Compartir
Publicidad
Siete ideas fotográficas de andar por casa para hacer en Navidad
Guías

Siete ideas fotográficas de andar por casa para hacer en Navidad

HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

¿Quien dijo que la fotografía bajo techo solo puede realizarse en un estudio? Aunque el frío, la lluvia, el aire o la nieve no hagan muy apetecible sacar a pasear la cámara, podemos divertirnos con sencillos experimentos fotográficos caseros con materiales sencillos como unas luces de navidad, unas ideas de bricolaje fotográfico o un par de fotografías y unas horas en Photoshop. Bodegones, levitaciones, experimentos con colores y macros a coste cero son algunas de las ideas que os proponemos... ¡empezamos!

Bokeh wall

Bokeh Wall Fotografía de Shizo

Un bokeh wall es una sencilla idea para iluminar el fondo de pequeños objetos o retratos, según las dimensiones en las que lo construyamos. El efecto que genera es muy interesante y es facilísimo de construir porque su diseño es muy sencillo.

Para hacerlo, en primer lugar necesitamos una sujección como un contrachapado o un cartón firme. A continuación, cogemos un generoso trozo de papel de aluminio y lo arrugamos sin que se rompa, generando pequeños picos. Fijamos el papel en el soporte, e iluminamos la zona como queramos dándole cierta angulación para generar picos de luz.

El resultado es parecido a tener un árbol de navidad encendido detrás del objeto a fotografiar pero con un efecto masivo que podremos modificar aplanando o pellizcando el papel según nos convenga. Podemos obtener un efecto similar con unas cuantas luces de navidad que nos ofrece una menor densidad en el bokeh.

Levitaciones

Marina Gondra Levitacion Efectos Especiales 'Alzando el vuelo', fotografía de Marina Gondra

Un proceso que implica algo más de tiempo en el ordenador y no tanto haciendo fotos son los efectos especiales como las levitaciones. Son composiciones que requieren de un poco más de trabajo y que son un agujero de horas si estamos en casa y no sabemos qué hacer. Son fotografías tediosas (que no difíciles), pero también muy satisfactorias si pulimos la técnica.

Podréis encontrar tutoriales detallados sobre cómo hacer las levitaciones en internet, pero básicamente la levitación consiste en tener dos imágenes básicas: una de una persona en la posición deseada y otra de la habitación con el mismo encuadre con el fondo que queramos. Básicamente, lo que hay que hacer a continuación es recortar la figura y ponerla sobre el fondo, vigilando que la integración de la figura y el fondo esté lo más pulida posible a través de las sombras y el color.

Si pasamos unos días con nuestros sobrinos o primos pequeños, podemos jugar con ellos y hacerles unas cuantas fotografías de este estilo para sorprenderlos y pasar un buen rato con ellos. Seguro que luego quedan fascinados con el resultado final.

Aceite, agua y pigmentos

Morbokat Photography Fotografía de KMR Photography

Si nos interesa estar más tiempo disparando que editando nuestras fotografías, probablemente este sea uno de los experimentos más interesantes para ti.

Mezclando aceite, un recipiente de cristal con agua, pigmentos (como pintura acrílica o colorante alimentario) y otros elementos como detergentes o lavavajillas, podremos crear texturas y efectos cromáticos muy interesantes.

Por poner un ejemplo, la manera de proceder recomendaría que fuese distribuyendo tres o cuatro recipientes pequeños con aceite corporal (que es transparente) o aceite de girasol (que tiene un color tostado claro). A cada uno le aportamos los pigmentos que queramos, como rojo, verde, azul y amarillo. A continuación y con la cámara y el flash dispuesto, podemos emplear una jeringuilla para verter la mezcla en el recipiente con el agua y ver cómo se juntan y repelen los colores.

No solo debemos vigilar como coloreamos el aceite, sino que el cómo iluminemos la escena va a ser crucial para conseguir el resultado final que queramos.

Accesorios caseros para nuestro flash

Diy Beauty Dish Fotografía de Pierre Vignau

Si somos un poco más manitas, diseñar y construir accesorios caseros para nuestros flashes puede ser un pasatiempo muy productivo. En internet hay mil tutoriales con los que saber cómo hacer accesorios como un beauty dish, un honeycomb con pajitas negras de cocktail o una ventana para nuestro flash.

Algunos de los materiales más interesantes que podemos usar son el papel de aluminio, el papel vegetal de horno (que puede hacer de difusor) y utensilios de plástico como boles o platos que podemos comprar en cualquier bazar. Pantallas difusoras, ventanas, paraguas y flash rings son algunos de los resultados que podemos conseguir con sencillos materiales y ganas de hacer cosas.

Bodegón de frutas

Oveja Rara Ensalada Fotografía de Oveja

Un clásico heredado de la pintura. Recopila elementos curiosos de tu casa, como frutas, botellas de licor, pequeños paquetes y luego encuádralo y haz una fotografía conjunta.

Este tipo de ejercicios son especialmente útiles si te acabas de comprar un flash externo y quieres aprender a usarlo, o si quieres mejorar tus dotes para componer un elemento cotidiano compuesto de unos cuantos elementos.

Son fotografías técnicas que requieren analizar la composición, saber cómo va a quedar todo iluminado en la fotografía final y el fondo que vamos a emplear para ello. Si además nos gusta la cocina, podemos aprovechar para realizar un delicioso postre y después fotografiarlo, ocupando la mayor parte de la tarde.

Macros con objetivos invertidos

Valmirez Fotografía de Valmirez

La fotografía macro nunca pudo ser más fácil: si quitamos el objetivo de la cámara y lo ponemos del revés, tendremos un objetivo macro casero de relación calidad-precio indiscutible.

Podemos fotografiar de monedas, la piel de las frutas, del iris del ojo de una persona o tejidos de telas con una amplificación brutal. Lo mejor para realizar este tipo de fotografías sería comprar un adaptador que encaja en el anclaje de la cámara con la rosca del parasol que tiene el objetivo, para mantenerlos juntos sin ayuda de sujetar el objetivo con la mano.

Stopmotion



La última sugerencia es el stopmotion, una técnica que consiste en fotografiar los frames que luego montaremos a una velocidad como mínimo de 24 frames por segundo a través del cual generaremos un vídeo.

El stopmotion es uno de los recursos más creativos de los que podemos echar mano: es fácil de realizar y se pueden hacer con varias personas, además podemos inventarnos una historia y emplear sitios muy pequeños para simular espacios enormes como por ejemplo, un muñeco caminando sobre nuestra cama.

No hacen falta elementos ostentosos, podemos elaborar stopmotions con cualquier elemento en nuestra casa, solo hay que echarle un poco de imaginación para pasárnoslo bien e invertir las horas en alguna actividad. Es una actividad recomendadísima para los más pequeños de la casa porque podemos inventar una historia con su muñeco favorito para que cuando vean el resultado final se queden con la boca abierta.

Fotografía de portada | Jeff Vier

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio