Compartir
Publicidad

El noble arte de dirigir a un modelo, trucos y consejos

El noble arte de dirigir a un modelo, trucos y consejos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quizá una de las actividades más vergonzosas para el fotógrafo tímido llega en el momento que tiene que ponerse a dirigir a quien tiene delante. Por eso son muchos quienes aún no se atreven a dar el salto y siguen escondiendose detrás de un teleobjetivo, disfrutando de la naturaleza o de la fotografía callejera sin plantearse el género de retrato o la fotografía social.

Tal vez no hayan tenido nunca la oportunidad de poder dirigir a una persona más allá del típico "colócate ahí, un poquito más a la izquierda para que se vea la Torre Eiffel". A lo mejor nadie les ha enseñado, ni han visto cómo lo hacen sus colegas o no han leído sobre el tema para poder saber cómo comunicarse con el modelo sin miedo a la timidez.

Puede que no sea la más indicada para dar trucos y consejos, o sí, depende cómo se mire. Y digo depende porque mi método puede funcionar para según qué tipo de fotos. Normalmente intento trasladar estados de soledad a aquellas personas que fotografío, me gusta jugar con esa instrospección. Dejando espacio a quien tengo delante, observándolo, buscando las expresiones que me lleven a encontrarle la fotogenia y al mismo tiempo lo que mi imagen quiere expresar.

Dos maneras de dirigir a los modelos

poses1 La clave aquí es colocar a la modelo en el lugar adecuado de luz y usar un reflector. Se buscaba el gesto de instrospección, el viento en este caso jugó a nuestro favor para hacerlo más natural.

Digamos que uso un método similar al que puede utilizar Mic Mojo, fotógrafo de la elegancia femenina que descubrió en la fotografía analógica su mejor alidada. En el taller al que asistí con motivo de Bodaf Europe en febrero, observé cómo él observaba a la modelo. Cómo la dejaba estática en un lugar determinado atraído por la luz o la composición del entorno y comenzaba a pasear alrededor de ella buscando el mejor gesto. Apenas le daba indicaciones posturales, sólo las justas para trasladar el sentimiento de delicadeza a su imagen.

Un colega suyo, Ryan Muirhead, que también practica el analógico, funciona de una forma muy particular. Desde la intimidad que proporciona una habitación, puede tirarse horas hablando con la modelo hasta que encuentra el gesto, la instantánea por la cual le merece la pena apretar el disparador. Es una técnica poco recomendada en este mundo de prisas y muy alejada de esa imagen que tenemos de rapidez en las sesiones de moda, donde maquilladores, estilistas e iluminación bailan al son de un fotógrafo que parece trabajar estresado.

El trabajo del modelo

Indudablemente hay modelos que te facilitan el trabajo, pueden realizar varias poses en un par de minutos sin que apenas tengas que abrir la boca. Lo único que tienes que hacer es fijarte y disparar cuando las poses te seducen. Pero, ¿qué pasa cuando un modelo te dice "¿y ahora qué hago?". Ese momento en el cual, yo como fotógrafa tranquila, sólo pienso en que termine agotándose para poder sacar las fotos que a mí me interesan. Porque ese es otro método, una forma de actuar más afín a fotoperiodistas. Chema Conesa, por ejemplo, nos contaba en una ocasión cómo esperaba a que los personajes bajasen la guardia para, justo en ese momento, hacer la fotografía. Y no es el único que lo practica.

Pose5 La paciencia es clave en esta fotografía. A pesar de su gesto distendido, se hicieron varias tomas hasta conseguir el momento, aderezado con un reflector que potenciaba la luz dura del verano. Ellos no perdieron la sonrisa.

También depende mucho lo que estés buscando. Hay determinados trabajos de moda que requieren poses sofisticadas, aunque como decíamos antes, seguramente la modelo esté más que acostumbrada y te las regale sin pedírselo. En la fotografía de moda más natural, que está muy en boga actualmente, se buscan estereotipos de chicas donde sus gestos sean lo más naturales posibles, para ello hay que saber incitarlas a que busquen esa introspección, y hay que saberlas escuchar con la mirada.

Poses en la fotografía social

En la fotografía de bodas, por irnos quizá a uno de las actividades de la fotografía más complicadas por tener que lidiar con dos personas, habría que plantearse primero qué fotos quieres transmitir. Pero sobre todo no buscar el artificio a no ser que el escenario te lo esté pidiendo a gritos. Quiero decir con ésto que obviamente las fotos en la naturaleza (o ciertos lugares urbanos) dan pie a una espontaneidad y a unos gestos más livianos. Pero quizá estés pensando en un lugar determinado, con un blanco y negro muy potente, donde la luz sea escenográfica y tu pareja tenga que ponerle intensidad. Ahí sí puedes dirigirles hacia una pose concreta siempre que estén cómodos con ella.

Pose4 Aunque los saltos son la postura más antinatural que existe ya que no vamos saltando por la calle, es una foto que suele hacerse y que nos sirve para que los modelos se relajen con las risas.

Sobre todo es muy importante que el modelo esté cómodo, si no lo está, su gesto forzado se verá reflejado en la fotografía. Por éso hay que darle tiempo para que se relaje. Una pareja, un niño, una familia, siempre valorará más que les estés guiando. Primero porque no están acostumbrados a posar delante de una cámara profesional y, segundo, por la inseguridad que éso les conlleva.

Si eres de las personas que gusta de tomar imágenes más naturales, será importante que antes lo hables con ellos. En mi caso siempre comienzo las sesiones diciendo que no les voy a indicar demasiado, por tanto que vayan actuando con naturalidad a menos que les pida una pose concreta. Con esas palabras ya se sienten más cómodos y evitamos de este modo que nos estén preguntando en todo momento cómo tienen que posar.

Pose6 No tengas miedo a buscar ángulos distintos, siempre como digo respetando que salgan favorecidos. Es muy usual los planos picados que se meten prácticamente en el rostro, pero particularmente no me motivan demasiado porque afean.

En resumen

Como resumen os doy cinco consejos fundamentales. Previamente a la sesión enséñales varias fotografías de otros ejemplos, pueden ser tuyos o de otro fotógrafo que te inspire, para que así vean cómo van a ser más o menos las fotografías. Segundo, habla con ellos antes de comenzar a hacer fotos para indicarles cómo vas a desarrollar la misma. Tercero, observa sus gestos más fotogénicos y explótalos. De nada sirve tener una imagen súper espectacular por la pose y el escenario si luego su cara o su gesto es un completo desastre. Cuarto, haz que se sientan cómodos, bromea, saca alguna sonrisa, no les fuerces a hacer poses con las cuales no se sientan cómodos. Y quinto, disfruta, transmite tu disfrute, enseñáles alguna imágen buena de la sesión para que se sientan motivados y sigan dando lo mejor de sí mismos.

En las fotografías que os comparto, os he dejado comentarios, en los pies de foto, sobre consejos o modos de funcionar. Espero os sirvan para quienes aún no habéis dado el salto hacia fotografías con modelos. Al resto, si no tenéis reparo a la hora de compartir experiencias, somos todo oídos.

Fotografías Lamiradadegema

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio