Compartir
Publicidad

Los posados no posados en la fotografía, ese paso intermedio entre una buena imagen y otra mejor

Los posados no posados en la fotografía, ese paso intermedio entre una buena imagen y otra mejor
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Reunión con una pareja de novios que va a casarse (podría ser cualquiera). Toma de contacto. Primera frase: “No queremos posados, nos gusta la fotografía más espontánea”. Y aquí es cuando resuena una vez más en mi cabeza: “¡Cuánto mal está haciendo para el vocabulario popular la palabra posado!”.

Y yo me pregunto, en la ceremonia se realiza un reportaje espontáneo (aquí llamamos espontáneo a un estilo más documental), en el baile también, ya en los previos incluso el fotógrafo puede escabullirse y salir corriendo de las fotografías típicas de posado vertical y canónico de la novia con la abuela y el padrino para ser creativo buscando composiciones más atractivas.

Pero, ¿qué pasa con ese momento tras la ceremonia, ese intervalo en lo que hemos venido a denominar como fotografías en los jardines? Aquí es donde viene el gran engaño que hemos ido creando con la palabra posado y todo lo que conlleva. Diseccionemos los distintos tipos de esquemas compositivos en este punto.

Posados3
Típica composición espontánea en los previos de una boda

Los tipos de posados y su evolución

Por un lado están los posados de toda la vida, es decir, la pareja situada al lado de una fuente en los jardines (por poner una imagen mental y entrar en situación), donde ambos miran a cámara en un tipo de imagen, que a estas alturas de la tecnología se asemeja más a una estampa de esas que pides que alguien te haga cuando le prestas tu móvil frente a la Fontana de Trevi (por seguir con el tema de las fuentes).

Posados5
Típico posado súper posado que podríamos incluir en la segunda generación de fotografía de bodas

Supongo que ese tipo de imagen es a la que los novios se refieren cuando dicen que éso no es lo que quieren. Y aquí entra en juego el siguiente esquema de posado. Misma fuente, misma pareja, pero en vez de mirar a cámara, miran a una especie de horizonte imaginario. Digamos que este fue el paso siguiente al tradicional posado y el germen, al mismo tiempo, del tipo de fotografía que se hace hoy en día.

Podríamos hablar de una influencia que viene de una corriente más documental en EEUU y que ha derivado en toda esa ola de “posados no posados” que con tanto entusiasmo ha sido acogida, de momento por una minoría, a nivel de público, si lo comparamos con la mentalidad global que aún se tiene sobre lo que debe ser la fotografía de bodas.

El posado que surge del posado tradicional y conceptual

He titulado este post con la coletilla de “ese paso intermedio entre una buena imagen y otra mejor”. Porque el posado que actualmente se está demandando es esa fotografía que ocurre, dirigida sutilmente por el fotógrafo, entre el momento de una mirada a cámara y una bajada de guardia por parte de la pareja.

Posados2
Posado donde se les deja actuar de forma espontánea

Es ese dejarles estar, es esa paciencia de un fotógrafo buscando las muestras de cariño naturales, sin ser forzadas, pero todo ello bajo su batuta que no dirige directamente aunque lo esté haciendo gracias a un colocación mental de los elementos en su cabeza, gracias también a esa experiencia de esquemas repetidos y de gestos por parte de los novios que se vuelven espontáneos aún sabiendo que hay un objetivo que les está apuntando y disparando sin parar.

Estheryalvaro Webmirada 5
Momento de bajada de guardia donde los novios no sabían que se les estaba haciendo fotos

Por último, no me gustaría dejar de mencionar ese tipo de posados que se meten en el saco de una fotografía más espontánea aún viniendo de una tradición absolutamente conceptual. Me refiero a ese tipo de planos de los novios súper frontales a cámara, o donde se les corta la cabeza, o se les hace un picado, entiendo que porque terminan conviviendo con unas tomas más naturales y de ahí que todas convivan en armonía en esta actual fotografía de bodas.

En resumen

Por todo ello, quizá los novios se refieran a que buscan más la espontaneidad en el trabajo global, prefieren que se les tome fotografías cómo si estuviesen siendo grabados en la clandestinidad, aunque irremediablemente tengan que pasar por el fotocall de los posados, entendido ésto como ese momento donde engañan a la cámara y hacen ver que están posando de forma natural cuando en realidad ya está todo pactado.

Por cierto, la foto de portada, aunque parezca un posado de esos conceptuales donde se les pide que den la espalda a cámara, en realidad es un robado ya que estaban posando para otro fotógrafo dentro de esa misma sesión de fotos. Con lo cual, ni todo son posados, ni lo que parece un robado luego es un posado, ni tantas cosas que si explicásemos harían perder toda la magia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio