Compartir
Publicidad

Consejos para situar la línea del horizonte en los paisajes

Consejos para situar la línea del horizonte en los paisajes
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Foto | Seattle Miles

Una de las decisiones de composición más habituales que tenemos que tomar a la hora de hacer fotografía de paisajes es la que da nombre a esta entrada: ¿dónde colocamos el horizonte?

Esta es una cuestión aparentemente sencilla, y sin embargo, cuando tenemos la cámara preparada y las vistas ante nosotros, o ya una vez que estamos revisando las fotos en el ordenador, es muy normal que nos surjan dudas sobre cuál es el encuadre más adecuado.

Estas sencillas indicaciones sobre las distintas posibilidades de situación de la línea del horizonte pueden servirte de ayuda a la hora de tomar tu decisión.

Primera opción: posición algo baja del horizonte

Es la más habitual, ya que acercar un poco la línea del horizonte a la base nos da una sensación de estabilidad. Es decir, seguimos la regla de los tercios de toda la vida, y colocamos el horizonte en la línea de 1/3. Es una opción que difícilmente nos dará malos resultados, aunque no sea la más original.




Foto | zoutedrop

Segunda opción: protagonismo del cielo

En este caso, reduciremos a la mínima expresión la parte de la foto bajo el horizonte, situando la línea muy baja, para dar toda la importancia al cielo, porque encontremos que su imagen tiene la suficiente fuerza para protagonizar la fotografía. Es lo que sucede en este caso:


Foto | Reinante el Pintor de Fuego

Con un cielo tan espectacular, ¿cómo no se le va a dar todo el protagonismo?

Tercera opción: protagonismo de la base

Escogeremos esta opción cuando lo que haya debajo del horizonte, ya sea mar, tierra, etc., tenga el suficiente interés como para darle el protagonismo de la fotografía, y dejar tan sólo un espacio reducido para el cielo. Es el caso de esta imagen:



Foto | Richard0

La textura de la playa que podemos ver bajo el horizonte tiene el suficiente atractivo para darle todo el peso de la fotografía.

Por supuesto, pueden darse casos en que ambos lados del horizonte tengan el mismo interés, en cuyo caso sencillamente haremos varias tomas con distintos encuadres.

Cuarta opción: horizonte centrado

Normalmente no recomendaría esta opción, pero en ocasiones puede ser la más acertada. Por ejemplo, en el caso de reflejos de elementos en agua, como en el siguiente ejemplo. Centrar el horizonte enfatiza la simetría de la imagen, y es un recurso acertado.


Foto | Prabhu B

Como en todo, las normas están para romperlas, y de todo lo dicho anteriormente hay muchas excepciones que son además fotografías fantásticas. Se trata de reflexionar un poco acerca de la composición de nuestros paisajes, pero nuestra propia intuición tendrá la última palabra.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos