Compartir
Publicidad

De photowalk con Stephen Alvarez y el Nokia Lumia 1020

De photowalk con Stephen Alvarez y el Nokia Lumia 1020
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Nokia Lumia 1020 volvió a demostrar recientemente su relevancia en el segmento de la fotografía móvil. Ningún smartphone había logrado hasta ahora llegar a contar con las prestaciones que esgrime esta ambiciosa propuesta. Y una buena manera de demostrarlo es, sin duda, contar con la valoración de Stephen Alvarez, que trabaja para el National Geographic.

Este fotógrafo profesional ha colaborado con Nokia en estas últimas semanas para demostrar las posibilidades de la cámara del Lumia 1020 con resultados realmente destacables que se pueden comprobar en las fotografías que ha sacado por ejemplo en El Gran Cañón del Colorado y que sirvieron para hacer una verdadera “prueba de campo” del terminal y, sobre todo, de su cámara fotográfica.

La cosa no se quedó ahí. Durante la celebración de Nokia World 2013 tuvimos la oportunidad de compartir unas horas con él en un recorrido en el que varios periodistas participamos tratando de sacarle más partido a una cámara que abre nuevas posibilidades en este campo. También pudimos conocer algunos de los detalles del ciclo de trabajo de este fotógrafo profesional.

El Lumia 1020 demuestra su potencial

El recorrido se centró en la Gran Mezquita de Abu Dabi, la segunda mayor mezquita del mundo tras la Meca, una edificación impresionante y muy, muy reciente –su construcción terminó hace apenas seis años--. El uso de mármoles tanto en el exterior como en el interior de la mezquita hace que su aspecto sea espectacular, y, desde luego, especialmente luminoso en la calurosa Abu Dabi.

Nokia Lumia 1020 - Gran Mezquita de Abu Dabi

Los controles manuales del Nokia Lumia 1020 permiten evitar los problemas que surgen ya de primeras en esas situaciones. Las escenas sobreexpuestas en los modos automáticos se corrigen reduciendo la exposición. Con esa luz, afirmaba Alvarez, la exposición siempre debería estar a -0.3 o incluso -0.7 como mínimo: no podremos recuperar nada de las zonas quemadas por esa sobreexposición, pero siempre podremos lograr una captura a priori más oscura pero que logra guardar mucha más información gracias a unas sombras muy reveladoras en el post-procesado.

No sólo aprovechamos para obtener capturas de la mezquita: las personas y sus historias son aún más fáciles de retratar gracias a que una cámara de este tipo es menos intrusiva. “La gente tiene historias, todos las tenemos. Y todos queremos contar nuestra historia a quien esté dispuesto a escucharla”, comentaba el fotógrafo de National Geographic, que indicaba que siempre hay que ser respetuosos si sacamos fotografías a extraños, pero que nos sorprenderemos por la cantidad de ellos a los que no les importará que les fotografiemos.

Nokia Lumia 1020 - Controles manuales

Los modos de control manual de Nokia Smart Camera eran especialmente solventes en todo tipo de escenas, pero como decía Alvarez, “la cámara del Lumia 1020 toma muchas decisiones por nosotros, y la mayoría de ellas son realmente buenas”. A partir de esa base, esos controles permiten pulir la captura final gracias a la representación en tiempo real de los efectos de cambiar la exposición, el tipo de iluminación o la apertura elegida, que permite comprobar cómo la profundidad de campo se hace más y más patente si ese es el efecto que queremos lograr.

¿Cómo trabaja un fotógrafo del National Geographic?

Los grandes cambios que se han dado en la fotografía fueron otro de los temas que comentamos durante ese recorrido. Alvarez no echa de menos la fotografía tradicional, porque la digital “hace muchísimo más fácil mi trabajo”. Poder comprobar a primera vista si una foto era correcta sin el revelado le ahorra mucho tiempo a un fotógrafo que, como era de esperar, saca un buen número de fotos en sus reportajes.

Nokia Lumia 1020 - Gran Cañón

Sorprende saber que los encargos que reciben los periodistas y fotógrafos del National Geographic suelen tener una duración indefinida: unos pueden completarse en algunas semanas, pero otros llevan meses. Años, incluso. En el último reportaje que está preparando –un ambicioso repaso a la Historia del Arte-- Alvarez tan solo había completado una tercera parte del proyecto y ya ha tomado 5.000 fotografías que encajaban en la historia. Para cuando termine el proyecto, Alvarez calcula que habrá sacado unas 15.000.

De todas ellas tan solo 12 acabarán formando parte del reportaje final que se publique en la revista National Geographic.

También fue una sorpresa comprobar que Alvarez apenas retoca las imágenes –”tenemos expertos en el National Geographic para ello, pero apenas se modifican las fotografías originales”—o su obsesión por almacenar absolutamente todas las fotos que hace, algo que le obliga a realizar copias de seguridad en distintas localizaciones –incluidas su casa y la oficina--. Nada de copias en la nube, confiesa Alvarez, que explica que la inmensa cantidad de fotos con las que trabaja hacen poco práctico ese tipo de backup.

Nokia Lumia 1020 - Gran Cañón

Para su trabajo utiliza Macs, y era curioso comprobar como cuando le preguntamos si las pantallas Retina de los primeros MacPro le habían sorprendido nos comentó que apenas había notado diferencias. “Quizás por que en las oficinas de National Geographic ya utilizamos desde hace tiempo monitores profesionales”.

Había algunas preguntas inevitables aprechando la ocasión. La primera, sobre Instagram. ¿Qué opinaba este fotógrafo profesional sobre esta aplicación que muchos fotógrafos critican? Alvarez no estaba de acuerdo con ellos, y argumentaba que “Instagram ha incrementado la sensibilidad de la gente hacia la fotografía”, haciendo que más gente la aprecie.

Tampoco parecía estar especialmente preocupado por la aparición masiva de fotógrafos amateur y semiprofesionales que han convertido lo que antes era una afición en una profesión. El cambio en la forma de ganarse la vida con la fotografía no se ha visto tan afectado por eso como por otro hecho mucho más relevante: hasta no hace mucho los fotógrafos simplemente buscaban una buena fotografía, la mandaban a su agencia, y ésta se encargaba de vender esa fotografía.

Hoy en día ese modelo se ha visto muy afectado por la enorme cantidad de fotografías de buena calidad que para muchos medios son suficientes a la hora de ilustrar tanto en el papel como online todo tipo de temáticas. De hecho, Alvarez decía de nuevo que todo lo que ayude a popularizar la fotografía es bueno.

Nokia Lumia 1020 - Gran Cañón

Alvarez está especializado en fotografía de aventura y de expediciones, y le preguntamos por otros campos como los deportes –“nunca he sido demasiado bueno en ese tipo de imágenes, y hay gente excepcional en ese terreno”--, o el de la guerra. En este último caso Alvarez –que nunca ha cubierto un conflicto—nos comentaba que en este caso “pagas un precio”, refiriéndose a todo lo que ven los fotógrafos de guerra y cómo eso, inevitablemente, les cambia, algo que ha podido conocer de forma indirecta por compañeros que sí cubren este tipo de reportajes y cuya personalidad es muy especial y delicada por las cosas que ven a diario.

En Xataka Foto | Stephen Alvarez y el Nokia Lumia 1020, una demostración de lo que es capaz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio