuarios.

Espero que, si realmente ofrece lo que promete, siente un precedente, y el resto de fabricantes tome nota de ello. Con algo de suerte, en un tiempo podamos tener compactas de gama alta de marcas como Nikon, Canon u Olympus, con sensores como éste o mayores, gran angular, buena luminosidad, etc. Y puestos a fantasear, a lo mejor esa posible competencia hace que bajen unos precios que, en mi opinión, siguen siendo excesivos.

¿Será una gota en medio del desierto, o el punto de inflexión de un mercado de compactas que cada vez sorprende menos?

Fotografía | Soy veleta, de I'mBatman, en flickr.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos