Compartir
Publicidad

¿Psicosis en el mundo de la Fotografía por la necesidad de consentimiento expreso para hacer fotografías de personas en Hungría?

¿Psicosis en el mundo de la Fotografía por la necesidad de consentimiento expreso para hacer fotografías de personas en Hungría?
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Somos fotógrafos, no delincuentes. La culpa es de Snowden. El conocido hacker de la NSA, Edward Snowden, nos despertó de un largo letargo a gran parte de la sociedad mundial con sus declaraciones y los datos ofrecidos sobre el espionaje a los ciudadanos. Antes estuvo Wikileaks. Antes hubo otras polémicas como los descubrimientos ofrecidos por publicaciones como Der Spiegel, The Guardian, O'Globo o The Washington Post, descubrimientos que han tenido su reflejo en el malestar de la opinión pública en muchos países. Consecuencias: nos hemos vuelto recelosos de todo. De la fotografía también. Antes de ahondar más en la cuestión, quiero que os planteéis este artículo como un ejercicio hipotético de reflexión sin más. Saber que Google, Facebook, Twitter, Apple o Microsoft tienen o han tenido obligación de dar acceso a sus servidores para permitir el análisis masivo de sus correos, imágenes, fotografías o documentos, ha contribuido también a cierta histeria colectiva. Sin embargo, los usuarios seguimos colgando cosas en la red, seguimos haciendo fotos y poniéndolas ahí. No pasa nada. Un artículo del nuevo código civil húngaro pone al descubierto los problemas que puede acarrear realizar.

Ley de Consentimiento expreso para realizar fotografías en las que aparezcan personas (Hungría)

Ser ciudadano de la Unión Europea conlleva una protección mucho más extensa (en la teoría) de los derechos de los usuarios, aunque como los grandes proveedores tienen sedes en EE.UU., desde allí se amparan supuestamente en ese hecho. El caso más reciente - y que viene a inspirar este artículo - es la aprobación de una Ley en Hungría, estado miembro de la Unión Europea, que obliga dentro de su territorio nacional a que cualquier fotografía realizada en la que aparezcan personas lleve asociado el consecuente permiso expreso de todas las personas que aparezcan en la fotografía.

Toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y familiar, de su domicilio y de su correspondencia — Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales -

A partir del 15 de marzo pasado si vas por Hungría, ten cuidado a la hora de sacar fotos pues si sacas una persona dentro de tu fotografía y no tienes su consentimiento expreso, según su nuevo código civil podrías estar quebrantando la Ley. Como suele ocurrir en muchas leyes, no solo de nuestro país, la redacción de ese artículo, según The Guardian, es algo vaga y de forma muy genérica.

La nueva regulación es otra complicación no deseada para la profesión fotográfica en Hungría. ¿Podemos tomar fotos de extraños como personas mirando un escaparate? ¿Disparamos primero y preguntamos después por el permiso? - Ákos Stiller, reportero gráfico de HVG, The New York Times y Bloomberg -

Al igual que este reportero gráfico, muchas más voces se hacen eco de estas preguntas. A partir de ahora es ilegal tomar fotografías en las que aparezcan personas en Hungría - sin consentimiento expreso por escrito.

En nuestra legislación, la española, siendo estrictos, los derechos de imagen tomada los posee el fotografiado, los de autor y explotación de la imagen los posee el fotógrafo. Y, aunque haya firmado su consentimiento, por ejemplo, para un reportaje o ponerla en nuestra galería, es éste quien tiene la última palabra siempre. Por tanto, si este nos pide que retiremos una fotografía que le hicimos y que está en nuestra galería, hemos de atender (nos guste o no) su petición y proceder.

Existe, además, una especial protección a los menores de 16 años que no pueden ser fotografiados sin consentimiento de sus padres. Pero, la norma prevé la posibilidad del ejercicio del Derecho a la Información, también. También se prevé la posibilidad de fotografiar en eventos públicos y otras excepciones como cuando la persona no es el elemento principal de la fotografía (por ejemplo, un edificio y, de forma casual, cruza una persona). También prevén nuestras normas que se puedan fotografiar personas sin consentimiento expreso cuando no sean reconocibles (por ejemplo, de espaldas). Actualmente se quiere prohibir la toma de fotografías en manifestaciones como ya sabemos, se pretende prohibir fotografiar a los agentes de los cuerpos de seguridad mientras están de servicio, aun cuando pudieran estar cometiendo una infracción. Es claro que el derecho a la intimidad de las personas es un derecho fundamental, un derecho que es invadido continua y sistemáticamente. Pero, por otro lado, ¿no tenéis un poco la sensación de que se está trasladando la culpa hacia el mundo de la fotografía?

Reflexiones

Yo ya no sé qué pensar realmente de todo esto. Ninguno de los grandes fotoperiodistas podría publicar o realizar ningún reportaje. No solo hablemos de Capa o Cartier-Bresson. Imaginaros a James Natchwey o Steve McCurry trabajando de esa manera constantemente. No lo tengo claro. Ni como fotógrafo, ni siquiera a nivel de usuario. ¿Os imagináis una ley así en España? Tal vez tengamos pinceladas en algunos artículos de nuestras leyes. Pero cómo limitar por ejemplo la realización de fotografías en una zona turística, por ejemplo. ¿Ponemos un policía por cámara o smartphone? Creo que como dijo Sócrates: Solo sé que no sé nada. Tal vez, vosotros y yo mismo, en breve, seamos unos delincuentes.

Más información | The Guardian | Hungarian Globe

Fotografía de portada | 'Hungarian Parliament Building by Night' de Costel Slincu en Flickr (cc)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio