Compartir
Publicidad

Philip-Lorca diCorcia, el maestro de la luz artificial y su master class en Alcobendas

20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Auditorio del Centro de Arte Alcobendas. Lleno absoluto. Philip-Lorca diCorcia preparado para ofrecer una masterclass. Entre los asistentes, Enrique Anaut, Claude Bussac y José María Díaz-Maroto, los mismos que han hecho de jurado junto a otros como Lorena de Corral o Chema Madoz para otorgar el Premio Internacional de Fotografía Alcobendas de este año al artista norteamericano.

El recientemente galardonado fotógrafo nos deleitó con una presentación de sus años de trabajo, comenzando desde esa fotografía donde aparece su hermano abriendo la nevera de su casa, en una escena cotidiana pero regada de magia gracias a la luz artificial, hasta su última serie Al este del Edén, imágenes por cierto, que han formado parte de la retrospectiva recientemente clausurada en el Schirn Kunsthalle Frankfurt cuyo vídeo os comparto más abajo.

Un repaso a una carrera que le ha convertido en uno de los fotógrafos con más proyección de la fotografía contemporánea. Entre anécdotas y visionado de sus mejores imágenes, no había mucho nuevo que contar para un público aficionado a su trabajo, desde Xataka Foto ya nos hicimos eco de su obra hace un par de años, pero entiendo la sorpresa para aquellos que poco o nada conocían del americano.

Aún así, siempre es un lujo escuchar esas historias que envuelven sus fotografías de su propia voz, teniéndole de frente y siendo conscientes de que estábamos ante un fotógrafo de altura, un recuerdo de esos que contar a nuestros nietos con el paso del tiempo.

¿Qué nos contó diCorcia?

Entre las anécdotas, la querella interpuesta por un transeúnte, cuyo juicio ganó diCorcia debido a las leyes de exposición en galerías y museos norteamericanas. O algunas referentes a su serie sobre prostitución en Los Ángeles contándonos historias de los gigolós fotografiados. Unas imágenes que configuran uno de los mejores trabajos de su carrera, a caballo entre la fotografía documental y la de autor, donde el sello de diCorcia impregna cada negativo.

Nos habló sobre la técnica analógica que sigue utilizando, con cámaras de medio y gran formato. También, de los retoques a posteriori para conseguir el objetivo buscado, sobre todo en alguna fotografía de "Al este del Edén" y de cómo trabaja con el uso de trípode y flashes, sin dejar espacio a la improvisación (aunque sí para el azar) porque una vez colocada la cámara no puede cambiar su encuadre en el que sólo existen cambios en los gestos de los retratados o en la situaciones que en ese lugar seleccionado puedan suceder.

En resumen

El maestro de la luz artificial, ese fotógrafo que hace magia componiendo escenas coreografiadas con ella. Un referente para generaciones de fotógrafos que le han seguido incluso algunos han copiado su técnica, ese estilo tan cinematográfico como él mismo nos contaba, donde los rostros aparecen iluminados dándoles una mística especial, elevándoles a la altura de un pedestal que les sitúa en la categoría de arte. Un placer haberle escuchado y nuestra más sincera enhorabuena por el premio y por toda su carrera.

Fotógrafo Philip-Lorca diCorcia Vídeo de cabecera Centro de Arte Alcobendas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio