Compartir
Publicidad
El último estudio fotográfico de Jean Laurent que muy poca gente conoce
Historia de la fotografía

El último estudio fotográfico de Jean Laurent que muy poca gente conoce

Publicidad
Publicidad

Jean Laurent fue uno de los fotógrafos más importantes del siglo XIX en España. Tuvo una de las carreras más prolíficas que se pueden recordar. El último estudio que tuvo se lo hizo su amigo el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco en el barrio de Retiro, en Madrid. Lo mejor es que todavía está en pie. Actualmente es un colegio.

Seguramente podamos encontrar más estudios del siglo XIX a lo largo y ancho de España, pero creo que este palacete es el que mejor se conserva y el que más puede llevarnos a la época en la que los procesos nobles eran los reyes de la imagen. Fue en este lugar donde murió Jean Laurent el 24 de noviembre de 1886 con 70 años.

El negocio iba viento en popa a toda vela. Pero lo que más llama la atención en la carrera de J. Laurent es cómo no paró de desplazarse de un lado a otro confín de España para documentar todos sus rincones, sus obras civiles y todo lo que pudiera estar relacionado con el mundo del arte. Al final de sus días, con el negocio ya en manos de su hijastra y su yerno, tomaron la decisión de tener un estudio-vivienda para acabar con el nomadismo que había sido norma durante toda su vida.

Laurent9 Plano de Ricardo Velázquez Bosco (http://oa.upm.es/49058/1/2010_laurent_MAB_opt.pdf)

Por diferentes motivos que veremos a continuación el arquitecto de tal edificio fue Ricardo Velázquez Bosco, autor del palacio de Velázquez y el palacio de Cristal del parque de El Retiro o la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Madrid, uno de los secretos mejor guardados a los turistas.

La historia del estudio de J. Laurent

J. Laurent debía ser una persona explosiva, expansiva. Fue capaz de convivir con todos los gobiernos que le tocó conocer a lo largo de los años convulsos del siglo XIX en España. Conoció a todos los intelectuales de la época y documentó las obras civiles más importantes de España.

Fue capaz de tener la exclusiva para reproducir todas las obras artísticas de España y venderlas a lo largo y ancho de Europa. Gracias a él los grandes maestros españoles empezaron a ser reconocidos en todas las universidades europeas. Por ejemplo era el fotógrafo en exclusiva del museo del Prado.

Laurent3 Escalera del palacete de Velázquez Bosco

Cuando murió su mujer Amalia en 1869, su hijastra Catalina y su marido Alfonso Roswag se fueron a vivir con él. Fue cuando la compañía pasó a llamarse J. Laurent & Cía. En 1881 decidió ceder el negocio en su totalidad a su yerno, pero evidentemente siguió ligado. En esta época Ricardo Velázquez Bosco recibió el encargo de hacer los palacios de el Retiro. Hay fotos en el archivo de la construcción de estos edificios. Así que ahí se debieron conocer.

Los nuevos propietarios del negocio decidieron construir un edificio que fuera a la vez estudio y vivienda. No deja de sorprender lo lejos que estaba entonces el terreno del centro de la ciudad. Sobre todo si recordamos que su estudio más famoso estuvo al lado justo del Congreso. Todo el que quisiera retratarse debía hacer un buen viaje por tierras hasta entonces vírgenes.

Laurent7 Fachada este

En 1882 compraron el terreno cerca del inicio de la carretera de Valencia. Y en 1884 está registrada la licencia de construcción con los planos de Velázquez Bosco. Tuvieron muchos problemas por lo accidentado del terreno. Pero por fin, en 1886 la familia se trasladó a este lugar, en la calle Granada con Narciso Serra.

La alegría debió durar bien poco, porque en noviembre de aquel año, Jean Laurent murió entre sus muros... Y todo debió cambiar. El negocio se vino a pique en manos de los descendientes. Su legado pasó por varias manos. Resucitó con J. Lacoste y el archivo llegó a manos del Estado en 1975.

El valor del edificio

Desconozco si es posible encontrar en España algo similar al palacete de Laurent. Un edificio construido íntegramente para un fotógrafo. Todo el diseño estaba pensado para la fotografía. Desde el estudio con luz natural hasta los sótanos para el revelado de las copias.

Laurent4 Estudio de J. Laurent

El propio Velázquez Bosco escribió, como podemos leer en este interesante blog sobre Madrid:

destinada a habitación y talleres de estampación del establecimiento fotográfico de los Señores J. Laurent y Cía en el solar situado en la calle de Granada esquina a la de Narciso Serra, constará de piso de sótanos de 4 metros de altura, de planta baja de 4,35 m. de altura y de planta principal en la cual, según se indica en los adjuntos planos estará situada la galería y los talleres…

He tenido la suerte de poder ver por dentro cómo es actualmente. No queda nada de los tiempos pasados. Solo la estructura. Y una escalera de madera que debió recoger los pasos de la familia. No queda nada. Parece ser, como me comentó la actual directora del centro, que el colegio cumplirá pronto los 75 años de existencia como tal.

Laurent2 Antiguos sótanos. Ahora gimnasio

El palacete tiene tres pisos. Un sótano donde debían estar los depósitos y almacenes. La planta baja donde estaban los despachos y el archivo, así como la recepción de los clientes y una planta principal donde se encontraba el estudio y el laboratorio (era imprescindible que estuvieran juntos debido a las técnicas de entonces).

He podido ver los sótanos, convertidos en gimnasio y comedor. Y la planta superior, donde estaba el estudio lleno de luz. Evidentemente está orientado hacia el norte para aprovechar la luz durante todo el día, como ocurría en todos los estudios de la época, ya fueran de pintores, cineastas o fotógrafos.

Laurent5 La luz de J. Laurent

Desgraciadamente el techo de cristal original se ha perdido. Era su seña de identidad, junto con el escudo donde ponía claramente 'Fototipia y fotografíade J. Laurent y Compañía'. Ahora es un aula de informática con monitores de tubo.

Dentro de este edificio de inspiración neomudejar, con cerámicas de los Zuloaga y ladrillo visto, no queda ningún recuerdo fotográfico. El colegio se conoce como el Francisco de Quevedo, uno de los grandes escritores del Siglo de Oro. Pero nada de fotografía. Nada.

Laurent8 No queda nada de su pasado

Cuentan las malas lenguas de la villa y corte que el declive se debió precisamente a todos los problemas que supusieron la construcción de este palacete. Y puede que tengan razón. Eso sí, hoy en día en el barrio (en el cual tengo la suerte de vivir) nadie conoce la historia de este edificio. Sería maravilloso poner una placa en su memoria, o cambiar el nombre de la calle. Un bonito homenaje a una de las figuras más importantes de la fotografía del siglo XIX. ¿Quién se apunta?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio