Compartir
Publicidad
Publicidad

Sistemas de backup para fotógrafos (II)

Sistemas de backup para fotógrafos (II)
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una vez cubiertos los métodos más al alcance de la mayoría de los mortales, pasemos a algunos métodos complementarios y algo más avanzados, pero que cada vez estarán más al orden del día.

Los que venís de la fotografía más pura encontraréis seguramente este capítulo demasiado técnico, pero para bien o para mal, la fotografía digital cada día nos fuerza a trabajar con nuevos conceptos llegados de la informática, y conviene tener una cierta culturilla técnica, que bien puede salvarnos de un desaste en nuestro archivo fotográfico.

Sistemas RAID

Dándole una pequeña vuelta de tuerca al almacenamiento en discos duros, tenemos los sistemas RAID. La idea es utilizar muchos discos duros como uno sólo, o bien para mejorar su rendimiento (al poder trabajar con todos a la vez), o la seguridad (almacenando varias veces los datos, para seguir funcionando ante caídas de discos).

La manera más fácil de acceder a ellos es buscando un ordenador que lo soporte, bien directamente (muchas placas base de PC en la gama media/alta lo hacen, por ejemplo), o a través de controladoras adicionales. Hay muchas opciones y configuraciones posibles, pero las más comunes son:


  • RAID 1 o espejo: Se replica la información en dos discos idénticos. El espacio usable es equivalente a uno de ellos, pero tenemos bastante seguridad y una gran velocidad de acceso.

  • RAID 5: Tenemos cualquier número de discos, y como espacio usable el equivalente a la suma de los tamaños de todos menos uno. Es rápido, aunque no tanto como el anterior.

Server Guts

En cualquiera de los dos sistemas, para que haya una pérdida de datos tienen que fallar dos discos simultáneamente, lo cual hace muy importante sustituir lo antes posible cualquiera que esté dando problemas. Actuando de esta manera, prácticamente tenemos garantizado que siempre mantendremos accesibles los datos. Otra ventaja de la mayoría de los sistemas RAID es que permiten añadir discos en caliente a medida que necesitemos espacio.

El problema de estas configuraciones es que crean una falsa sensación de seguridad a los neófitos, porque no nos protegen frente a fallos software o del usuario: Si no tenemos ningún medio de protección, no habrá ninguna manera de recuperar una foto que acabemos de borrar. Por tanto, siempre debe ir acompañado de otro método de respaldo (como los vistos en el post anterior).

Sistemas NAS

Las siglas NAS se usan para indicar el almacenamiento en red, en contraposición al que está directamente conectado a nuestro ordenador (que técnicamente se llama DAS). Puede tratarse de un ordenador configurado específicamente para realizar esta tarea (lo cual es común en sistemas corporativos o en grandes oficinas), o de un dispositivo del estilo “caja negra”, que será lo más común en entornos más pequeños.

Lemon Lan

Al estar trabajando en red, es posible compartir los datos entre varios ordenadores y usuarios, y realizar algunas tareas sin depender de ningún ordenador. Muchos NAS, por ejemplo, tienen opciones para realizar copias de seguridad de los datos en dispositivos externos o en discos internos independientes, además de muchas otras que se escapan a nuestra temática (gestión de descargas, de impresión, etc.).

Como un buen ejemplo de ambos sistemas (RAID y NAS), tenemos los productos de la empresa Drobo, muy usados por profesionales de la fotografía. Navegando por su gama, podemos encontrar carcasas USB/Firewire (como las que veíamos en el capítulo anterior), con la capacidad de trabajar con entre 4 y 8 discos en RAID, así como sistemas NAS reales, que permiten acceder a través de la red.

En cualquier caso, podemos encontrar este tipo de dispositivos de muchas marcas y con muchos precios, así que siempre es recomendable estar al tanto de las novedades en este ámbito y contactar con los expertos. En nuestra web compañera Xataka podéis encontrar mucha información sobre los productos de Drobo, y sobre sistemas NAS en general.

En el siguiente, y último capítulo, veremos el almacenamiento online, que entró de puntillas en nuestras vidas digitales (hace más tiempo del que pensamos), y que cada se está volviendo cada día más importante.

Fotos | closari, Chrisdag, y Ryan Franklin

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos