Compartir
Publicidad

Fotografía deportiva: Apunta, dispara y corre (II)

Fotografía deportiva: Apunta, dispara y corre (II)
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si en la anterior entrega nos concéntrábamos en cómo realizar correctamente la técnica de panning (seguimiento o barrido), aspecto éste que os sugiero releáis y practiquéis exhaustivamente pues es la clave principal, así como de las diferentes formas de configurar la cámara para obtener distintos efectos de barrido al realizar el disparo, en esta siguiente entrega nos vamos a centrar en otros aspectos que no, por tratarlos más tarde son menos importantes como son la elección correcta de los objetivos y su uso creativo, la composición y la iluminación.

La elección correcta de los objetivos

Uno aspectos de hoy que vamos a tratar son la elección de los objetivos. No me centraré en marcas ni nada por el estilo. Para ver su uso practico echad un ojo a la serie de José Barceló. Me centraré en el aspecto creativo y qué podemos hacer con ellos, entendiendo que cuanto mejor sea el objetivo, mayor calidad óptica y por lo tanto resultados mejores.

Sin embargo quiero aclarar una cosa. Por los comentarios del artículo anterior, tengo la impresión de que algunos fiáis todo al uso de un objetivo. Bien, comparto a medias esa postura. Intentaré explicarme. Como muchos de vosotros sabéis, para mí el aspecto más importante es la mirada del fotógrafo. Con esto quiero decir qué debemos saber, pensar, conocer e imaginar antes lo que querémos hacer. Posiblemente con un teléfono móvil, aún, no podamos hacer “bien” este tipo de fotografías hoy, quién sabe mañanan. Lo que digo, es que para ello hay que dominar la técnica, de nada, por ejemplo, nos servirá tener nuestro flamante 70-200 2.8 ultrasónico, motorizado y super-estabilizado que nos costó más de dos mil euros si no realizamos correctamente el panning porque nuestra postura corporal es débil y giramos mal. O si, no configuramos adecuadamente la cámara. O si, por ejemplo nos vamos al enfoque más clásico que apuntaba con tres tipos de velocidad y solamente probamos “exactamente” esas, y no variamos la profundidad de campo o experimentamos con otras velocidades no conseguiremos más que hacer siempre lo mismo. A eso me refería. Eso sí las pruebas, no las hagas cuando te encarguen un reportaje donde no puedes fallar.

Siguiendo con el tema del motor y el mountain bike como ejemplos de deportes, que suelen ser bastante accesibles para el público en general, una de las posibilidades que sueles tener durante las carreras de motos, motocross, rallyes o mountain bike es que como espectador no hace falta que estés permanentemente en el mismo sitio y puedes ir variando tu posición. Esto te ofrece buscar sitios mejores.

En mi opinión, puedes empezar con el propio zoom estándar que venga con el kit si no tienes otra cosa. No hay problema. No estoy hablando ahora de la calidad óptica tan pobre que, en comparación a otros objetivos superiores dan estos objetivos “kiteros”.

Tal vez en el mountain bike o el motocross probablemente podrás acercarte un poquito más que en los rallyes o en las motos debido a la peligrosidad. Con tu zoom básico puede en su extremo podrás tener un nivel de zoom más que aceptable para muchas de las ocasiones, además siempre puedes recortar la imagen y mejorar la composición. Así que si no tienes otra cosa, no te eches para atrás por el echo de no tener un teleobjetivo. Por el otro extremo podrás cubrir alguna toma más general, así que no es tan mala cosa. En la foto que vemos a continuación vemos una toma más general usando el angular, con un efecto realmente logrado.

rod.jpg

Fotografía de Rodcasro en nuestro grupo de flickr realizada con una Olympus E-500, f/4, 1/10”, 7mm, ISO 800 debido a la poca iluminación.

En este tipo de deportes los competidores suelen seguir un recorrido fijo en cada vuelta. Fijo, salvo accidente. Así que por ejemplo, en el mountain bike es relativamente seguro poder realizar tomas “cercanas” con un angular, lo cual te dará unos efectos increíbles debido a la distorsión que suelen dar este tipo de objetivos. No digamos si utlizas un ultra-angular.

La elección de un tele objetivo te ofrecerá varias cosas, pero la primera es: seguridad. Podrás estar a mayor distancia. Aunque por contra perderás los efectos y las posibilidades de los angulares. Este tipo de objetivos te ofrecerá también la posibilidad de poder centrarte en detalles de los participantes y no ser intrusivo con los competidores.

toni-torres.jpg

Fotografía de Toni Torres en nuestro grupo de flickr, realizada con una nikon D700, 1/40, f/20, ISO100, 400mm

A vueltas con la composición

No nos engañemos. Podemos tener el mejor equipo del mundo y nuestras fotos ser horribles. La composición es uno de los aspectos fundamentales para que una imagen funcione visualmente. Hemos hablado de la post-producción muchas veces y de si es parte del proceso fotográfico o no. Ya conocéis mi opinión. Al igual que la edición, saber componer es fundamental, saber romper las reglas de composición es exactamente igual de importante.

Algo comentábamos en capítulo anterior sobre el enfoque. Como bien me decía mi compañero José Barceló. Preenfocar al suelo y desactivar el AF continuo….

Ya estás, Alfonso, pensarás, qué tiene que ver el enfoque con componer.

Muchos me diréis que tiene que ver con un tema técnico puro y duro y que así se facilita en lo fallar en la foto porque el enfoque continuo cambie a otro objeto. Pues sí y no. La gran falta de brío compositivo de las imágenes que nos podemos encontrar en la fotografía deportiva de acción es por culpa del autofoco. Todos los tipos de autofocos se encuentran diseñados alrededor del punto central de la imagen, creando la tendencia a centralizar y, por lo tanto, crear imágenes aburridas. Así si quieres mejorar tu composición, preenfoca al suelo o al punto por donde prevees pasarán los competidores, y recompone. Recuerda las diferentes reglas de composición.

Enciendan las luces, por favor

Y, ¿porqué no iluminar? Te has parado a plantearte darle este otro uso a tu equipo de iluminación. No tienes más que reunir a unos amigos (o tal vez tú mismo) fanáticos de la bicicleta, buscar una localización y proponerles una sesión fotográfica mientras dan algunos saltos con sus máquinas. Podrás conseguir grandes resultados. Así, por ejemplo, a última hora de la tarde con baja iluminación y una luz más difusa, es hora de sacar los flashes.

rangust.jpg

Fotografía de Gustavo Pozo Luque en nuestro grupo de flickr, f/8,1/250”,ISO 200, Flash SB-600 desde la izquierda a 1/1

En resumen, esta técnica no es básica. No pretendas dominarla el domingo que viene cuando te acerques a ver la competición. Pero sí puede ser el comienzo de una gran amistad. Y, recuerda, el don está en la mirada del fotógrafo.

En Xatakafoto:

Fotografía de portada | Alfonso Domínguez Lavín

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio