Compartir
Publicidad

Fotógrafos como relojeros con guantes de boxeo

Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las eternas discusiones sobre fotografía es si las fotos las hace el fotógrafo o la cámara. Para intentar buscar una respuesta, Kai Wong (el divertido locutor de los vídeos de DigitalRev, una tienda conocida tienda de Hong Kong) le ha propuesto un desafío a varios fotógrafos profesionales: hacer una sesión de fotos con una cámara de juguete elegida al azar entre sus cinco propuestas.

Las cinco elegidas son una cámara hecha con piezas de Lego, una compacta Rolei de gama baja, y una Vivitar con aspecto de telemétrica, un iPhone 2G y una Yashika “Digital Holga” (con un curioso efecto de rolling shutter claramente apreciable en tomas fijas).

La primera tanda, con el fotógrafo Carsten Schael y la Yashica, me defraudó un poco: Schael es un fotógrafo generalista, y creo que no fue capaz de sacarle partido a la escasa calidad de imagen que le ofrecía la Yasica, orientada a fotografías retro y no a grandes cosas.

Entre otras cosas, esta cámara tiene muy poco rango dinámico, y no creo que fuera muy acertado sacar el cielo en la mayoría de los encuadres, causando halos blancos y problemas de bajo contraste. Las imágenes sacadas en modo macro, en cambio, parecen bastante más aceptables aunque tampoco diría que se escapan de la quema.

Yo me quedaría con la del molinillo plateado sobre fondo rojo, que tiene un encuadre cerrado y colores vivos que centran claramente la vista y enmascaran los defectos de la cámara. A partir del minuto 7:31 tenéís un resumen de las capturas.

La segunda aproximación ha tenido como protagonista a Hermann Lee y el primer iPhone. Al ser Lee un fotógrafo más acostumbrado a la moda y al retrato, tomó la decisión más acertada para evitar los problemas del teléfono: controlar la iluminación.

El resultado no es apabullante, y tiene sus problemas pese al formato reducido en que vemos los resultados en el vídeo (minuto 5:56), pero podemos ver como una acertada combinación de luz natural (al no poder controlar un flash, la alternativa artificial habría sido la luz contínua), junto con un cierto postproceso, ha favorecido que los resultados sean bastante dignos.

Todavía quedan tres comparativas por hacer, pero creo que ya podemos ir sacando unas ciertas conclusiones. Yo las resumiría diciendo que es vital conocer tu equipo y saber sacarle partido, sea una compacta retro de dos meapixels o una poderosa cámara de formato medio.

Vía | DigitalRev blog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos