Compartir
Publicidad
Publicidad

El gran salto, de compacta a réflex. Consejos para no morir en el intento

El gran salto, de compacta a réflex. Consejos para no morir en el intento
Guardar
67 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son bastantes los mensajes que recibimos consultándonos sobre este tema: “hasta ahora tengo una compacta y quisiera dar el salto a réflex, ¿qué cámara me recomendáis? Gracias”. Lo cierto es que la respuesta a esta pregunta es bastante complicada, ya que la elección de uno u otro modelo es muy personal y las recomendaciones, desde fuera y sin conocer las pretensiones del futuro fotógrafo réflex serían demasiado atrevidas.

Pero lo que sí podemos hacer es recomendar una serie de valoraciones que deberemos hacer para que la elección de esa futura cámara réflex sea más sencilla. También podemos tener en cuenta algunos consejos para empezar con buen pie en este nuevo hemisferio del mundo de la fotografía. Vamos con ello.

¿Por qué quiero una reflex

Porque me da la gana, no te digo… ¿Y a tí que te importa?

Bueno, perdón, era una pregunta para que nos la hagamos a nosotros mismos y analicemos si realmente queremos una réflex porque nos gusta la fotografía y queremos profundizar más y practicar nuevas técnicas que nos resultaban complicadas o imposibles con nuestra pequeña compacta o simplemente queremos una réflex porque nos gusta aparentar y llevar un cacharro más grande entre las manos que, supuestamente, hará mejores fotos.

Si tu caso es el primero, adelante, sigue leyendo. Si te pareces más al segundo puedes seguir leyendo igualmente, pero antes de continuar deberías saber que detrás de una réflex tiene que haber muchos más conocimientos técnicos y artísticos para poder sacarle algo de partido.

¿Qué marca es mejor?

Bueno, ya estamos decididos y queremos una réflex sí o sí. Ahora llega la eterna pregunta: ¿qué marca es mejor? Pues sinceramente no creo que hay una marca mejor que otra, actualmente todas las cámaras réflex que hay en el mercado son excelentes cámaras fotográficas. Tres puntos importantes que ayudarían a decidirnos por una u otra marca podrían ser:

  • Tienes objetivos compatibles con alguna marca concreta.
  • Vas a hacer un tipo de fotografía muy específico en la que hay alguna marca que destaque sobre las otras.
  • Tienes un familiar que trabaja en esa marca y le hacen descuento.

Si no entras en ninguno de estos supuestos mi recomendación es que vayas a una tienda dónde puedas verlas de cerca e incluso tocarlas y probarlas. La valoración estética y ergonómica también es muy importante y, al fin y al cabo, vas a pasar muchas horas junto a ella.

lee-fotografia.jpg

Empezando por la base

Ahora vamos a ver otro aspecto muy importante. Dentro de una misma marca veremos que hay varios modelos de cámara y de distintos precios, ¿por cuál me decido?

Aquí mi recomendación es que empieces por una cámara réflex de iniciación. Son más baratas, manejables y tienen menos opciones configurables lo cual nos ayudará en los primeros momentos. Recordad que una cámara mejor y más cara no hace mejores fotos sola, es cierto que influirá algo en la calidad del resultado final, pero la parte más importante de una buena fotografía es siempre el fotógrafo.

Por otro lado creo que también es más conveniente invertir en buenas ópticas que andar cambiando de modelo de cámara cada seis meses. Los buenos objetivos pueden durarnos toda la vida y servirnos para muchas cámaras y hay muy buenos fotógrafos que hacen excelentes fotos con cámaras réflex digitales de hace cinco o seis años y objetivos de hace treinta.

No te desanimes

Las cámaras réflex no son el coco, así que no deberían dar miedo. Al principio es fácil que nos desanimemos ya que hay que tener en cuenta que estamos acostumbrados a una compacta en la que era difícil que una foto saliera mal, y ahora tenemos una cámara algo más compleja y caprichosa en algunos aspectos. Lo más importante es que aprendamos a conocerla poco a poco para ir sacando lo mejor de ella como cámara y de nosotros como fotógrafos. Os dejo una serie de recomendaciones que pueden ayudarnos en este punto:

  • Lee el manual de la cámara: importantísimo, aprende para qué sirve cada botón y releelo siempre que tengas dudas.
  • Lee fotografía: ahora tenemos que aprender qué es la profundidad de campo y para qué sirven los valores de diafragma, la velocidad de obturación, cómo influye cada tipo de objetivo en una foto… Hay mucha literatura especializada escrita por expertos, recurre a algún manual de fotografía para aprender las cuestiones básicas.
  • Mira fotografía: mirando fotografías y analizando cómo están hechas podremos aprender muchísimo más de lo que creemos.
  • Utiliza desde el principio los modos manuales: empieza usando los modos manuales Av, Tv y M y acostúmbrate a ellos, pronto los dominarás y verás que son muy prácticos y te servirán para todas las situaciones y además siempre tendrás tú el control sobre la cámara.
  • Practica, analiza y aprende de los errores.

Sobre todo no te desanimes si las primeras 100 ó 1.000 fotografías no son lo que esperabas, llegará la foto 1.001, que saldrá como tú habías pensado, y en ese momento tu satisfacción por haber dominado a la máquina será enorme.

Espero que estos consejillos os ayuden a elegir. Ánimo, a hacer fotos y sobre todo a disfrutar con ellas, que para eso estamos aquí.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos