Compartir
Publicidad

Fotolateras, latas en busca y captura de fotografías muy especiales

Fotolateras, latas en busca y captura de fotografías muy especiales
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El equipo Fotolateras lo integran Marinela Forcadell Breva y Lola Barcia Albácar. Marinela es licenciada en Marketing por lo que viene del mundo de la empresa. Gran aficionada a la fotografía desde siempre y coleccionista de multitud de cámaras tanto analógicas como digitales.

Lola viene del mundo de las Bellas Artes, artista plástica independiente durante años. Hace quince entró en contacto con la fotografía estenopeica a través de Obscura-Francia junto a tres fotógrafos valencianos: Chencho Duato, Inés de la Isla y Quique Villanueva. Es entonces, cuando se forma el equipo Fotolateras junto a Forcadell para dedicarse de lleno a la fotografía estenopeica.

Fotolateras

Armadas con unas latas, película y muchas ganas estas dos fotógrafas llevan recorriendo el mundo durante varios años ofreciéndonos su particular visión de la fotografía. * Dadnos un poco la lata y contadnos porqué hacéis foto.

L.B. Cuando conocí a Marinela y su gran pasión tanto por la fotografía como por el coleccionismo de cámaras no paraba de desmontarle la idea de la máquina hablándole de la simplicidad de la estenopeica y la “lata” como soporte. La tercera vez que le hablé de las latas ya me dio un ultimátum… tenía que demostrárselo. Desde la primera imagen que surgió en el papel al revelarlo, de eso hace ya más de 5 años, la pasión y/u obsesión por la técnica nos ha cambiado la vida. Siempre que podemos viajamos con nuestras latas para poder experimentar con distintos tipos de luz y arquitectura en distintas ciudades. Paralelamente nos gusta investigar sobre la historia de la fotografía y la historia de la formación de la imagen a través de las distintas civilizaciones.

Fotolateras
  • Seguid dando la lata un poco más y contadnos porqué fotografíar con una lata.

M.F. El apasionante mundo de la lata… Cuando entramos en un supermercado ¡vemos cámaras! Cada nueva forma de lata es un cambio de objetivo: el ojo de pez de las Illy redondas, la panorámica de la caja de galletas danesas, el gran angular de las latas de té. Además ya tenemos ciertos modelos con los que viajamos siempre y que nos son cómodas a la hora de preparar el papel y el equipaje.

Todo esto se une a que, al carecer de objetivo nuestras cámaras, los tiempos de exposición son largos, lo que te permite por una parte disfrutar el momento fotográfico (de casi cada una de las más de tres mil fotos que llevamos cocinadas tenemos un recuerdo o anécdota) y por otro da como resultado espacios casi desérticos.

Enlatamos Picadilly Circus en Londres una tarde lluviosa. La plaza estaba viva y llena de gente que pasaba en bici o andando con su paraguas. El resultado es una plaza con el suelo mojado, las gotas de lluvia difuminadas por toda la escena y completamente vacía ya que “quien se mueve no sale”.

  • ¿Cómo se cocina en una lata?

L.B. El concepto de “cocinar una foto” viene en principio de que nuestras lata carecen de disparador y sobretodo de los largos tiempos de exposición, que recuerdan más a la cocina a fuego lento. El sol es la fuente de calor y el papel sensible nuestro pastel . De nosotras depende que se cocine correctamente y no quede crudo ni se queme. Marinela es quien controla el tiempo de exposición según las condiciones de luz de ese momento y yo soy la que encuadro, ya que la lata carece también de visor.

Fotolateras
Laboratorio improvisado

Cargamos las latas en un cuarto oscuro con luz roja y salimos generalmente con una maleta con ruedas y alrededor de 45 latas. Cuando tenemos elegido el sitio colocamos la cámara y la fijamos con pulpos a un semáforo, señal o farola, a veces también llevamos trípode. Destapamos el estenopo, contamos el tiempo y tapamos. De ahí vamos al laboratorio y revelamos en cubetas que contienen líquidos de revelado, paro y fijador. Una vez con la imagen en negativo sobre papel, la escaneamos a alta resolución y la invertimos para obtener el positivo.

  • Alguno se estará preguntando cómo es una lata de éstas por dentro...

M.F. Las latas están pintadas de negro mate en su interior y les hacemos un micro agujerito (ESTENOPO) de 0’3 o 0’4 mm en una de las caras. Les fabricamos un precinto negro para tapar el estenopo y otro para tapar la junta de la lata con la tapa para que no entre ni un poquito de luz en el interior, únicamente en el momento de “cocinar” la foto. Por supuesto que impartimos cursos. Es una gozada difundir esta técnica y que la gente entienda que la formación de la imagen es el resultado del encuentro de la luz con la oscuridad. Tanto grandes como mayores alucinan.

Este verano hemos estado en los Cursos de Verano de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia gracias al patrocinio del Instituto Confucio de la Universitat de València. Siguiendo el espíritu tanto de los talleres como de Fotolateras, hemos enseñado de forma divertida, despertando la curiosidad de aprendices de ciencia y cómo no de arte. Queremos que quien asista a nuestros talleres viva una experiencia inovidable.

Fotolateras
Una pequeña broma
  • ¿Habéis tenido dificultades en algún momento al ir equipadas con tanta lata y querer fotografiar en algún sitio público? Y, ¿a la hora de viajar? (45 latas dan un poco la lata, ¿no?) 

M.F. La verdad, no nos suelen poner impedimentos, solo son latas vacias. Nos miran raro, eso si. En New York al coger el ferry a la Estatua de la Libertad, al vernos con una trolley llena de latas llamaron al officer y este si nos pregunto qué era “eso”, le explicamos que hacíamos fotos con latas y se quedó flipado, nos pidió una tarjeta para entrar y consultar nuestra web.

Normalmente la gente no sabe que estamos haciendo fotos, ¿Quíen va a pensar que una lata hace fotos? A ese tipo de fotos , le llamamos “foto espía” . En Londres la gente se partía al vernos con un trípode y una lata enganchada arriba.

Fotolateras
  • ¿Qué os dice la gente de la calle cuándo os ve desembarcar todo el material?

L.B. Siempre maleta para arriba, maleta para abajo, parece que vamos buscando hotel, al abrirla y ver el despliegue de distintas latas parece que vamos a montar un mercado. Todavía muy poca gente conoce la estenopeica. Nos sorprendió una mujer policía de Castellón que pensábamos que nos venía a llamar la atención y resulta que conocía la técnica y lo que venía era a interesarse.

No es raro que, cuando estamos nosotras, haya cerca una lata cocinándose. También es curioso el despliegue que hacemos en los cuartos de baño de los hoteles donde vamos: cubetas, luz roja, pinzas… Hemos llegado a montar el laboratorio en un coche-cama con destino a Paris.

  • Después de cocinar una fotografía hay que recogerlo todo. Más de uno se estará preguntando si vuestro material es reutizable más de una vez, biodegradable o reciclable.

M.F. Si, cada lata se puede utilizar infinitas veces, lo único es que solo puedes hacer una foto al día con cada lata, por la noche llegamos al hotel, descargamos latas, revelamos y volvemos a cargar. Por eso llevamos 45, para poder tener al menos 45 fotos al día.

Fotolateras
  • ¿La fotografía actual está enlatada?

L.B. Hoy en día cualquier persona lleva al menos una cámara en el móvil, quizás otra en la tablet o hasta tres si está de viaje y ha cogido su digital. Eso si no contamos con las dos cámaras naturales que llevamos incorporadas que son nuestros ojos. Cualquier instante queda retenido en nuestros múltiples dispositivos digitales. Parece que nuestra vida está completamente documentada en fotogramas.

Fotolateras

Son tantas las imagenes que tenemos que almacenar en memorias tan efímeras en el tiempo que va a ser imposible que perdure tanta información. Fotografiar se ha convertido en un acto tan cotidiano que ya no se respetan ni conocen normas tan básicas como puede ser el famoso contraluz. Y por eso FB está repletito de fotos donde las caras aparecen oscuras, las comidas con brillos imposibles , los colores saturados… y no importa porque piensan: eso “ya lo arreglará photoshop”! Y esto está genial, por supuesto, se acerca a la idea de postfotografía o fotografía 2.0 que describe Joan Fontcuberta.

Nosotras vivimos la fotografía como medio con el que construir un lenguaje propio, vivir el hecho fotográfico de una manera pausada, capturar momentos vividos y “enlatarlos”.

Nos gusta darnos el tiempo de elegir un encuadre, un motivo, sentir que la luz inunda el interior de nuestra lata y proyecta la imagen quemando el papel. El resultado almacena todos esos segundos y los prepara para perdurar en el futuro. Con el tiempo cada imagen te habla de forma diferente y te evoca sensaciones vividas. Sentimos la magia de la foto y en especial de la fotografía estenopeica.

Fotolateras
  • Tres sabores diferentes en vuestra cocina fotográfica ...

M.F. Dentro de la serie “Ciudades enlatadas” tenemos una serie de temas que se repiten. Un sabor muy refrescante, a limonada casera de verano sería cuando enlatamos el agua de una fuente, un río , como el río Hudson de Nueva York, un lago o una cascada en el Monasterio de Piedra de Zaragoza.

Otro sabor característico de nuestra fotografía sería el picante de una ciudad vibrando con el tráfico continuo como la Castellana de Madrid y las mareas de gente paseando por la Rambla de Barcelona.

Y el lento de un buen caldo en aquellas fotos de muy larga exposición que colocamos en la noche neoyorquina para enlatar neones, en el interior de Santa Rita de Casia en Nápoles o en los almacenes de Pompeya durante tres horas.

Fotolateras
  • Y si alguien quiere aprender ...

L.B. Directamente le remitimos a www.fotolateras.com En nuestra web colgamos casi a tiempo real toda la infomación que generamos. Incluso hemos realizado una serie de animación titulada “La fotografía estenopeica paso a paso” en la que durante cuatro capítulos se puede entender el proceso de la formación de la imagen, cómo construir tu cámara estenopeica, cómo cocinar tu primera fotolata y cómo revelarla.

Por otro lado, impartimos cursos en institutos, colegios y asociaciones (el invierno pasado en el C.P. Marti-Sorolla de Valencia) donde explicamos la técnica y llevamos nuestras cámaras para que el alumnado experimente el proceso.

  • 'Ciudades enlatadas' supone una declaración de objetivos firme. ¿Qué ciudad os ha calado más fotográficamente hablando?

M.F. Por ahora New York, nos fusionamos directamente con la ciudad, trabajamos desde las 7 de la mañana hasta la noche sin poder parar. Todo nos seducía fotográficamente, la gente participaba en nuestro proyecto y se interesaba a tope, el ritmo del tráfico, de la propia ciudad, los ángulos de los edificios… el disfrute era contínuo.

Fotolateras
  • ¿Próximos destinos?

L.B. Cualquier destino es maravilloso, pero como objetivo a seguir… oriente. Nos estamos preparando para enlatar Pekín este invierno.

Hasta aquí la entrevista con nuestras maravillosas Fotolateras, Marinela Forcadell Breva y Lola Barcia Albacar, a las cuales les agradecemos la atención recibida y les deseamos que sigan llevando su pasión hasta los más recónditos lugares del planeta.

En Xataka Foto | Fotolateras, haciendo fotos ¡con una lata!

Más información | Fotolateras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio