Compartir
Publicidad
Publicidad

Busca tu "momento decisivo"

Busca tu "momento decisivo"
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy nos serviremos de las palabras de uno de los grandes mitos de la fotografía para proponer un nuevo juego-ejercicio para dar rienda suelta a nuestra creatividad fotográfica y echar leña a nuestro aprendizaje. Cartier-Bresson nos dejó una interesante reflexión sobre su particular filosofía y manera de entender la fotografía:

El reconocimiento simultáneo, en una fracción de segundo, de la importancia de un evento, así como la organización de formas precisa que da a ese evento su adecuada expresión... En la fotografía, la cosa más pequeña puede ser un gran tema. El pequeño detalle humano puede convertirse en un leitmotiv

Lo más probable es que no tengamos el tiempo del que disponía el famoso fotógrafo francés (ni los fondos necesarios para disfrutar de éste tranquilamente), pero podemos intentar emularlo con un poco de imaginación y paciencia. Y para ello, nos serviremos de algunos ejemplos para lograr captar nuestro momento decisivo, para jugar a ser Cartier-Bresson.

Fotografía de Hugo*
La fotografía que os mostramos, a mi me cautivó en cuestión de décimas de segundo. Es obra de Hugo* y pertenece a una colección muy recomendable, titulada A stroll in Paris. Fijaros en la composición, realmente cautivadora. Lo que nos interesa de esta foto (y otras de la misma colección que servirían para lo mismo) es el momento captado. El autor busca un marco para las escenas fortuitas que inmortaliza con la cámara. En este caso, además, destacaremos que componer con una porción de la Torre Eiffel le da un plus de originalidad a la instantánea.

Vamos a ver más ejemplos antes de dar unas pocas ideas para que podamos empezar a jugar a captar momentos decisivos.

Bird. Watching.

Con esta fotografía titulada Bird. Watching., cuyo autor es sp clarke, tenemos otro ejemplo de momento captado. Junto a la silueta del pájaro posando sobre ¿una repisa?, a lo lejos, el paseo de un hombre mientras echa un vistazo a un papel que lleva entre manos. La composición vuelve a ser protagonista junto al momento captado. Segundo antes no hay foto. Segundos después, tampoco.

Ready Set ShinGo

Otra magnífica muestra de lo que podemos captar si buscamos el momento decisivo. Otra vez cuidando la composición de manera que resulte una foto atractiva y aguardando un instante que transforme una foto sin sentido en una con vida propia. El título de esta fotografía es Ready Set ShinGo y es obra de johnatan pui.

Ejemplos como estos los podemos encontrar a decenas, pero tienen bastantes elementos en común que vale la pensa repasar junto a las recomendaciones generales para el juego de hoy:

  • Elegir un escenario. Menos el segundo ejemplo mostrado (aunque puedo equivocarme), incluyendo la fotografía de Cartier-Bresson, todas parecen fotografías fruto de paciencia. Elegimos un escenario, conocemos mucho de lo que aparecerá en la foto, pero aún no está acabada. Esperamos a que aparezca algo que la complete. La Torre Eiffel, un paso de peatones, la boca de salida del metro, un cruce de dos calles, unas escaleras... existen infinitas posibilidades.
  • Una vez elegido el escenario, hay que estudiar la composición. ¿Estudiar? No, mejor calcular hasta el milímetro. Es casi tan importante la composición como el instante captado. Una mala composición puede arruinarte ese momento maravilloso que has capturado. Por cierto, en breve hablaremos de la composición en nuestro curso.
  • Lo más normal es que utilices un objetivo angular. Será más fácil que logres captar toda la magnitud de la escena que retrates.
  • Quizás sea una buena opción utilizar un diafragma no demasiado abierto, para que ningún elemento de la escena salga fuera de foco.
  • En cuanto a la velocidad de obturación puedes optar por que sea corta y congelar la escena (la opción típica) o larga para captar movimiento.
  • Ahora toca esperar. Esperar a que suceda la escena y capturarla. Si eres muy paciente o si la composición de la escena es complicada, puedes ayudarte de un trípode.

Ya sabes que si quieres mostrarnos algún ejemplo de cosecha propia, tan solo tienes que dejarnos un enlace en los comentarios. ¡A pasarlo bien, mes petits Cartier-Bressons!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos