Publicidad

Atrévete con el vídeo: movimientos de cámara (Parte 2)
Guías

Atrévete con el vídeo: movimientos de cámara (Parte 2)

Publicidad

Publicidad

Tras haber dado un pequeño repaso a los primeros pasos antes de darle al rec, hoy nos toca hablar de los planos. Y es que en vídeo, los planos estáticos rara vez son interesantes: los movimientos de cámara son indispensables para darle mayor interés a la imagen. Vamos a ver que tipos de movimientos tenemos, con algunos ejemplos.

Panorámica

También llamado “pan” o “paneo”, consiste en realizar un movimiento horizontal o vertical, girando la cámara sobre su propio eje. Existen varios usos para este movimiento: puede servir para seguir un sujeto, para describir un lugar, o para introducir confusión si se hace de forma muy rápida.

A la hora de realizar una panorámica, lo más habitual es emplear un trípode y una rótula para vídeo. Un truco para principiantes que no pueden mantener la consistencia en la velocidad del movimiento, es emplear una goma o un coletero alrededor del mango de la rótula y tirar con él. Otra forma de practicar, es realizando barridos a baja velocidad en fotografía, ya que, básicamente, es la misma técnica.

Travelling/ Dolly

El movimiento estrella. En este caso, hablamos de un desplazamiento de la propia cámara. Es el “zoom” del cine. Es un movimiento mucho más complejo que el anterior, y de nuevo tiene distintas variantes. Puede servir para acercarnos o alejarnos a algo o alguien, pero también para seguir una persona o acción. También se emplea en primera persona, o con movimientos laterales como hemos visto en múltiples timelapse, donde el travelling es muy habitual.

Es quizás uno de los movimientos más complejos. Hay varias formas de conseguirlo: con un slider puede hacerse un travelling corto. También puede hacerse cámara al hombro, pero debéis tener en cuenta que aparte de menos estético, le da un aspecto “voyeur” y distinto significado a si, por ejemplo, empleáis una steadicam. El plano que encabeza este apartado por cierto, es ya parte de la historia del cine, por su duración y su coreografía, y es un ejemplo perfecto del resultado que puede tener un movimiento de este tipo.

Zoom

El más sencillo, y probablemente el peor empleado, y aunque no es un movimiento de cámara en sí, se considera como tal. Es poco estético y muy amateur, aunque debo decir que a veces, bien empleado, tiene su aquel. Pese a que tiende a usarse por amateurs de forma descriptiva, dicho uso es totalmente equivocado. El empleo del zoom tiene su mayor justificación en añadir dramatismo a una escena o momento.

Si queréis mostrar algo lejano, y también una panorámica del lugar donde dicho motivo se encuentre, haced varios planos desde varios puntos, no empleéis un zoom. Ahora, si queréis un momento dramático y voyeur al estilo Tarantino, podéis darle uso. Solo tenéis que saber para qué sirve.

Zoom contra dolly

El más complejo de todos los movimientos: haces un travelling acercándote o alejándote del motivo, mientras el zoom hace el efecto contrario, manteniendo la escala de un personaje y variando la de un fondo. Es un movimiento poco empleado, pero lo habréis visto más de una vez, y su resultado tiende a ser muy llamativo y dramático. En Tiburón (Jaws) de Steven Spielberg hay un ejemplo que creo que cualquiera tiene grabado en la cabeza.

Y hay mucho más...

Aunque esos son los movimientos más empleados, y descritos de forma básica, existen otros, como la grúa (desplazamiento de la cámara en vertical y/u horizontal con posibilidad de paneo), pero que implican tener más recursos y técnica.

No obstante, sí es vital conocer el encuadre fotográfico, tanto tipos de planos como angulación de la cámara, ya que nada cambia aquí, solo se vuelve más complejo y adquiere más significados. Por ejemplo, un plano contrapicado a una persona hace que ésta parezca más grande, poderosa, mientras que un plano picado los hace pequeños y débiles.

Tanto si se trata de planos estáticos como en movimientos, los tipos de plano son vitales. Eso sí, en conjunto con los movimientos podemos hacer transiciones de un tipo de plano, a otro. Por ejemplo, un travelling in de plano general, a primerísimo primer plano. Como indiqué en el anterior capítulo, es vital practicar, entender y estudiar la fotografía, no solo por la técnica de exposición, sino también por el encuadre y la iluminación.

También es importante saber que los cambios de enfoque son complejos y debemos cuidarlos al detalle en vídeo. Pese a que no es un movimiento de cámara, sí que puede tener un cierto uso narrativo, como para ocultar algo y luego mostrarlo por ejemplo. O simplemente para seguir a algo o alguien, o para mostrar un paisaje en un plano con elementos cercanos y lejanos. Dadle uso, pero el justo, y practicadlo mucho.

Como ejercicio, os recomendaría miraros algún capítulo de una serie o una película, e identificar los tipos de plano y movimientos de cámara, así como buscar entender por qué emplean unos u otros, que sensación os producen. En definitiva, buscar su significado. Ello os ayudará mucho a saber que plano realizar, y obtener mejores resultados.

En el próximo capítulo haremos un repaso general al material recomendado para vídeo, partiendo de las cámaras e incluyendo los soportes y herramientas que podemos emplear para realizar estos movimientos de cámara. Veréis que hay mucha variedad, y cómo el vídeo nos puede hacer pobres a una velocidad pasmosa.

En Xataka Foto | Atrévete con el vídeo: teoría básica y primeros pasos (Parte 1)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir