Compartir
Publicidad
Claves para el revelado químico de fotografías (II): Los productos químicos
Guías

Claves para el revelado químico de fotografías (II): Los productos químicos

Publicidad
Publicidad

Tras hablar del espacio de nuestro laboratorio de revelado, seguimos con esta segunda entrega acerca del revelado químico de fotografía para centrarnos en esta ocasión en los productos químicos que empleamos.

Trataremos algunas consideraciones básicas como las temperaturas, disoluciones o productos artesanales como el revelador de papel Caffenol, hecho con café instantáneo.

¿Qué químicos usar?

Para mi primer revelado, de momento, tan sólo me ha hecho falta el revelador de película y papel así como el fijador que sirve para ambos. Los tres son de Ilford, concretamente el Multigrade para papel, revelador ID-11 para la película y fijador Rapid Fixer. El baño de paro lo he sustituído por agua con vinagre.

Puede que enumerar los químicos esenciales pueda parecer una tontería pero es de mucha ayuda para no abrumarnos en nuestro primer revelado. Aumentar el desembolso añadiendo un humectante, baño de paro o tintes no me parece necesario. La primera compra de líquidos es la más abultada y por eso debemos mantener la perspectiva, comprar lo fundamental y después ir ampliando poco a poco nuestro stock con productos de mejor calidad.

Chanel Beck Fotografía de Chanel Beck

¿Concentrado o disolución en polvo?

Para los reveladores (creo que solo en los reveladores de película), tenemos la posibilidad de comprar revelador en polvo que debemos disolver en casa o emplear concentrado, que también tenemos que diluir pero ya viene preparado para usar inmediatamente.

En mi caso, me decanté por un revelador en polvo. Ocupan menos espacio, son más baratos que los preparados en botella y la preparación no es difícil ni complicada.

La elaboración es simple: calentar la cantidad indicada de agua a unos 60º para después verter dos sobres de polvos en el agua, removiendo a continuación la solución. Para esto es muy útil un termómetro de cocina para saber que el agua está caliente y que los polvos se disolverán sin dejar rastros. La mezcla yo la hice en una garrafa de 5 litros por la boquilla grande que permite verter los polvos y remover la mezcla con facilidad.

Hay quien dice que hay que dejar reposar la mezcla para que se asiente, e incluso hay quien cuela algunos restos sólidos que quedan en el fondo. Aunque sí que hay que dejar enfriar la solución antes de usarla, podemos obviar el colado si el agua está bien caliente para que los polvos se disuelvan sin mayor complicación.

Hal Bergman Photography Fotografía de Hal Bergman Photography

La temperatura de los químicos

La temperatura a la que manejamos los químicos es de vital importancia para establecer los tiempos de revelado y fijado. Lo ideal para no calentarnos la cabeza ni sacar cálculos es simplemente revelar en una habitación a 20º, que es la temperatura en la que están todas las indicaciones en los envases.

Cuanto más calor haga, más rápido actúa el revelador; cuanto más frío esté e revelador, más tardará en actuar y mayor será el tiempo de revelado. Yo he revelado este verano con una temperatura de 26º en la habitación por lo que el revelado ha sido rapidísimo.

El frío se contrarresta fácilmente con un calfactor o una estufa, mientras que en verano es imposible refrescar una habitación sin aire acondicionado por lo que deberíamos evitar revelar durante los dias más calurosos de verano para tener la temperatura controlada.

Disoluciones y sustitutivos

Como bien he dicho por arriba, en mi caso no he comprado baño de paro. Me he fiado del consejo de un amigo que me comentó que siempre había parado el revelado con agua y vinagre en una proporción 1+3 o 1+4 aproximadamente. El ácido acético también sirve y de hecho es la opción más cercana a los baños de paro comerciales.

Wikicommons 2 Fotografía de Wikicommons

Los baños de paro comerciales no son excesivamente caros ya que rondan los 10 euros con medio o un litro por botella según fabricante, con la ventaja de que cambian de color cuando llegan al fin de su vida útil.

En relación también a las disoluciones del fijador y especialmente los reveladores, observaremos que hay diferentes propuestas de disolución. Normalmente, una disolución más concentrada (como un 1+1), nos dará un tiempo de revelado más corto y de mayor calidad por la mayor concentración de agentes químicos presentes. Sin embargo podemos ahorrarnos algunos euros empleando disoluciones con menor concentración.

Productos alternativos

Al principio del artículo hablábamos de productos alternativos como el revelador Caffenol. Este revelador casero y resultón es un paso más allá en la experimentación con nuestro material y nos ayuda a identificar los elementos químicos que normalmente pasarían desapercibidos en cualquier cocina. Podemos sustituir el café por vino tinto para hacer Wineol, un revelador mucho más lento que puede llegar a tardar entre 30 y 45 minutos en revelar un carrete.

Wikicommons Fotografía de Wikicommons

También es posible encargar productos químicos para hacer nuestros propios reveladores en tiendas especializadas. Por Internet circulan 'recetas' como esta de Kodak D-76 casero...

  1. En agua destilada 750mL a 52ºC mezclar...
    • Metol 2.50 gramos.
    • Sulfito de Sodio 100 gramos.
    • Borax 2 gramos.
  2. Añadir agua destilada hasta completar 1 litro de solución.

Podemos intentar encontrarlos en nuestra ciudad, pero hay drogerías online donde podemos encontrar estos productos y que incluso ofrecen un apartado a estos elementos químicos como Drogueria Triviño, en Málaga.

Si nos aventuramos en nuestros propios experimentos químicos siempre debemos tener en cuenta que estos materiales son muy peligrosos para la salud y que debemos manipularlos con guantes, mascarilla y gafas protectoras.

En XatakaFoto | Claves para el revelado químico de fotografías (I): La habitación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio