Compartir
Publicidad

Así fue como un físico resolvió el misterio de la mítica fotografía del beso en Times Square

Así fue como un físico resolvió el misterio de la mítica fotografía del beso en Times Square
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pocas fotografías tienen la capacidad de quedar grabadas en la memoria colectiva de varias generaciones. La que conocemos como «El beso», esa en la que aparece un marinero estadounidense dando un beso en la boca a una enfermera en Times Square (Nueva York), es una de ellas. De esta imagen sabemos muchas cosas: que fue tomada el 14 de agosto de 1945, que las personas que aparecen en ella estaban celebrando el final de la Segunda Guerra Mundial, que fue tomada en 35 mm con una Leica M3, y, por supuesto, que su autor fue el fotógrafo prusiano Alfred Eisenstaedt.

Sin embargo, no sabemos en qué momento fue tomada exactamente. Y, lo que es aún más desconcertante, tampoco conocemos con total certeza la identidad de la pareja que se está besando. Estos dos misterios han mantenido entretenidos a muchos aficionados a los enigmas desde entonces, pero uno de ellos ya tiene solución. Y es que Donald Olson, un profesor de física de la Universidad de Texas, ha conseguido determinar exactamente a qué hora fue tomada. Pero lo más interesante no es el dato en sí, sino cómo ha conseguido llegar hasta él.

Así es como lo ha conseguido Olson

Lo primero que hizo este físico antes de embarcarse en su periplo fue pedir ayuda a dos de sus colegas, el astrofísico Steven Kawaler y el astrónomo Russel Doescher, para que le echasen una mano en la construcción de una maqueta que recrease los edificios de Times Square en la época en que fue tomada la foto. Además, se hicieron con mapas antiguos de la ciudad, fotos aéreas y planos de arquitectura para que su recreación fuese lo más meticulosa posible.

Beso2

Uno de ellos se dio cuenta de que en la fotografía de Eisenstaedt se podía observar con bastante claridad la sombra proyectada por el edificio de Loew, por lo que hicieron los cálculos necesarios para averiguar en qué posición se encontraba el sol exactamente cuando fue tomada la foto. Para ello tuvieron que tener en cuenta la distancia que había entre los edificios y la longitud exacta de la sombra. Pero lo consiguieron.

Según ellos Eisenstaedt tomó su icónica fotografía exactamente a las 17:51 h. Eso sí, en hacer todos sus cálculos y maquetas tardaron nada menos que cuatro años. Ahora solo nos queda averiguar con certeza el nombre de la pareja que protagoniza esta fotografía, aunque parece que podría tratarse de George Mendonsa y Greta Zimmer Friedman.

Vía | Wired
En Xataka Foto | Alfred Eisenstaedt y la historia del beso más famoso de la Fotografía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos