Compartir
Publicidad

Concursos de fotografía, ¿cómo nos gustaría que fueran?

Concursos de fotografía, ¿cómo nos gustaría que fueran?
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada día que pasa hay más concursos de fotografía. Sin embargo, cada día que pasa somos más los aficionados a la fotografía que, al leer las bases, preferimos no participar. ¿A qué se debe? A que probablemente, cada vez se piensa menos en los fotógrafos a la hora de organizar concursos de fotografía. Paradójico, ¿no?. No sólo hablamos de los últimos casos, sino que algunas prácticas, muy cuestionables, están completamente extendidas.

Bueno, pues a estas alturas ya no nos conformamos con un "si no te gusta no participes", y queremos opinar en voz alta. Señores organizadores de concursos, les toca plantearse ciertas cosas:

1. Los sistemas de votación popular son frustrantes para la mayoría de los fotógrafos.

Muchos concursos recurren a la votación popular, como estrategia de marketing para la entidad organizadora. Cuando son los propios fotógrafos quienes eligen a los ganadores, la única manera de conseguir votos es hacer publicidad de tus fotografías e, indirectamente, del propio concurso. Este marketing, casi viral, beneficia a los organizadores, pero no es en absoluto respetuoso hacia el trabajo de los fotógrafos, que ven como las probabilidades de ganar no dependen de la calidad de las fotos, sino del tiempo empleado en publicitar tu foto y votar negativamente a las demás. Usar este sistema de selección es la mejor forma de conseguir que los autores de buenas fotografías que quedan ignoradas se sientan frustrados y pierdan las ganas de participar la próxima vez.

varios
Podemos comprender que un concurso de jurado popular no consigue la misma visibilidad (y publicidad) que uno más participativo, pero hay otras fórmulas para conjugar respeto al trabajo de los fotógrafos, calidad en las imágenes, y visibilidad. Mostrar fotografías apareadas, como hace Flickr fightr, de modo que sea la gente la que decida la ganadora, pero sin posibilidad de favorecer la posición de su propia fotografía, puede ser una opción a considerar. Relegar la votación popular a una categoría o premio, y valorar el resto del concurso con un jurado competente puede ser otra opción más.

2. Quedarse con los derechos de todas las fotografías es poco menos que un robo.

Uno ya se puede encontrar de todo. Desde concursos en los que la entidad organizadora sólo se reserva el derecho a usar las fotos ganadoras o seleccionadas, hasta concursos en los que toda foto presentada, gane o no gane, podrá ser explotada comercialmente por los organizadores, e incluso cedida a terceros. Eso son miles de fotografías, obtenidas casi gratuitamente. Para colmo, en algunos concursos se llega a hablar de exclusividad en la cesión de esos derechos, lo que implica que al propio autor se le limita el uso que puede hacer de su propia fotografía.

varios
Una vez más, si miramos el asunto desde el punto de vista de los organizadores, comprendemos que puedan querer hacerse con varias imágenes que usar posteriormente en la publicidad de su entidad, o de futuras ediciones del concurso. Lo que únicamente pedimos los fotógrafos es que lo hagan, pero con respeto y sin condiciones abusivas. Nos parece bien que puedan hacer uso de algunas fotografías, pero sólo de las ganadoras, y nunca con exclusividad. Puede ser diferente en los concursos cuyo objetivo es reunir fotografías que ayuden a sensibilizar sobre derechos humanos o cuestiones sociales, ya que en esos concursos los fotógrafos estamos más dispuestos a ceder fotografías altruistamente. Pero incluso en esos casos, no esta de más dejar claro que las fotografías sólo se usarán con un fin claro y no comercialmente, o incluso recurrir a las licencias libres.

Los fotógrafos participantes tienen la responsabilidad de leerse y aceptar o rechazar las bases, claro que sí. Pero los organizadores tendrían que procurar que, cuando leamos las bases, lo hagamos sin estar preocupados de descubrir desagradables sorpresas en la letra pequeña.

3. Pedir fotos inéditas, cuando mucha gente usa flickr o photoblogs, va perdiendo sentido...

En muchas bases se sigue especificando que sólo se pueden presentar fotografías inéditas, que no se hayan publicado en ningún medio con anterioridad, incluyendo páginas de internet. Esto puede tener sentido al referirnos a revistas o medios comerciales, pero ¿qué ocurre con todos los que, cuando hacemos una foto que nos gusta, la ponemos en nuestra galería de flickr o nuestro fotoblog?. Con la fotografía digital las circunstancias han cambiado, y mostrar las fotos propias en una galería personal es sinónimo de mostrar las fotos impresas a un grupo de amigos. Ahora a más gente que antes, eso sí.

¿Y si tratamos de ser más flexibles en cuanto a la publicación en galerías personales de internet, o al menos describimos mejor la frontera entre lo permitido y lo no permitido?. No estaría mal.

4. El procesado digital está ahí para quedarse. Habrá que ir asumiéndolo.

varios
Los que escriben las condiciones de algunos concursos parecen no estar familiarizados con el mundo de la fotografía, o no ser conscientes de que el procesado digital es parte imprescindible de la fotografía. Unos le dedican categorías aparte del resto del concurso (como si las fotos editadas fueran una excepción), y otros directamente prohíben su participación. Pocos son los concursos en que se tiene en cuenta que las fotos se han revelado toda la vida y se tiene que seguir haciendo, aunque ahora en el ordenador.

¿Y si en vez de prohibir el procesado digital acotamos qué está permitido? En fotografía artística es necesario permitir la edición digital, en términos de brillo, contraste, recorte, balance de blancos, color, enfoque, o restauración de sombras y luces. Entre otras cosas porque todos los que disparamos en RAW tenemos que procesarla de algún modo. Si se quiere poner una frontera, su límite puede estar en la adición o sustracción de elementos de la fotografía, y en la combinación de varias fotografías (incluso de la misma escena). Para esto se puede crear una categoría especial.

5. ¿Es necesario hacer envíos por correo? ¿Fotografías a 50cm y soporte rígido?

Es cierto que un jurado puede valorar mejor una fotografía si está impresa a gran tamaño, pero esto supone un gasto innecesario para muchos, y hasta puede resultar absurdo en concursos orientados en su mayoría a fotógrafos aficionados. ¿No se puede permitir la opción de que quien lo desee pueda enviar sólo los archivos digitales y se impriman allí?.

El colmo está en los concursos en que las fotografías se deben enviar en formato digital, pero en un CD o DVD y por correo postal. ¿Tan complicado era poner un formulario que permita enviar archivos? ¿No resulta un poco anacrónico, a estas alturas, tener que enviar los archivos digitales en un sobre?

Convocar concursos de fotografía pensando, además de en la publicidad de la entidad organizadora, en los fotógrafos que van a participar, no puede ser tan difícil. En serio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos