Compartir
Publicidad
Publicidad

Sony A380, la hemos probado

Sony A380, la hemos probado
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad


A comienzos del pasado verano, Sony presentó tres nuevos modelos de réflex, las más sencillas y cuyo diseño se renovaba, además de unas pocas novedades. Entre ellas, estaba la A380, que hemos podido probar y evaluar con detalle sus principales características.

Una Sony A380 que va destinada a aquellos que se inician en el mundo de las DSLR y que no quieren excesivas complicaciones. Su diseño y sus funcionalidades se caracterizar precisamente por extremar la sencillez de uso y ofrecer un tamaño reducido.

Lo cierto es que el renovado diseño (con parte superior en gris) se puede calificar de acertado, ya que en las manos uno aprecia que su construcción está muy conseguida y se aleja de otros modelos y marcas que hacen de su aspecto plástico uno de sus defectos a primera vista. La Sony A380 mantiene un tamaño pequeño, pero fácil de agarrar y sus menús configurables permiten cambiar el color de los menús, además de que vienen acompañados de iconos que ayudan a comprender los parámetros a los más neofitos en el mundo de las réflex. Es un acierto, ya que, aunque a los más experimentados les pueda resultar demasiado obvio, no viene mal teniendo en cuenta que va dirigido a los que quiera adentrarse en las réflex de la mano de Sony.

Sony A380 XF 2

Características principales

La A380, pues, está destinada a aficionados y su concepto y prestaciones están dirigidas a satisfacer sin abrumar a los que se inicien. Recordemos que viene equipada con un sensor CCD de 14,2 megapíxeles (y procesador Bionz), una pantalla LCD (de muy buena calidad) de 2,7 pulgadas y con inclinación ajustable. Por supuesto, incorpora SteadyShot (un estabilizador efectivo), Live View y, además, conexión HDMI. Lamentablemente, no incorpora vídeo lo que le hace perder enteros junto a la competencia y que hubiese sacado más partido aún de su pantalla abatible y de la conexión de alta definición.

La velocidad de disparo continuo es de hasta 2,5 fps en resolución completa y hasta 2 fps si usamos el sistema Live View. Suficiente para la gran mayoría de aficionados.

Sony A380 a 3200 ISO

También permite alcanzar hasta 3200 ISO, aunque como se puede apreciar en la imagen, con un ruido muy notable. Hasta 800 ISO posee unas prestaciones aceptables, aunque el ruido ya aparece cuando se dispara a 400 ISO (ver comparativa). Problema habitual en este tipo de réflex.

A través de su tapa lateral, podemos acceder a las ranuras para tarjetas SD y las MemoryStick. Además, de encontrarse en este compartimento el resto de conexiones, con cómodo acceso, aunque no parece demasiado acertado, generando impresión de fragilidad.

Sony A380 XF 3

Dispone de nueve puntos de enfoque, rango de velocidad de obturación de hasta 1/4000 y un visor que cubre hasta el 95% del campo de visión. Posee un sensor, justo debajo que al detectar la proximidad de nuestro ojo, desactiva la pantalla, lo que resulta útil para ahorrar batería.

Su peso ronda los 500 g y la batería no está nada mal, ya que soporta hasta 500 imágenes, que se quedan en 230 si usamos el Live View. No es tan duradera como en modelos anteriores, pero ronda la media que suelen tener las de la competencia.

Sony A380 XF 4

Como ya incorporaba en modelos anteriores, la A380 posee un segundo sensor cuyo objetivo exclusivo es dotar de un sistema de visión en directo (Live View) excelente. Veloz, con gran calidad de imagen y con un enfoque muy rápido. Ello, unido a la posibilidad de inclinar la pantalla, ofrecen múltiples posibilidades para tomar fotografías en distintos ángulos, lo que supone uno de sus puntos fuertes y cuya utilización resulta muy satisfactoria.

Otras características

Si antes decíamos que su tamaño es reducido, esto no afecta a una ergonomía aceptable, cómoda incluso para manos grandes. Aunque, la reducción de botones con respecto a versiones anteriores, hace que cueste demasiado tiempo adaptarse a su ubicación, lo que parece un aspecto a mejorar. Quizás sacrificado para ofrecer la máxima simpleza.

La Sony A380 viene acompañado en un kit con los nuevos objetivos Sony SAL 15-55 mm f/3.5-5.6 SAM DT y 55-200 mm f/4-5.6 SAM DT, con nuevo motor de enfoque (que funciona correctamente) y que, aunque su construcción evidencia que se trata de objetivos básicos, son bastante aceptables, y mejoran con respecto a modelos anteriores (recordemos en el análisis de la A350). Sin embargo no les podemos pedir demasiado en situaciones de luz complicadas.

Sony A380 XF 5

Lo más destacado

  • El sistema Live View, que como en modelos anteriores, funciona realmente bien, es muy rápido, divertido de usar y se complementa a la perfección con la posibilidad de abatir la pantalla LCD. El enfoque es veloz y hará las delicias de muchos.
  • Sencillez. Tanto en el diseño, funcionalidades, como en los menús personalizables, con iconos que ayudan a comprender de un vistazo las mediciones, apertura de diafragma o velocidad de obturación. Los modos predefinidos son los habituales y también ayudan a lograr buenas tomas en múltiples situaciones.
  • Diseño. A pesar de que algunos botones cuesta hacerse a ellos, el diseño del cuerpo es notable, con buen agarre, con apariencia sólida y la parte superior en gris que le da un toque distinto.
  • SteadyShot. El estabilizador integrado en el cuerpo es efectivo y con él nos beneficiamos de sus bondades con cualquier objetivo que le montemos.
  • Precio. Buena relación calidad-precio, ya que con el kit que hemos comentado de doble objetivo, tenemos una cámara para casi todo, con un tamaño pequeño y una calidad de imagen estupenda, a un precio muy competitivo. Con el 18-55 mm podemos encontrarla por algo más de 500 euros.

Lo menos destacado

  • Demasiados megapíxeles. Quizás con el mismo tamaño de sensor y algunos menos (11-12 megapíxeles) se hubiera podido ganar más calidad y menos cantidad de ruido. Para el que quiera comenzar con su primera réflex no debería ser esta opción uno de sus principales reclamos.
  • El visor no es excesivamente malo, pero cuesta acostumbrarse a su tamaño, aunque los que se inicien les parecerá suficiente, cuando se trabaja durante largo tiempo a través de él, resulta pequeño.
  • La ubicación de algunas funciones en los botones es poco intuitiva y se necesita bastante tiempo para hacerse a ellos.
  • Excesivo ruido. Quizá venga derivado por el excesivo número de megapíxeles, pero a partir de 400 ISO se nota demasiado. Y aunque permite disparar hasta 3200 ISO, el resultado no es bueno.
  • Se echa en falta la función de vídeo. Teniendo en cuenta lo rápido que se mueve la competencia, esta opción cada vez más extendida, puede ser un hándicap para el que está buscando su primera réflex.

Sony A380 XF 6

En conclusión, la Sony A380 es una cámara diseñada para los aficionados que comienzan su experiencia con una DSLR y por ello, su diseño, los menús y su utilización está pensada para que sea lo más sencilla y simple posible. Es una cámara polivalente, de buen diseño y tamaño, y sobre todo con un sistema Live View magnífico. El precio es también uno de sus ganchos, sobre todo en los tiempos que corren.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos