Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Marca de agua en tus fotografías? No gracias
Opinión

¿Marca de agua en tus fotografías? No gracias

Publicidad
Publicidad

Cuando llegó la fotografía digital a nuestro mundo, y más en concreto las redes sociales en las que poder compartir fotografías, todos los fotógrafos se echaron las manos a la cabeza por la posibilidad de ver "robadas" y "usurpadas" sus fotografías de forma más fácil y sin casi trabajo.

Y entonces, y gracias a los programas de edición fotográfica y otros software de imagen, nació la archiconocida marca de agua (digital por supuesto, la técnica ya la teníamos de mucho antes).

La marca de agua es una técnica que tiene muchísimo usos en la tecnología digital, y aunque hay diversas formas y técnicas de implantarla de forma poco intrusiva, la dificultad por realizarlas acaba por ser manifestada de la forma más sencilla y barata posible. Eso si, a costa de la invasión y poca delicadeza al ser introducida; hasta tal punto de corromper una imagen.

Aunque no voy a entrar de forma más técnica en la situación, si comentar que no soy muy partidario de esta forma de "firmar" o proteger las fotografías.

Marca de agua NO por favor

Como dije, existe una corriente que aún conserva la idea de aplicar la marca de agua a sus fotografías; ya que se considera que en la era digital el "robo" de imágenes es sencilla y carece de complicación. Ante esta corriente podríamos manifestar que la sencillez de poder aplicársela es uno de los motivos.

Es sencillo y nos protege. Sin duda lo es pero, ¿de verdad creemos que una marca de agua visual ayuda algo a nuestras fotografías?

La respuesta es fácil y clara. No, y rotundamente No.

16222443095 F5f8e6c3c6 Z
Fotografía de Pablo Camacho

Tanto si somos fotógrafos profesionales como si sólo usamos la fotografía como hobbie, este termino de "marca de agua", tal como lo conocemos, es mejor que desaparezca de nuestras cabezas y más aún, de nuestras fotografías. En un mundo en el que estamos mostrando nuestras imágenes, el no poder visualizarla correctamente es como si quisiéramos ver una película en el cine y, continuamente, tuviéramos a una persona delante nuestra viendo la pantalla por trozos.

En definitiva, el primer punto es que, la experiencia de visualización se resiente y baja hasta términos insospechados.

Además, la hipocresía en estos puntos es bastante patente. Cuando compartimos nuestras fotografías para todos es porque deseamos que las gente las vea, pero por favor que las vea BIEN. Además, ¿a cuántos de aquí nos gusta la publicidad? Y me refiero a esa publicidad intrusiva que te fastidia cuando ves una película o la que puedas ver en todo el medio de un artículo de una revista. Pues pensemos en los demás antes que en nosotros a la hora de mostrar nuestras fotografías. A la postre, si las enseñamos es para que los demás las vean, nosotros ya las tenemos muy vistas.

Ventajas de NO poner la marca de agua jamás y alguna posibilidad de hacerlo sin ser invasivo

Como comenté anteriormente si nos gusta compartir nuestras fotografías y para que sea visualizadas, ¿por qué esconder una parte? A día de hoy, con o sin marca de agua, las fotografías pueden ser robadas sin dificultad alguna; y al final somos nosotros los que perdemos parte de esa visualización en gente que de verdad pueda estar interesada por nuestro trabajo.

Si nuestro trabajo es bueno la fotografía será robada si, pero habrá miles de otras personas que harán el verdadero movimiento importante contactar con las personas que lo realizan para les comenten como se hizo, o mejor aún... hacer otras nuevas. Y eso... alguien que te robe la imagen al final, poco podrá hacer...

Mike Kelley Wake Turbulence Fotografia 2
Mike Kelley compartió esta imagen en alta resolución y sin marca de agua hace meses. Esto le llevo a que fuera robada, pero a conseguir lo que siempre soñó... Trabajar para muchas aerolíneas y compañías...

Al fin y al cabo, son riesgos si. Pero riesgos que están a la orden del día y que pueden dar infinitamente más beneficios que perdidas.

Existen varias formas de dejar claro que uno es el autor en una obra y que, aunque también se pueden modificar, siempre te harán autor de ella a pesar de todo, como por ejemplo si conservas los archivos originales. Insertar tus datos en los metadatos de la imagen es algo más que suficiente; aunque si queremos introducir nuestro nombre visible también se puede hacer de forma poco intrusiva.

Recordad, la fotografía es lo más importante. Nosotros no podemos ser los protagonistas de una obra por encima de ella... eso, nunca le gustará al observador, al igual que nunca nos gustaría a nosotros. Pensemos siempre antes en nuestro público. Y es que, al final la protección, en este caso, acaba por ser el peor aliado de aquel que quiere preservar su estilo y/o llevarlo cuanto más lejos posible.

Fotografía de portada | Oscar Penelo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos