Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuida tu cámara del agua

Cuida tu cámara del agua
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si las condiciones climáticas amenazan con mojarnos, proteger nuestra cámara del agua es algo que muchas veces nos obliga a ni siquiera sacarla de la bolsa, de la funda o simplemente dejarla en casa. Pero aunque la lluvia persista, las ganas de hacer una fotografía nos puede y resulta frustrante tener que reprimirnos.

Existen distintas soluciones en el mercado, como carcasas sumbarinas y acuáticas que las mismas marcas fabricantes de cámaras comercializan para determinados modelos, pero también es cierto que son excesivamente caras si no vamos a hacer inmersiones en el mar o la piscina y tan sólo queremos tomar una fotografía en un lugar muy húmedo o bajo la lluvia. También para las réflex encontramos otras opciones, aunque igualmente bajo el pago de precios considerables.

cuidado con el agua

Una solución extremadamente barata es introducir la cámara en una bolsa transparente de esas que se cierran herméticamente y desde ahí intentar tensarla sobre el objetivo y operar los controles para tomas una imagen. Con un poco de suerte no se produce excesiva distorsión. También existen otros métodos caseros como el que leímos en Xataka.

Si a pesar de todo, la lluvia nos sorprende, es conveniente tener en cuenta algunos consejos:

  • Es importante no cambiar la cámara de sitio (para evitar que se moje excesivamente) hasta encontrarnos en un lugar completamente seco.

  • Lo primero hay que quitar la batería o las pilas.

  • Utilizar un papel de cocina absorbente (no una toalla o trapo, ya que puede contener fibras que arañen el objetivo) y secar con extremo cuidado todas las partes externas de la máquina, en especial la lente.

  • Después, es recomendable dejarla en un lugar seco y cálido durante 24 horas para que la posible humedad interior desaparezca.

  • Se puede acelerar el proceso de reposo, colocando la cámara en una caja (de cartón) con un par de bolsas de gel de sílice, de esas absorbentes de humedad, o incluso un buen puñado de granos de arroz nos puede solucionar la papeleta.

  • Reza todo lo que sepas. Si tras este proceso y después de colocar la batería no arranca normalmente, la cámara irremediablemente necesita del servicio técnico de la marca.

  • Por las tarjetas de memoria no debes preocuparte tanto, son bastante resistentes y pueden soportar bien ciertas condiciones de humedad.

Fotografías | trau_kainehm y Mayr Fundas acuáticas | Kanau y Aquapac Más información | Trusted reviews y Sergio de la Torre Weblog (en español)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos