Compartir
Publicidad

Fran Russo: Un buen fotógrafo de bodas se apaña con lo que hay alrededor

Fran Russo: Un buen fotógrafo de bodas se apaña con lo que hay alrededor
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En sus bases de operaciones en las internacionales Granada (España) y Punta del Este (Uruguay), podemos encontrar, a veces, y digo bien, a Fran Russo. Este fotógrafo de bodas además de por la calidad de sus trabajos es conocido también por no parar mucho en ningún sitio. Su apuesta se basa en mostrar su trabajo en gran parte gracias internet, a los foros especializados de bodas y a las redes sociales, donde procurar cuidar bastante su imagen.

Así también, a medio camino entre España y Latinoamérica, hemos podido conversar gracias a las nuevas tecnologías, en el momento que Frank estaba en el Aeropuerto de Veracruz en México. Con un modelo de negocio algo particular (aunque se da cada vez más) el cual mezcla la formación a otros fotógrafos del sector con los propios reportajes. Con un estilo personal ya que según su palabras en el que el número de fotografías sí importa: “La razón por la que incluyo tantas fotografías en el álbum es porque mi estilo narra el día de la boda y es necesario para contar correctamente la historia”.

XATAKA FOTO: Hola Fran, bienvenido a Xatakafoto. Tras algunos problemas técnicos conseguimos por fin realizar la entrevista. ¿Qué tal?

FRAN RUSSO: Hola Alfonso. Muchas gracias de todo corazón por esto. Es un honor que la gente se interese por lo que hago, sobre todo siendo tan denostado el asunto de la fotografía de boda, en gran parte por culpa nuestra y de cómo hemos convertido un arte en un mero negocio.

Disculpa que haya tardado en contestar pero estoy impartiendo seminarios y me pillas en medio de los de México y Argentina y corriendo para España si me solucionan el vuelo de la compañía que me ha dejado colgado y de cuyo nombre no quiero acordarme. Ahora mismo estoy en Veracruz, México, y en una hora comienzo el seminario ante compañeros de aquí.

Un, dos, tres, … tienes que disparar y qué foto nunca, nunca has de fallar en una boda

Todas. Precisamente mi forma de trabajar es evitar las fotos cliché, las que al menos hemos malacostumbrado los fotógrafos de boda a que no falten llegando a que sean siempre las mismas, copias exactas evento tras evento.

franrusso

Yo trato de que siempre se cuente la historia, a través de las fotografías que sean necesarias y cada boda es diferentes. Siempre intento que se palpe la emoción, el sentimiento y la humanidad en mis imágenes, pero me da igual el momento que sea. Precisamente en los instantes menos esperados es cuando ese día te sorprende con momentos más emotivos. Hay que estar atento todo el tiempo, mirando la realidad a través del visor, o al menos yo así lo concibo y lo hago.

Qué dirías que te diferencia en tus trabajos?

No hay nadie ni mejor ni peor, sino que como bien dices todos somos diferentes. Cada fotógrafo expresa la realidad que percibe y la comparte, eso es la fotografía para mí. Justamente si yo trato de hacer algo diferente es respetar esa realidad, no interferir, no condicionar ni manipular lo que está aconteciendo. Lo que yo hago algunos lo llaman fotoperiodismo de boda, aunque yo considero que solamente es contar historias sin manipularlas.

Me da igual si lo que hago se denomina puro fotoperiodismo o no, o si la gente piensa que hago posar o preparo las imágenes. Yo sé que no, y que todo eso se logra con un trabajo previo, pero sobre todo sustentado en que la pareja se sienta ella misma, se relaje delante mía y de mi cámara. Para eso veo esencial el conocer, a nivel humano sobre todo, a la pareja y para ello siempre hago las prebodas, las que puedan ser, para que desaparezca el rol de cliente/profesional, y aparezca el de humano/humano, persona/persona. Una vez logras eso, lo que haces el día de la boda es seguir a los protagonistas y documentar todo lo que sucede. En parte soy fotógrafo de conflicto frustrado (por amor a mi familia), de modo que cuento la historia igual, sea una boda, una guerra o un reportaje sobre un personaje.

fr

La boda más extraña que te han encargado …

No hago bodas extrañas, son todas maravillosas mientras que la pareja se ame y el casarse para ellos sea sencillamente decir te amo delante de los que le importan, sea cual sea el modo.

En sí no considero ninguna como extraña, todas son diferentes y tienen su personalidad, y eso es lo que más amo de este trabajo. Para mí, al menos, quizás por cómo llego al cliente y lo que entienden de mi trabajo, no llegan bodas todas iguales en las que una llame la atención, son todas en sí únicas.

La más divertida …

Todas. Sería injusto y maleducado si dijera que una es más divertida que otra. Tengo una pasión por lo que hago que muchos piensan roza la locura, así que es imposible no implicarme. Como justamente me implico muy personalmente en cada evento para mí es lo mejor. Siempre trato de cumplir una frase; hagas lo que hagas, ama lo que haces.

Si tuviera que elegir una boda en la que me divertí en exceso quizás fue la de Laura y José en una isla perdida en las Seychelles. Quizás el viaje, el lugar y la belleza de las almas de ellos dos hicieron esta boda muy hermosa para mi corazón y mi cámara.

Coderas, casco, armadura … ¿qué debe llevar el fotógrafo de bodas? … ¿o es mejor ser ligero y ágil como el viento?

Ja ja ja, sí, algunos compañeros parecen Rambo o salidos de un grupo de élite de las fuerzas especiales, ja ja ja. Yo trato de pasar inadvertido, por lo que siempre digo que en las bodas voy disfrazado… de invitado. Lo que amo es que nadie sepa que soy el fotógrafo, no ir de estrella ni llamar la atención. Eso es lo que permite tomar imágenes imposibles si eres el “señor fotógrafo”.

¿Qué equipo sueles llevar a una boda? Imagino que al menos un par de cuerpos, pero ¿qué más? ¿te ayuda alguien o trabajas solo?

Justamente para que nadie me adjudique el rol de fotógrafo de la boda trato de que el equipo no lo aparente. El día que pueda haré la boda con un teléfono, para no levantar sospechas.

fr


Llevo dos cuerpos muy a mi pesar, porque eso indica que o soy un invitado muy amante de la fotografía o el fotógrafo oficial. Como está de moda que la gente se compre cámaras enormes casi siempre en las bodas hay otro que creen es el oficial.La razón por la que llevo dos Nikon D700 es porque son más pequeñas y no aparentan tanta profesionalidad. También porque sólo uso lentes fijas. Un 35mm f/1,4 y el otro un 85mm 1,4mm para alternarlos según necesidades. También considero por experiencia que un profesional debe llevar siempre encima dos cuerpos porque si falla uno no puede perder ninguna foto. Tampoco llevo mochila, porque si no estás más pendiente de dónde la dejaste que de los novios. Con ese equipo me basta.

Estuviste usando iluminación. ¿Se puede usar iluminación tipo strobist en una ceremonia?

Sí, claro, pero yo ya lo descarté. Ahora ya no uso ni flash. Pero hace tres años sí que me dio una época strobist. Llegué a trabajar con 4 SB800 disparados con los Pocket Wizard. En la ceremonia colocaba unos trípodes con dos flashes a cada lado. Pero molestaba, el cura se enfadaba, y acabé por descartarlo porque aunque salían fotos espectaculares tenía que reconocer que estaba “creando” el ambiente, en vez de tratar de fotografiar la belleza de lo que allí había, sabiendo usar la luz que allí exista, aunque sea supuestamente mala o escasa. Me dí cuenta que ser un buen fotógrafo era apañármelas con lo que hubiera, como los fotógrafos de antes, a los que admiro mucho y no tenían los medios de ahora.

fr

Por último, ¿cómo organizas la boda y cómo organizas el día de la boda?

No organizo nada porque quiero que todo sea real y espontáneo. Lo que sí procuro es al implicarme personalmente con la pareja hacerles saber que ellos se casa por primera vez y yo he asistido a muchas bodas y que puedo ayudarles. Eso hace que quieran que les ayude y les comparta dónde la típica boda se puede convertir en especial o al menos dónde ellos estarán más cómodos.

No tienen experiencia en esas cosas y siempre lo agradecen. De lo que es el orden del día no altero nada, trato de amoldarme. Incluso intento que la sesión después de la ceremonia sea lo más corta posible, para que disfruten de su gente y no de una aburrida sesión de dos horas.

Muchas gracias Fran, ha sido un placer charlar contigo aquí en Xataka Foto.

Gracias a vosotros por esta oportunidad.

Eso has sido todo al respecto de la entrevista con Fran Russo, uno de los fotógrafos de bodas más conocidos en nuestro pais. Como habréis visto, gran parte de realizar un buen trabajo en este campo, como en muchos, reside de aportar entusiasmo, optimismo y buen hacer.

Más información | Fran Russo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos