Compartir
Publicidad

24 horas de Flickr impresas en papel

24 horas de Flickr impresas en papel
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

¿Imagina por un momento que coges tu disco duro, vas a un laboratorio digital y pides que te impriman todas las fotografías que en cuentren en él? Seguro que muchos llenaríamos una caja grande y algunos hasta alguna habitación pequeña, pero ¿os imagináis por un momento que ese (o esos) disco duro contiene todas las fotografías que se han enviado a Flickr durante 24 horas seguidas?

Pues más o menos esto es lo que se le ha ocurrido hacer a Erik Kessels en su exposición “What’s Next?” (¿Qué es lo próximo?) en el Foam de Amsterdam. Ha sacado copias de todas y cada una de las fotografías que se subieron a Flickr durante veinticuatro horas. El resultado, lógicamente, han sido unas cuantas salas con montones y montones de fotografías.

El motivo de la exposición es provocar conversaciones acerca del futuro de la fotografía y donde están los límites a la hora de compartir nuestras fotografías y experiencias personales en sitios como Flickr, Facebook o similares.

Según comenta Kessels, este exceso de imágenes es en gran parte, el resultado de estas redes sociales en las que podemos compartir imágenes donde se mezcla lo público con lo privado sin ningún tipo de timidez aparente. Mediante la impresión de todas estas fotografías Kessels imagina la sensación de agobio al verse rodeado de las representaciones de la vida y experiencias de todas esas personas.

Personalmente me planteo cómo está disminuyendo el valor de cada una de las fotografías que tomamos. Recuerdo que cuando todavía era un niño, te ibas de viaje con amigos y sólo uno tenía cámara de fotos, pero además disparaba en todo el viaje dos o tres carretes de 36 fotos. Volvíamos a casa y las llevaba a revelar. Si teníamos suerte, las fotos salían más o menos aceptables y si se trataba de un buen amigo, nos regalaba una copia y nosotros entusiasmados la enmarcábamos y teníamos sobre la estantería de la habitación.

Hoy en día además de imprimirse un porcentáje mínimo de las fotos que se hacen, incluso el valor que le damos a las copias impresas ha disminuído enormemente, posiblemente a causa de la sobresaturación de imágenes que nos envuelven. ¿Os sentís como Kessel, ahogados en medio de esos montones de fotos impresas o al contrario os gusta nadar o navegar entre todas esas fotografías?

Vía | Creative Review

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos