Publicidad

Nhem En, el retratista del genocidio camboyano

7 comentarios

Nhem En, el fotógrafo de la muerte como se le conoce actualmente, fue un retratista anónimo al servicio de los Jemeres Rojos. Como si de un verdugo más se tratara Nhem En disparaba su cámara para inmortalizar el miedo de las víctimas, en sus ojos se podía observar el terror al escuchar el click de la cámara fotográfica, preludio del disparo de alguna de las pistolas que minutos después acabarían con sus vidas.

Nhem En, el retratista del genocidio camboyano entre 1975 y 1979, seguramente es el único fotógrafo que pedía a sus modelos que no sonrieran y que sólo se limitarán a mirar a cámara sin ladear la cabeza. Les decía:

No inclines la cabeza. Mira hacia el objetivo. No te muevas

Pero a pesar de su trabajo Nhem intentaba retratar a los prisioneros con la mayor dignidad posible. Según el retratista de las víctimas del genocidio camboyano,

Ese es el trabajo del fotógrafo, ¿no?

Sus retratos sólo servían para catalogar y archivar los cadáveres de la prisión de Tuol Sleng de Phnom Penh, pero hoy en día son mucho más, son todo un testigo contra el régimen de Pol Pot. Nos cuentan una historia de un pueblo que intenta borra y olvidar un hecho doloroso. Pero un pueblo se hace por lo que ha vivido y ningunear la historia implica olvidar quienes son.

En Xataka Foto ya hemos visto las fotografías de fichas policiales de antiguos gangsters, pero nunca hemos mostrado imágenes de esta índole. Unos cautivadores y atroces retratos en blanco y negro que al verlos, sin saber la historia previa, nos produce rechazo y admiración. Su fuerza visual impacta al espectador, el miedo de la mirada del prisionero nos atrapa, nos sumerge en un estado de desesperación sin entender el motivo. Una vez que se sabe la historia de lo que vivieron esta gente lo entendemos, nos están pidiendo clemencia y ayuda, saben que en unos segundos, cuando termine el disparo fotográfico también terminará su vida.

De niño guerrillero a fotógrafo de la muerte

Con tan sólo 9 años Nhem En entró en la Compañía Artística de Niños para la Liberación. Al cabo de unos años, después de servir en la retaguardia de la guerrilla, Nhem fue enviado por los Jemeres Rojos a China a estudiar Fotografía. Así, al finalizar el curso, cuando sólo tenía 16 años se hizo cargo de un equipo de fotógrafos que se dedicaban a retratar a los presos interrogados en Tuol Sleng. Con el tiempo Nhem terminó convirtiéndose en el verdugo fotográfico, aquél que los inmortalizaba a los presos antes de morir.

Actualmente con 51 años, ha pasado por diferentes cargos políticos en Anlong Veng, y es uno de los testigos contra el régimen de Pol Pot más importante. Nhem se ha adaptado a nuestros tiempos, además de su vida política ha montado negocios turísticos y se ha ganado la vida con la venta de recuerdos de su trabajo como fotógrafo de la prisión de Tuol Sleng y de su estancia en los Jemeres Rojos.

En resumen

Viendo las fotografías de Nhem En me pregunto si todo fotógrafo en el fondo somos verdugos del tiempo, asesinos de un momento, y la cámara nuestra arma. Cierto que no podemos compararnos con este retratista del miedo y el dolor, pero… ¿Qué hubiéramos hecho en su lugar?

Más información | Tuol Sleng

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios