Compartir
Publicidad
Publicidad

La importancia del bagaje visual para no perder el tiempo durante el retoque

La importancia del bagaje visual para no perder el tiempo durante el retoque
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de los fotógrafos que apenas llevemos un lustro en esto de tomar imágenes hemos empezado a fotografiar mientras leíamos en blogs y foros que "lo más importante de una foto está en el retoque", "no te preocupes por una mala foto, luego en el retoque gana mucho". Estas frases hay fotógrafos que se las creen y las perpetúa vomitándolas al más puro estilo cuñado, pero la realidad es que para tomar mejores fotografías lo más importante es entrenar nuestro ojo y no aprender a retocar: empaparnos de referentes y conocer a fondo elementos tan básicos como el encuadre, la iluminación y el color.

La verdadera dimensión del retoque

El retoque fotográfico se encuentra sobrevaloradísimo. Muchos fotógrafos lo emplean como un 'todo vale' cuando no es así: a cada fotografía le encaja un estilo de retoque y si pretendes procesar una puesta de sol en blanco y negro porque te gusta eres libre de hacerlo pero así tan sólo demuestras una profunda ignorancia sobre la técnica fotográfica. Una fotografía casual no se va a convertir en una buena fotografía por muchos plugins de procesado de color que utilices. No te agobies, piensa más allá la próxima vez y mejora paso a paso.

La ansiedad por conseguir una buena fotografía hace que nos confundamos y no pensemos en los por qués: ¿por qué hago esta foto? ¿qué quiero contar con ella? ¿este tipo de retoque se corresponde con el tipo de fotografía que quiero conseguir? ¿los volúmenes visuales de la fotografía encajan armónicamente entre ellos? Fotografiar situaciones casuales y sin criterio hace que generemos una imagen sin sentido, en el que los elementos no encajan entre sí ni se elabora un discurso sobre el por qué hemos tomado una imagen o por qué hemos dispuesto los elementos de esta forma y no de otra.

Che Contact Sheet Fotografía de René Burri

El retoque no es ni remotamente importante en una fotografía, lo realmente importante está en los 30 centímetros detrás de la cámara, como diría Ansel Adams. Todos los elementos de una fotografía deben tener sentido y enmarcarse no sólo en nuestra situación actual sino en los referentes que manejamos: ¿estamos realizando fotografías de corte clásico en estudio como uno de los retratos de Irving Penn? ¿queremos conseguir una iluminación policial a lo Terry Richardson?

Adams The Tetons And The Snake River Fotografía de Ansel Adams

Como he dicho, cada tipo de fotografía tiene su tipo de procesado y no podemos ignorarlo conscientemente. Podemos emplearlo, modificarlo con criterio y amoldarlo a nuestro estilo a lo largo del tiempo; un estilo en el que debemos trabajar no años, sino décadas, para conseguir llegar y perfeccionarlo a través de la experiencia y del entrenamiento del ojo, empapándonos del trabajo de otros fotógrafos. Cuanto más sepamos sobre nuestro contexto fotográfico e histórico, más y mejor podremos realizar nuestro trabajo

La importancia del bagaje visual

El bagaje visual es la parte más importante en la toma de una fotografía, que se fermenta antes de apretar el disparador por primera vez. De hecho, empieza antes de que te compres tu primera cámara: has visto imágenes que te gustan o que te han impactado y una pasión por crear objetos inmortales como esos te ha llevado a dedicarte a la fotografía profesionalmente o al menos quieres tomar buenas fotografías de aquello que te rodea.

Mkemal Fotografía de M Kemal

Empaparnos de imágenes de otros con espíritu critico y analítico hace mejorar nuestra autocrítica, empuja nuestros límites creativos y nos envalentona a probar cosas nuevas. El tiempo que perdemos en encontrar el look instagramero ideal podríamos aprovecharlo mucho más investigando los estilemas que caracterizaban a otros grandes fotógrafos como Martin Parr para ver cómo otros fotografos le sacan partido a un día de playa.

Investigar la forma de pensar y trabajar de grandes fotógrafos nos ofrece no sólo una imagen psicológica de un fotógrafo sino también de cómo trabaja porque realizar una fotografía es un acto tremendamente personal en el que incrustamos nuestra propia huella psicológica. Asuntos tan profundos como la relación que tenemos con respecto a quien estamos fotografiando quedan impregnados en la imagen si sabemos leer estas claves.

Nancy Fotografía de Nancy

En definitiva, ningún retoque es lo suficientemente bueno para hacer una buena imagen de una mala fotografía y a su vez una buena fotografía apenas necesitará retoque para terminar de encajar detalles, lo que se traduce en menos tiempo delante del ordenador y más tiempo para seguir produciendo fotografías. El bagaje visual adoptado con espíritu abierto, crítico y analítico probablemente sea una de las cualidades más difíciles de conseguir y perfeccionar para un fotógrafo y esto se traduce directamente en mejores fotografías porque la fotografía no se realiza en el postprocesado, sino desde el momento en el que decidimos dedicarnos a la fotografía para crear y compartir nuestro trabajo.

En XatakaFoto | Por qué quejarse del retoque con Photoshop es una absoluta estupidez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos