Compartir
Publicidad
Publicidad

Fotografiar en el zoo y reservas de animales

Fotografiar en el zoo y reservas de animales
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la llegada del buen tiempo apetece salir a hacer fotos a cualquier cosa. Cada vez tenemos más fácil fotografíar elementos arquitectónicos, calles y motivos urbanos, pero a costa de comerle el terreno a la naturaleza. Afortunadamente existen pequeños reductos en los que podemos observar y admirar animales vivos en un entorno más o menos natural.

Los pequeños parques zoológicos van dando paso a grandes parques de naturaleza, donde los animales tienen unas condiciones de vida menos estresantes. Como no es momento de valorar o debatir sobre la función de estos parques vamos a centrarnos en las posibilidades fotográficas que nos ofrecen y como sacarles el máximo partido posible.

Lo primero que tenemos tener en cuenta y que debe primar sobre cualquier otra circunstancia, es que vamos a fotografíar a seres vivos que seguramente no están muy agusto en ese lugar, por lo que debermos ser respetuosos con ellos al máximo, evitando crearles mayor estrés con nuestra actividad. Azuzarles, lanzarles palos o piedras, utilizar flash en recintos cerrados o muy pequeños, puede ayudarnos a conseguir una gran foto, pero nuestra conciencia no estará muy a gusto con nuestra obra.

tigre

En segundo lugar deberemos seguir las indicaciones de los cuidadores y leer y cumplir las normas del parque, son por el bien de todos, tanto animales como visitantes.

Vistas estas dos recomendaciones importantes, vamos con una serie de consejos útiles:

  • Temperaturas. La mayoría de los animales suelen estar cómodos con temperaturas suaves, elegiremos una temporada en la que no haga excesivo calor ni frío. La primavera y el otoño son las épocas más apropiadas, además los días son bastante largos y podremos aprovechar bien la luz hasta bien entrada la tarde.
  • Fechas y horarios. Normalmente los fines de semana es cuando más público hay, lo cual puede molestarnos un poco si vamos exclusivamente a hacer fotos, pero también debemos recordar que posiblemente haya espectáculos que sólo puedan verse esos días, como los de aves o delfines. Lo mejor es consultar antes los días de pases y horarios para no llevarnos sorpresas y poder planificar bien nuestra visita.

milano

  • Comida y bebida. En los parques suele haber casi más puestos de comida que animales, así que en este sentido no tendremos que preocuparnos mucho, eso sí, echad unos cuantos billetes en la cartera que no suelen ser muy baratos. De cualquier forma conviene llevar siempre a mano una botellita con agua y algún tentempié para reponer fuerzas cuando nos flaqueen las piernas.

Y por fin vamos a hablar de lo que nos importa realmente, fotografía:

  • Equipo fotográfico. Lo ideal sería llevar una carretilla con todas las focales disponibles en el mercado para nuestra cámara, pero como eso es muy improbable, además de agotador, tendremos que conformarnos con un par de objetivos. Normalmente vamos a disparar a distancias muy largas por lo que necesitaremos el teleobjetivo más largo que tengamos, pero también vamos a tener medias distancias así que lo más indicado puede ser un zoom de distancia media, entre 70 y 300 mm. No nos olvidemos de que habrá situaciones en las que un objetivo corto y luminoso tambien nos será de mucha utilidad, incluso puede que con un angular consigamos alguna toma impactante. Así que también llevaremos un zoom corto entre 17 y 50 mm. Si tenemos un todoterreno amplio o una compacta con mucho zoom, pues ya lo tenemos todo resuelto.

cascabel

  • Cristales y rejas. En alguna ocasión no nos quedará más remedio que hacer las fotos a través de un cristal o una malla metálica. Si la malla es gruesa podemos intentar meter el objetivo entre los huecos para evitarla. En el caso de mallas más finas podemos intentar desenfocarlas buscando un punto óptimo para que no moleste demasiado y con los cristales lo mejor suele ser pegar completamente el objetivo al cristal para evitar reflejos.
  • Componiendo. En los zoos hay todo tipo de animales, algunos nerviosos y escurridizos que pondrán a prueba nuestra velocidad de disparo y otros tranquilos que nos permitiran trabajar con calma y buscar composiciones más elaboradas que resulten más atractivas y naturales.

sabana

  • Buscar un sitio adecuado. Cuando vayamos a nuestro aire por el parque no tendremos mayores problemas para buscar una posición más cómoda, pero en el caso de que queramos fotografíar algún espectáculo la cosa cambia, ya que tendremos que estar sentados en nuestro asiento todo el rato. Par ver bien todo el espectáculo es mejor ponerse en la parte alta, pero para fotografíar, sacaremos mejores planos en la parte media o incluso baja. En el caso de los espectáculos de aves podremos fotografiarlas contra el cielo y en el caso de delfines podremos reflejar mejor la perspectiva y altura de los saltos desde una posición más baja. En este caso cuidado con las salpicaduras, sobre todo si hay orcas.
  • Retratos. En ocasiones podremos acercarnos bastante a algunas especies, utilizando el teleobjetivo con diafragmas muy abiertos conseguiremos buenos fondos desenfocados, ideales para algún que otro retrato.

aguila

  • Oportunidad. No nos olvidemos de que estamos hablando de animales salvajes y que sus reacciones son totalmente impredecibles. Estaremos atentos a cualquier movimiento o actitud que nos resulte extraña. Un trozo de comida o un simple palo puede desencadenar un juego o una riña. Por supuesto tendremos cuidado de llevar baterías y tarjetas de memoria de repuesto y aprovecharemos a cambiarlas en un momento de calma donde no se nos pueda escapar ese momento único que andamos persiguiendo.

osos

Como siempre, suerte y buenas fotos.

Fotos | Mario Ximénez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos