Compartir
Publicidad
Qué hacer cuando se genera un conflicto entre el fotógrafo y una modelo
Opinión

Qué hacer cuando se genera un conflicto entre el fotógrafo y una modelo

Publicidad
Publicidad

En la fotografía de moda, disponer de un equipo humano que se adapte al ritmo de trabajo de un fotógrafo no es fácil. Es necesario trabajar con mucha gente y encontrar la buena sintonía tanto con el equipo detrás de las cámara como con la modelo que posa para nuestros trabajos. Ante esta duda, ¿cómo podemos solucionar los conflictos que se generan durante una producción? ¿quién tiene una mayor autoridad durante la realización de una sesión fotográfica, el fotógrafo o la modelo?

¿Existe una jerarquía que respetar?

Lo primero que se me ocurre es que, como por ejemplo en el cine, el equipo técnico tiene una jerarquía muy definida, y el director suele ser el máximo responsable del producto final porque es quien supervisa y coordina todos los equipos. Por ejemplo, si el director de fotografía planifica una secuencia que el director no había visualizado así, tendrá que modificarla ara que se adapte al resultado que quiere el director.

En una producción fotográfica, la jerarquía es una suerte de mezclaíllo en el que todas las partes se encuentran al mismo nivel: agencia, modelo, equipo técnico y fotógrafo. Cada uno tiene poderes de negociación fuertes y diferentes, por lo que hay que saber contentar a todo el mundo para que la experiencia sea satisfactoria, por lo que no se establece un liderazgo claro.

Otro punto a tener en cuenta es quién es el cliente. En España siempre pensamos que el cliente siempre tiene la razón y además le consentimos que sea capaz de dirigir nuestro trabajo aún sin tener ni idea de ilustración, diseño o en nuestro caso, fotografía. En el caso de una producción cinematográfica remunerada, asumimos que es la productora la que tiene la última palabra sobre el trabajo final porque es quien pone en riesgo su capital.

10152822384 0b5274798e B Fotografía de Noel Foglia

¿Quién manda en una colaboración?

¿Cómo podemos lidiar en esas situaciones de confrontación? Según Carlos Rejas, fotógrafo de moda, las fotos de una colaboración pueden usarse para portafolio personal aunque éstas no gusten a la modelo o a la agencia, aunque lo ideal es que sean unas fotos útiles para todas las partes...

En una colaboración ya sea un test o una editorial prima el bien común para todos los profesionales que intervienen. Lo ideal es que las fotografías obtenidas sirvan tanto a la modelo como al fotógrafo y al resto del equipo; maquillador, estilista y peluquero. Una de las fotos puede no gustar a la modelo o a su agencia, en esta circunstancia lo normal es que la agencia no utilice las fotos para el book de la modelo. Esto no quiere decir que el fotógrafo no pueda utilizar las fotos para su portfolio. En cualquier caso siempre prima el sentido común y el dialogo cuando se presenta un problema porque las fotos no gustan a alguna de las partes.

Siempre que se hace una colaboración con una modelo freelance, es recomendable firmar un documento de cesión de derechos de imagen. Este documento es indispensable si la modelo es menor de edad. [...] Cuando una modelo es de una agencia todo es más sencillo ya que la agencia es la representante legal de la modelo y son ellos los que se encargan de sus derechos de imagen.

9330218925 A665a14505 K Fotografía de Noel Foglia

En la fotografía de moda también hay que respetar al cliente, pero en algunos casos, las colaboraciones son gratuítas para ambas partes y se generan conflictos que se deben resolver. Resolver esto es tarea del fotógrafo como máximo responsable del equipo técnico, y para ello debemos saber transmitir nuestro punto de vista, ser corteses y controlar los egos. Esto lo sabe bien el fotógrafo de moda Jonathan Segade, que defiende que el fotógrafo es a las sesiones fotográficas lo que el director de cine es a las producciones, y debe respetarse su visión conforme a un trabajo.

Para fotografiarle un test a una modelo, en un principio la agencia te llama porque ya te han visto y les gusta su trabajo, por lo que seguir sus directrices será lo mejor. Esto no se dá en las colaboraciones, en las que se suelen llamar a fotógrafos que les apetece colaborar para crear las primeras fotografías de su portafolio, ya que no hay una remuneración para nadie. Aquí puedes ser libre de darle a las imágenes el toque que quieras, pero tienes que tener cuidado porque si no les gusta el resultado, no volverán a llamarte.

En el caso de que haya una fotografía que como fotógrafo te guste pero a la modelo no le guste, hay que saber controlar los egos. Muchas veces, fotografiar es una lucha entre lo que quieren las distintas partes, y hay que saber llevarte las cosas a tu terreno. Al fin y al cabo, tú eres el director de la producción y tienes una opinión que debería respetarse. Dentro de lo razonable hay que tener cortesía profesional, pero hay situaciones en las que por inexperiencia o falta de visión, tienes que imponer tu punto de vista porque sabes que va a salir bien.

Foto de portada | Noel Foglia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos