Compartir
Publicidad
“El Toro de Osborne más que símbolo es un icono, que en cualquier país sería motivo de orgullo”, Pau Barroso, autor de ‘Toro’
Entrevistas

“El Toro de Osborne más que símbolo es un icono, que en cualquier país sería motivo de orgullo”, Pau Barroso, autor de ‘Toro’

Publicidad
Publicidad

Pau Barroso es un auténtico todoterreno de la comunicación que ha trabajado de casi todo, tanto en radio (el medio que más le gusta) como en televisión o prensa escrita. Pero nosotros le hemos conocido a raiz de su faceta como fotógrafo gracias a ‘Toro. Osborne 60 años’, un fotolibro conmemorativo del aniversario de ese icono de nuestra cultura popular que es la valla publicitaria con forma de toro que adorna muchas de nuestras carreteras.

La historia de este cartel es muy interesante, pero la de la realización del libro no lo es menos, tal y como nos ha contado Pau de primera mano en la charla que hemos tenido la oportunidad de tener con él y que reproducimos a continuación.

Portada Del Libro

Muy buenas Pau, gracias por atendernos. Para comenzar, háblanos un poco sobre ti y tu trayectoria.

Aunque nací en Madrid, he pasado gran parte de mi vida residiendo en Talavera de la Reina (Toledo), aunque estuve afincado en otras ciudades y me gusta resaltar mi descendencia de Becerril de Campos (Palencia). Desde hace tiempo, realmente trabajo para mí, algo arriesgado si te quieres dedicar a la fotografía.

Soy socio de la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión y también trabajo para potenciar y posicionar la Asociación de Informadores Gráficos de Talavera de la Reina, la cual presido al objeto de promocionar el fotoperiodismo audiovisual y la fotografía solidaria, porque colaboramos en la difusión de diferentes asociaciones de discapacitados, enfermedades degenerativas, etc...

Pau Barroso Photo Paula Pupo Pau Barroso retratado ante uno de los Toros de Osborne. Foto de Paula Pupo

Aunque ya venía haciendo fotos solidarias para una revista, un buen día decidí poner sobre la mesa mi experiencia fotográfica para “visualizar a través de mi objetivo” la labor que se realiza en las diferentes asociaciones. Desarrollo mi labor como periodista desde el año 1991, pasando por diferentes medios: escritos, radiofónicos, televisivos, hasta optar, básicamente, por la fotografía a comienzos del año 2000, principalmente, en el sector empresarial y foto periodístico. La denominada “crisis” arrastró a la desaparición de medios de comunicación y a un empobrecimiento del sector audiovisual, lo que obligó a reinventarse buscando “sacar partido” a la fotografía. Actualmente, trabajo en desarrollar mi propia página web.

¿Cuándo y por qué comenzaste a trabajar como fotógrafo?

En realidad, la fotografía, por la cual ya sentía curiosidad desde pequeño, empieza a formar parte de mi vida a comienzos del año 2000, cuando la llegada del digital motiva un punto de inflexión, donde compaginar la fotografía laboral, principalmente empresarial, con la meramente “aficionada o de ocio”. Es decir, si quieres tener un buen equipo fotográfico tienes que plantearte cómo hacerlo rentable...

Te hemos conocido por tu libro sobre el famoso cartel de Osborne ¿Cómo y por qué surgió la idea?

La fotografía empezó a coger cada vez más peso en mi vida personal, laboral y de ocio. ‘Toro’ surgiría de esa simbiosis: Primero porque estuve trabajando para las Bodegas Osborne en Malpica de Tajo (Toledo) durante siete años (de 2002 a 2009), unido a mi pasión por conducir. Durante ese período, la imagen del toro de Osborne era casi diaria, sumada a las diferentes expresiones artísticas presentes en la bodega que tenían el icono como inspiración, a nivel de pintura, fotografía, escultura, etc…

Toropaubarroso

Sin embargo, tenía la sensación de que “faltaba algo”. Desde mi punto de vista era como si no hubiera vida alrededor de la figura del toro, cuando es un icono presente en diferentes puntos urbanos e interurbanos con recursos dignos de ser representados. En cierta manera la idea era hacer una radiografía del toro de Osborne desde la primera luz del día hasta la noche, con la presencia de la luna llena. Como si fuera “Un día en la vida del Toro”.

¿Cuánto tiempo tardaste en realizar el proyecto? ¿Cuántos kilómetros recorridos?

Han sido cuatro años de trabajo entre los años 2008 y 2011, aunque faltaba una valla, fotografiada en 2014, y volvimos a la carretera en el año 2017. El proyecto fue estudiado a partir del año 2014, pero no cobró cuerpo hasta el 2016 con la inauguración de la sala expositiva Toro Gallery, que está ubicada en una de las bodegas centenarias de El Puerto de Santa María, donde se pueden ver 230 fotografías mías, la mayoría en un mapa interactivo de los toros de Osborne situados en las carreteras de España.

Para ello he recorrido 89.349,68 kms, de los cuales, 84.908,70 se hicieron por carretera. ¿Por qué tantos kilómetros? Por la necesidad obsesiva de mejorar cada imagen, de desarrollar un proyecto ambicioso en cuanto a paisaje, costumbres y condiciones climatológicas…

¿Tenías algún tipo de mapa o listado con las localizaciones de los toros o tuviste que investigar para encontrarlos, preguntar a la gente, etc?

La iniciativa partió de mí, sin comentar nada a Osborne, porque quería hacerlo a mi manera y sin marcarme unos tiempos ajustados, con mi propia visión fotográfica. Utilicé un mapa donde, supuestamente, se ubicaban todos los toros, pero no estaba actualizada y algunos ya no se encontraban físicamente en ciertos puntos kilométricos. En muchos de ellos se convirtió en una labor de campo puro y duro, preguntando en gasolineras, pastores, e incluso a un lanzador de pesca de plomo en seco…

Like Dogs Como El Perro And Cats Y El Gato 1

Imagino que tendrás anécdotas curiosas… ¿Qué es lo más raro que te ha pasado? ¿Y lo más emotivo?

Prácticamente unas cuantas por toro. Desde salir ileso fotografiando uno donde había un panal enorme de avispas, hasta amenazarme con una escopeta en una finca, cuando entré para preguntar por un toro. La principal anécdota era que pasaba el tiempo y no avanzaba, y me cuestionaba lo que estaba haciendo, en la búsqueda de la perfección en el contenido de cada fotografía. Recuerdo que “engañaba” a mi madre diciéndole que me quedaban pocos cuando apenas tenía 30 toros. Se convirtió en una obsesión. ¿Raro? Como ya tenía un gato caminando delante del toro recuerdo que “pedía” que apareciese un perro, y tras un par de horas, surgió un perro de la nada. Eso fue ¡increible!

¿Lo más emotivo? Posiblemente haya sido, a posteriori, cuando ves todo el trabajo plasmado en un libro. Pero recuerdo que buscando otra perspectiva de un toro entré en un negocio familiar donde me recibieron agarrándome del cuello. Dos horas más tarde tenía la foto y el ofrecimiento de poder quedarme a vivir allí.

¿En qué ámbito encuadrarías el libro… fotografía documental, de viajes…?

Sin duda, en el género del fotoperiodismo costumbrista, aunque con un gran componente viajero. No sé vivir sin la carretera y la cámara de fotos. En cierta ocasión califiqué este trabajo de “Polvo, Carretera y Toro”. Hay una circunstancia a destacar en el libro: Las fotografías de los 90 toros no están ubicadas, aunque alguno se pueda “sacar” fácilmente, pero en líneas generales es difícil ubicarlos por lo que el libro no sólo hace las funciones como tal, sino que además sirve como aquellas guías Campsa que iban en los coches. Es decir, el libro está pensado para llevarlo en el coche y “jugar a buscar” la fotografía que corresponde a cada toro cuando estemos cerca de uno.

Fotografiando Entre

¿Llegabas al lugar y hacías la foto o te dedicabas algún tiempo a estudiar la zona, conocer a la gente que vive cerca, etc?

Lo primero era localizar el toro, estudiar la zona y, si se podía, realizar un 360 grados observando “algo” que pudiera encajar en cada fotografía. No hay toros repetidos, son los 90 que hay actualmente en pie, y eso exigía 90 “situaciones” diferentes. Aunque dentro del libro hay como pequeñas temáticas dedicadas a señales de tráfico, estaciones del año… En definitiva, había que buscar las “palabras del toro”. Me dio tiempo a conocer gente, pero en la mayoría de ocasiones mi propia obsesión me “obligaba” a regresar para intentar mejorar lo ya hecho. O, por ejemplo, esperar a una ola de calor o de frío intenso para reflejar fotos a más de 40º y otras a -12º C. En una ocasión así, con esta gélida temperatura, llegué a sentir como los dedos se me quedaban dormidos. Extraña obsesión que me hizo llevar al extremo mi propia integridad física.

En tu opinión ¿qué representa el cartel de Osborne en la sociedad española de hoy día? ¿Crees que es un símbolo aceptado de igual manera por todo el mundo y que ya no se identifica con la tauromaquia?

Empiezo por el final y utilizando las palabras de Jaime Nuño, autor de los textos y miembro de la Fundación Santa María la Real: “El Toro de Osborne no está relacionado con la tauromaquia, representa al toro de campo, al toro milenario, mucho antes de que se destinara, principalmente, a las corridas”. En esa línea me identifico, el Toro de Osborne representa más de lo que es. Para los que desean quitar este icono, no son conscientes de su historia. El toro representa la idea de un genio de la publicidad, que fue Manolo Prieto en el año 1956.

Y aunque al principio la propia empresa no lo veía tan representativo para sus marcas, se convirtió en un verdadero icono publicitario que se salvó tras una ley que exigía retirar las vallas publicitarias junto a las carreteras. Eso fue gracias a la iniciativa de Bigas Luna y otros intelectuales y artistas de finales del siglo XX, que llevaron a cabo una serie de acciones para evitar que desapareciera de nuestro paisaje. Así, Osborne tapó la publicidad y el toro “volvió a nacer” en el año 1997. De los casi 500 toros que había, quedaron cerca de un centenar.

La Soledad Frente Al Toro

El Toro de Osborne más que símbolo es un icono, que en cualquier país sería motivo de orgullo, aquí no sé porqué se le cuestiona. Insisto, es cuestión de conocer la historia real de la figura negra de catorce metros de altura.

Además de fotógrafo eres locutor, guionista, publicista, informador gráfico, periodista, community manager… Osea que has tocado todos los palos de la comunicación ¿lo has hecho por vocación o por necesidad? ¿Cuál es tu faceta preferida? ¿qué importancia tiene para ti la fotografía en tu trayectoria profesional?

La crisis de los medios de comunicación me condujo a lo que llaman “reinventarse”, entonces entendí que debía seguir enriqueciéndome a nivel profesional y con aspectos relacionados con la sociedad, donde la presencia audiovisual es inevitable. En mi ADN va actualizarme y recibir la formación necesaria para contar con las herramientas básicas que exige la sociedad. Evidentemente, la necesidad conduce a aprovechar la vocación con mi experiencia, y si no hay vocación, la necesidad queda en el cajón del olvido. Posiblemente la radio sea el medio que más engancha, por su inmediatez y, algo curioso, porque ha sabido sobrevivir primero a la televisión y luego a Internet. De hecho, Internet se ha convertido en el mejor aliado de la radio.

Si tuviera que resumir todo lo que hice en una palabra, sería un “todoterreno”, intentando intuir hacia dónde camina la sociedad, y donde puede encajar mi experiencia en diferentes campos, principalmente, el audiovisual.

Erik S Trip El Viaje De

Cambiando de tercio ¿Qué equipo sueles utilizar? ¿Qué cámara (o cámaras) utilizaste en el proyecto?

Es curioso, pero en la guerra histórica entre Nikonistas y Canonistas yo he utilizado ambas marcas. En primer lugar una Nikon D100 con un objetivo 18-70 mm, y luego una Canon EOS 5D Mark II con un 16-35 mm. Apenas utilizaba el tele, soy de los que opino que la foto cercana transmite más y el tele “siendo cómodo se comporta con una terrible frialdad”.

¿Eres de lo que llevas siempre tu cámara contigo a todas partes?

Intento desconectar, porque cada vez que llevo la cámara no veo el fin. El hecho de pensar que todo es mejorable a veces se convierte en un contratiempo, pero no puedo evitarlo, es coger una cámara y sentir que todo es fotografiable. Evidentemente para fotografiar suelo ir sólo. Es complicado transmitir lo que haces a alguien que no lo siente como yo. Por cierto me gustó vuestro artículo sobre cómo vivir con un fotógrafo y que no acabe en divorcio.

Crosstop Stop Cruzado

¿Que opinas sobre el estado actual del fotoperiodismo, la competencia de las redes sociales, etc?

El fotoperiodismo no atraviesa por su mejor momento, debido a los comportamientos individualistas que no se dan cuenta de la importancia de un sector que necesita un fuerte corporativismo para hacer frente a tantos males. Por ejemplo los gabinetes teledirigidos de prensa, los concursos gratuitos o de baja cuantía para alimentar páginas web y redes sociales a precios irrisorios. Igual que nadie pone su vida en manos de un cirujano aficionado, sería necesario mentalizarse de que los trabajos realizados por un fotoperiodista profesional tienen más valor.

Es como el término freelance, algo que ya denota hastío y, si se me permite, cualificación vulgar a la hora de acreditarse. No voy en contra de la evolución, pero no todo el que tiene una cámara digital puede decir que sepa hacer fotografías. A eso hay que sumar que vivimos rodeados de fotomontajes y de una excesiva manipulación en los ordenadores, cuando la fotografía es el reflejo de un instante, de un momento. El resto son fotomontajes, que realizan los foto montadores, nunca los fotógrafos. Por eso me gusta el fotoperiodismo, pero el que capte ese instante que nos recuerde que una imagen vale más que mil palabras.

Like Dogs Como El Perro And Cats Y El Gato 2

Las redes sociales están, sin duda, condicionando, nuestras vidas. Parece que estamos obligados a publicar lo que hacemos en cada momento, por eso cada día las empresas de telefonía se especializan más en hacer las mejores cámaras, que sirvan incluso para llamar por teléfono…

¿Te gustaría contar algo más a los lectores de Xataka Foto?

En primer lugar agradecer la ocasión que me brindáis de poder mostrar un trabajo elaborado por cuatro partes de enorme calidad: Fundación Osborne, Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, Tau Design y los 90 toros que hay a nivel nacional para conmemorar los 60 años desde que se instaló la primera valla. Y si se me permite, repetir unas palabras que me dijo un compañero de la asociación, Eduardo Méndez: “Hacer fotos en un conflicto no tiene tanto mérito porque suele haber muchos compañeros haciendo la misma foto, por lo que a veces tiene más mérito la fotografía de la cercanía, de lo que nos rodea en nuestro día a día”. Saludos a tod@s l@s lector@s y si lo desean nos encontramos por los caminos y carreteras.

Dia Tras Dia En La Vida Del Toro

Pau Barroso | Página web | Facebook

En Xataka Foto | “Mi idea fue volver a retratar esos lugares desiertos y esta vez lo hice con un dron”, Markel Redondo, autor de ‘Sand Castles II’

Fotografías de Pau Barroso reproducidas con permiso del autor para este artículo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio