Compartir
Publicidad
Publicidad

Comprobado, el tamaño de la Luna no varía según su posición en el cielo.

Comprobado, el tamaño de la Luna no varía según su posición en el cielo.
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que en más de una ocasión hemos visto salir la Luna por el horizonte y hemos exclamado:

¡Hala, vaya lunaza más grande!
Y si hemos tenido la oportunidad de verla en compañia de algún amigo o familiar, que cree que por tener una cámara de fotos sabemos mucho de óptica, éste nos habrá comentado:
Oye, tú que entiendes de esto, ¿por qué se ve más grande la Luna cuando está en el horizonte?

Entonces nosotros, crecidos por el halago, intentaremos dar una explicación lo más científica posible, apoyándonos en simples suposiciones pero intentando aclarar este fenómeno: que si es un efecto de la difracción de las partículas en suspensión de la atmósfera, que si al estar tan cerca del horizonte la propia Tierra actúa como una lente gravitatoria y hace aumentar el tamaño, que si es una conspración más de los gobernantes para mantenernos confusos…

Lo cierto es que la Luna tiene el mismo tamaño esté donde esté situada y si la vemos más grande en el horizonte es una mera ilusión óptica que hace que nuestro cerebro la vea con un tamaño aparente mayor. Hay varias teorías sobre el porqué, quizás la más admitida sea la que dice que al estar la Luna sobre el horizonte tendemos a compararla con otros objetos que tienen un tamaño conocido por nosotros, como pueden ser montañas, árboles, edificios, mientras que cuando la vemos sóla en lo alto del cielo no tenemos esa referencia y en consecuencia la vemos más pequeña.

Alguien me podrá acusar: te lo estás inventando, demuéstralo. Pues para eso estamos, aunque no lo voy a hacer personalmente pero sí os voy a explicar como podemos hacerlo de una manera muy sencilla valiéndonos, una vez más, de la inestimable ayuda de nuestra cámara fotográfica:

  • Lo primero que tenemos que hacer es buscar un día que haya luna llena, para eso podemos consultar algún calendario lunar, así también sabremos a que hora aproximada sale por el horizonte.
  • Buscamos un lugar tranquilo y con un buen horizonte este.
  • Ponemos a nuestra cámara un teleobjetivo medio, entre 100 y 200 mm, o si es una compacta tendremos que meterle zoom al gusto.
  • Cuando salga la Luna y ya se vea entera sobre el horizonte (¡Hala que grande!) hacemos una o varias fotos. Tened en cuenta que la Luna refleja mucha luz, así que para ver el disco con claridad deberemos subexponer la toma, este es un ejercicio más de prueba/error.
  • Nos vamos a cenar algo y esperamos a que la Luna haya subido en el cielo y ya nos parezca más normalita.
  • Hacemos otra toma de la Luna utilizando la misma focal que en la primera y teniendo el mismo cuidado para exponer correctamente la toma.
  • Vamos al ordenador, abrimos las dos fotografías, comparamos las dos Lunas y nos sorprendemos del resultado.

Tengo que aclarar que la Luna realmente sí varía su tamaño visual aparente en poco más de un 10% de su diámetro angular. Esto es debido a que su órbita alrededor de la Tierra es elíptica y tiene un máximo y un mínimo acercamiento a nuestro planeta. Es una simple aclaración, ya que este cambio es pequeño y se produce en diferentes momentos del mes lunar, por lo que no interfiere para nuestro experimento.

La próxima luna llena será el 9 de mayo, animaos a hacer la prueba.

Foto | Mario Ximénez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos