Compartir
Publicidad

Los pecados capitales y la fotografía (I)

Los pecados capitales y la fotografía (I)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es fácil encontrar trabajos que hablen sobre esta clasificación de vicios con fotos más o menos descriptivas.

Os propongo un viaje donde la fotografía sea el eje transversal, un actor secundario que ofrece el protagonismo a autores, plataformas, colectivos e incluso a la palabra; un recorrido por la historia reciente de la fotografía haciendo escala en alguno de sus mejores vicios...

La lujuria

La fotografía alimenta nuestro voyeurismo, se me ocurren pocas cosas que produzcan un placer más inmediato y anónimo que el de mirar sin ser vistos. Cientos de autores han retratado la lujuria, la pasión o, directamente, el sexo. Pero la lujuria no responde solo al hecho de satisfacer de manera compulsiva los deleites carnales, también lo es el hacer algo en exceso y ahí es donde haremos nuestra primera parada.

Posiblemente el fotógrafo más prolífico de la historia fue Garry Winogrand, con más de 250000 imágenes, muchas de ellas no llegó a verlas nunca reveladas, muchas de ellas aún están sin revelar.

¿cómo serán las fotos que nunca han visto la luz?, ¿serán las fotos conocidas sus mejores fotos o la mejor está por venir, pero las preguntas que más resuenan en mi cabeza son

¿de quien es la figura que se adivina detrás de la niña de blanco? ¿estaban jugando a tirar el triciclo por la cuesta?... Y un deseo febril y casi lujurioso se me pasa fugazmente por la cabeza: "quiero ir ahí y ver como ha cambiado el 208 de alguna carretera en Nuevo México".

La soberbia

Gordon Willis Drowning Pool Newman Soberbio fotograma de la película The Drowing Pool (Stuart Rosenberg)

De nuevo rebuscaremos en el diccionario una acepción concreta, distinta al que marca la moral cristiana en su listado de cosas malas. Soberbia es la obra cinematográfica del fallecido Gordon Willis. Se encargó de la dirección de fotografía en la saga de El Padrino y en Manhatan. Pero más allá de los títulos por lo que se hizo conocido podemos decir que Willis ha hecho verdaderas obras de arte que no han crecido por estar a la sobra de otras más famosas y laureadas, me encantó su trabajo en The Drowning Pool (de Stuart Rosenberg) aunque he de admitir que no soy muy objetivo, que Paul Newman sea el protagonista hace que todo mejore, sobretodo la fotogenia.

Continuará...

Foto inicio | New Mexico. Garry Winogrand

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio