Compartir
Publicidad

Criticar fotografías y seguir vivo para contarlo

Criticar fotografías y seguir vivo para contarlo
Guardar
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como parte de este blog, muchas veces tengo que criticar fotografías, tanto para post específicos (como los duelos de críticas) como para otros más generales. Valorar el trabajo de los demás siempre es delicado, y lo es mucho más cuando entran en juegos valores subjetivos.

Siendo autodidacta, aunque consumidor compulsivo de fotografías por afición, he ido recopilando con el tiempo algunas ideas sobre cómo realizar este tipo de trabajos. Espero que os ayuden cuando también os encontréis en esta delicada posición.

Dónde y cuando hacer críticas

Este punto puede parecer de perogrullo, pero es vital tenerlo siempre meridianamente claro: no todo el mundo está dispuesto a recibir críticas negativas, y por tanto no siempre podemos esperar que acepten nuestro comentario con una sonrisa.

Por nuestra parte, en Xataka Foto jugamos con la ventaja de que vosotros sois los que nos ofrecéis material con el que trabajar, en sitios como el hilo de fotocríticas de nuestro Flickr, pero muchas veces también expresamos nuestra opinión sobre fotografías profesionales. El punto más delicado es tratar con fotógrafos amateur que no lo han solicitado explícitamente.

Por ejemplo, rara vez encontraréis críticas completas en Flickr, donde abundan los “me gusta” y los “únete a mi grupo”. Un paso intermedio son los foros especializados, donde supuestamente las fotos están abiertas a comentarios, aunque muchos usuarios (especialmente los más novatos y/o egocéntricos) no encajan demasiado bien los negativos.

Por último, hay algunas páginas donde lo común es que echen por tierra tu trabajo. Normalmente, ésta es la mejor manera de aprender, pero mi experiencia es que incluso en webs especializadas podemos encontrarnos con más de un enfado. Ante la duda, lo mejor es preguntar primero y actuar con humildad.

Valoración técnica y objetiva

Faro Aureo

Entrando de lleno en la valoración, la parte donde podemos encontrar más guías y bibliografía es en la técnica, que a su vez es donde entran en juego más factores objetivos. Los puntos más comunes que podemos tratar son:

  • Encuadre y composición: Desde los típicos horizontes torcidos a puntos más complejos como la conveniencia o no de usar cánones predefinidos (tercios, regla de oro, etc.)
  • Puntos de atención: Relacionada con el anterior, aunque no necesariamente. Por ejemplo, podemos tratar el uso de contrastes, colores o enfoques selectivos para orientar al ojo a la hora de leer la foto.
  • Exposición y parametrización de la cámara: ¿La foto está sub o sobreexpuesta? ¿Una mala elección de los parámetros ha causado trepidación o desenfoque? ¿Se usó un balance de blancos incorrecto?
  • Calidad final: Factores como la nitidez y el ruido, que pueden venir definidos por configuraciones previas a la toma, por el postproceso, o simplemente por limitaciones en el equipo.

Todos estos puntos, y especialmente los últimos, hay que tomarlos dentro de un contexto y según el nivel del fotógrafo y el equipo utilizado: La misma foto que puede ser digna de alabanza para un neófito o para un aficionado que usa su teléfono móvil, o puede ser completamente criticable para un profesional de una agencia de noticias.

Un consejo es recurrir, siempre que estén disponibles, a los datos de la toma que encontramos en la cabecera EXIF, y que muchos servicios como Flickr nos ofrecen dentro de su interfaz. También, podemos plantearnos muchas cosas sobre la manera de hacer la foto con datos tan simples como la ubicación, la fecha y hora de la captura, o incluso otras fotos de la misma tanda que haya publicado el fotógrafo.

Valoración artística y subjetiva

Banksy... o no

Esta parte es seguramente mucho más importante, pero he querido tratarla después porque es mucho más complicada, y es realmente donde entra en juego nuestra formación, intuición y experiencia. En este apartado entrarían todas las sensaciones que la fotografía sea capaz de transmitirnos.

  • Impresión general: Siempre es positivo hacer una referencia a lo que la fotografía nos ha transmitido antes de analizarla con detalle, tanto visualmente (si es clara o confusa, por ejemplo) como en nuestro estado de ánimo (si transmite serenidad, fuerza, etc.)
  • Mensaje: Tanto si se obtiene a primera vista como si aparece tras un análisis detallado, casi cualquier fotografía intenta contar algo. Una fotografía puede ser una crítica social, un documento o incluso no tener mensaje alguno, como en algunas fotografías arquitectónicas o puramente geométricas.
  • Complejidad y originalidad: En muchos casos es digno de mención el esfuerzo que ha requerido crear la fotografía, y no sólo por la pura complejidad técnica, sino también por la creatividad o la originalidad a la hora de idearla o ejecutarla.
  • Estudia al fotógrafo: Ya lo hemos dicho antes, pero aquí es mucho más importante. Especialmente si tratamos con un artista reconocido, conocer su trayectoria nos puede ayudar a comprender el qué y el por qué de lo que estamos viendo.
  • Compara con los grandes: Pasados casi dos siglos después de las primeras fotografías, no hay por qué reinventar la rueda continuamente. Todos hemos leído en mayor o menor medida algo sobre los grandes fotógrafos, y estos conocimientos son muy poderosos para enmarcar la crítica en un contexto.

O bien en éste o en el anterior apartado seguramente llegaremos en algún momento al temido “yo hubiera hecho“, donde proponemos cambios a la hora de haber tomado o procesado la imagen. Hay audiencias a las que esto le parecerá interesante, y otras donde les parecerá una aberración, así que lo dejo a vuestro criterio.

A mí personalmente me gusta proponer ese tipo de “que hubiera pasado sí“ (especialmente en cuanto a otros posibles encuadres), pero siempre dejando claro que es algo que sólo tiene sentido para las siguientes fotografías que vayamos a hacer, y no para la que estamos comentando.

Empieza por tus propias fotos

fun with polaroids

Antes de lanzarnos a la desesperada a valorar el trabajo de los demás, es vital ser lo más críticos posibles con el nuestro. Hacerlo no sólo nos convertirá en mejores críticos, sino también e indudablemente en mejores fotógrafos.

Con nuestro propio trabajo no necesitamos tener miramientos: Yo, de hecho, os aconsejaría dedicarle alguna vez una tarde completa a repasar vuestras fotos favoritas buscándoles todo tipo de fallos, incluso repitiendo las que os sea posibles tratando de acercarnos a lo que consideremos la perfección, por muy inexistente o inalcanzable que sea.

Y, por supuesto, si estamos dispuestos a criticar el trabajo de los demás, también deberíamos ofrecer el nuestro al mundo. Ya sabéis que estamos a vuestra disposición, pero si queréis algo más rápido y directo, id a vuestro foro favorito y subid vuestra foto a la sección de críticas.

En cualquier caso, estamos hablando de opiniones y de puntos de vista personales, así que, estéis al lado de la crítica que estéis, recordad siempre mantener un espíritu constructivo y, sobre todo, buen humor. Tened también siempre presente, tanto si sois críticos como criticados, no llevar nunca un comentario al terreno personal.

Fotos | Denis Dervisevic | Jorge Martín y Lanpernas 2.0, de nuestro grupo de Flickrhobvias sudoneighm

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio