Compartir
Publicidad
Publicidad

Los polémicos concursos de votación popular

Los polémicos concursos de votación popular
Guardar
10 Comentarios
Publicidad

Lo malo de los concursos de fotografía es que, generalmente, sólo se queda contento con el resultado el que gana, mientras que los demás ven menospreciadas sus fotografías. Obvio. Esto es así independientemente de que haya un jurado, o de que los ganadores se decidan por votación popular. Sin embargo, en los segundos participamos más, nos implicamos, nos piden nuestra opinión y opinamos, y cuando creemos que el resultado es injusto, nos decepciona especialmente. Todos tenemos nuestro amor propio.

Tras el concurso de Canon, El Desafío, vuelve a surgir el debate. Entre las fotos finalistas hay fotos magníficas, pero también algunas que no encajan con las bases del concurso, fotos que ni siquiera se corresponden a su categoría, y ya empiezan a aparecer en foros quejas de gente que opina que algunas fotos finalistas no tienen la calidad suficiente para llegar hasta donde han llegado. ¿Se trata de un error en la metodología, o de un efecto buscado por los organizadores?

En un concurso de votación popular muchos participantes hacen lo que sea por conseguir votos, publicitando el concurso (y sus fotos) en foros, grupos de flickr, contactos, emails, etc. Saben que, aunque el hecho de que una foto sea buena puede ayudar, es vital dedicar tiempo y esfuerzo a la autopromoción. Gracias a esto, mientras muchos autores de buenas fotos ven como sus obras son ignoradas, los organizadores del concurso, que va ganando visibilidad gracias a la competitividad y la polémica, se frotan las manos.

No creo que sea justo. En mi opinión, los organizadores de concursos fotográficos no deberían jugar así con las ilusiones de muchos con el único propósito de hacerse publicidad. Seguro que existe la fórmula perfecta para que un concurso sea rentable publicitariamente, y para que al fotógrafo se le valore más por su talento que por su red de contactos.

Una persona no debería poder otorgarse votos positivos a sí mismo y negativos a todos los demás. Una fotografía con votos positivos provenientes de la autopromoción no debería imponerse sobre una fotografía con votos merecidos. Seguramente hay muchas posibilidades, pero la que veo más positiva es un formato en que, en lugar de votos positivos o negativos, el votante vaya viendo series de fotografías emparejadas, en las que simplemente tenga que decidir cuál prefiere. ¿Tan difícil es conseguir que los fotógrafos participantes no se sientan estafados?

Web oficial | Canon, El Desafío.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos