Compartir
Publicidad

Cómo aprovechar el verano, fotográficamente hablando

Cómo aprovechar el verano, fotográficamente hablando
1 Comentarios
HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

El verano, más concretamente las vacaciones de verano, son ese momento del año en el cual queremos olvidarnos de todo para dedicarlo sólo a estar con la familia y amigos, para visitar lugares que teníamos como sueños pendientes, para simplemente tumbarse a la bartola, como popularmente se dice, o para dedicar más tiempo a esas pequeñas cosas que durante el resto del monótono año somos incapaces de poder hacer.

La fotografía puede entrar dentro de esas pequeñas cosas. Si eres fotógrafo y te dedicas a ello profesionalmente, quizá lo que más te apetezca sea soltar la cámara y darle unas merecidas vacaciones, aunque siempre es bueno utilizar este tiempo para reflexionar en torno a las mejoras y cargarse las pilas para afrontar mejor el resto de año. Si por el contrario eres aficionado, es esta época cuando mayor uso probablemente le des a tu equipo, así que vamos a ver cómo podemos aprovecharlo.

Visita exposiciones

Es la mejor época del año para hacerlo. Allá donde vayas, busca qué muestras están en cartel. Si te quedas en tu ciudad puedes aprovechar para visitar aquellas que por tiempo se te pasaron durante los meses de atrás. Sé curioso, no te limites sólo a exhibiciones que estén centradas en fotografía, la oferta es tan extensa que podemos encontrar la inspiración y el aprendizaje en cualquier lado. PHotoEspaña sigue con su programación, los museos no cierran por vacaciones, y además es siempre una excusa para quedar con amigos aficionados y contrastar opiniones.

Verano1

Queda con colegas aficionados a la fotografía

Las redes sociales nos han puesto las cosas muy fáciles para que no nos cueste encontrar gente de unas mismas inquietudes con las que salir a disfrutar de aquello que nos gusta. Busca en foros de fotografía, en clubs de tu localidad o pregunta abiertamente entre tus contactos. Tanto si estás en tu ciudad como si vas a otro lugar, seguro que hay gente dispuesta a salir con la cámara y compartir un día entre amigos, una agradable tarde y hasta una noche de nocturnas.

Sal a hacer nocturnas

Esta es la mejor época del año (logísticamente) para realizar nocturnas. Primero porque las noches más cortas nos permiten ir a las localizaciones aún con luz. Segundo porque las noches son más calurosas. Tercero porque en estos meses es cuando se producen las lágrimas de San Lorenzo, lo cual siempre es una excusa sugerente para alejarse de la ciudad, buscar un lugar con poca contaminación lumínica y aprovechar para dedicar unas horas, mejor si es entre amigos, a eso de fotografiar las estrellas o a iluminar los sitios abandonados.

Verano3

Explora esos lugares que llevas tiempo queriendo conocer

También el verano es una ocasión genial para explorar esos sitios abandonados y no tan abandonados que tenemos pendientes. Ahora que estamos más descansados, la pereza que puede apoderarse durante los fines de semana del resto del año, se disipa un poco haciendo que tengamos ganas de querer conocer. Con internet es muy fácil localizar castillos, pueblos abandonados, o construcciones atractivas que pueden servirte hasta para realizar sesiones con modelos.

Haz sesiones con modelos

Si es cierto que en estos meses suele ser más complicado tener modelos a nuestra disposición, pero por ejemplo para realizar sesiones de intercambio, puedes probar a encontrar gente dispuesta en esas localidades a las que te vas a desplazar en tu veraneo. Quizás esas personas también estén buscando fotógrafos aunque se encuentren de vacaciones. De todos modos, la familia y amigos siempre pueden ser nuestros mejores modelos, si no se cortan ante la cámara, aprovecha para hacerles books o sesiones más distendidas en esos momentos de diversión.

Verano2

Diviértete

La fotografía es para disfrutarla, si por algo la practicamos es porque con ello estamos disfrutando de nuestro hobby más querido. Así que no te estreses, coge tu cámara cuando de verdad te apetezca. Disfruta de las pequeñas cosas, de los atardeceres, del agua probando con cámaras acuáticas, de la montaña viendo el amanecer en un día que te apetezca madrugar, de la costa con el mar en calma, de las fiestas de los pueblos, de las luces de una discoteca o de un chiringuito a orillas de tu playa favorita, de los mercadillos hippies y de la gente, de tu gente.

En resumen

El verano es para aprovecharlo a tu manera, incluso para no aprovechar nada, simplemente para desconectar de todo, porque sólo en ese estado de desconexión te dará por coger tu cámara y dejarte llevar. Es mi máxima siempre, la de dejarse llevar, la de no forzar nada cuando no se tiene que forzar. Así que ya sabes, relájate, no pienses en nada y cuando estés pensando en todo recuerda porqué la fotografía te hace feliz para poder así disfrutarla.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio