Publicidad

El accesorio más importante que debemos tener para hacer fotografías con nuestros móviles
Fotografía móvil

El accesorio más importante que debemos tener para hacer fotografías con nuestros móviles

HOY SE HABLA DE

Una de las constantes búsquedas en el mundo fotográfico es qué equipo, accesorio, objetivo o elemento me permitirá capturar cada vez mejores fotos. Con un sistema limitado, como es el de la fotografía móvil, esta pregunta aparece mucho más. Sin embargo, antes de gastar mucho dinero en complementos innecesarios, la principal inversión debe ir al accesorio definitivo: un trípode.

Las limitaciones del sistema

Module Nokia F

Cuando hablamos de los sistemas fotográficos de un móvil nos enfrentamos a varios problemas físicos que por el momento son difíciles de atacar. Todos ellos llevan a una pérdida de luz y a depender de los procesos computacionales que la imagen realiza.

Por una parte tenemos sensores diminutos que al empacar mucha resolución en ellos tienen fotoceldas cada vez más pequeñas. Que las celdas sean diminutas implica que le es más difícil a cada fotodiodo recibir luz. Aumentamos la resolución sacrificando rendimiento lumínico. Algunas compañías atacan ese problema con herramientas como el acople de píxeles o simplemente sumando información de varias capturas en milisegundos de procesado.

Por el otro lado tenemos un sistema óptico cuya recepción de luz puede parecer amplia si solo se mira el número F. Sin embargo, esas aperturas de F1.8, como la del recién presentado OPPO, siguen siendo valores de poca transmitancia de luz para el sistema debido a la construcción óptica del objetivo.

Estas limitaciones físicas tratan de ser compensadas por el procesador de imágenes y los algoritmos que las distintas compañías ponen en sus dispositivos. Sin embargo esa compensación trae otros problemas: pérdida de nitidez debido a la reducción de ruido, artefactos en el acople de imágenes, variación en el color de la toma o sacrificio de resolución en condiciones más bajas de luz.

El trípode

El trípode es por eso nuestro mejor compañero cuando trabajamos con fotografía móvil. Para compensar la pérdida de información en el sensor, podemos aprovechar las obturaciones más lentas.

Sin embargo, una captura a mano implica que tengamos muy buen pulso para no obtener tomas borrosas. Si bien hay modelos con estabilización óptica y otros que estabilizan digitalmente, esta estabilización en el móvil no compensa lo suficiente para aprovechar lo que nos puede dar el sensor.

Mobile 001

Para algunas disciplinas esta técnica no será muy útil debido al movimiento del sujeto principal. Sin embargo, para cierto tipo de reportería, arquitectura, paisaje e, incluso, disciplinas como el retrato y la moda, un trípode nos permite irnos a obturaciones más lentas de 1/15 de segundo, donde disminuye la necesidad de procesar la imagen para rescatar digitalmente información de las áreas subexpuestas (teniendo en cuenta que la escena no esté muy oscura, sino, toca seguir aumentando el tiempo de obturación).

El trípode e incluso los gimbals de móvil nos pueden ayudar a compensar esa necesidad de estabilidad para aprovechar la luz al máximo y obtener tomas con mejor color, aprovechando el rango y con la menor cantidad de artefactos. En esta búsqueda de mejor calidad se suma el disparo en RAW.

Así que a la hora de querer experimentar más en el mundo de la fotografía móvil podemos apostar por ganchos adaptadores para anclar nuestro móvil al trípode de nuestras cámaras principales, o adquirir un trípode para móvil que sea compacto y podamos cargar con nosotros.

¿Qué otros accesorios creéis que son indispensables en el mundo de la fotografía móvil?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio