Compartir
Publicidad
Publicidad

Flashpainting, pintando con tu flash

Flashpainting, pintando con tu flash
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Monitoreando por la red me he encontrado con una técnica curiosa y que bien utilizada puede generar resultados impresionantes. La técnica en cuestión se denomina “Flashpainting” que literalmente se traduce como “pintar con flash”. Bueno, en realidad, más que pintar es colorear y el sistema es bastante sencillo.

Consiste en realizar exposiciones largas en sitios con poca o ninguna luz e iluminar la escena con uno o varios flashes. Para conseguir colorear la escena bastará con colocar delante del flash láminas trasparentes del color deseado. Estas láminas, llamadas geles de colores, son fáciles de encontrar en internet.

El equipo que necesitarás es mínimo. Bastará con tu cámara, los flashes, el trípode y los geles de colores. Para fijar los geles de colores al flash puedes utilizar velcro.

05-flash_with_gel.jpg

Es importante que la escena que queramos fotografiar esté a oscuras. De esta manera la luz que proyecte el flash se hará notar con más fuerza. También es recomendable que te acompañe alguien que te ayude a montar todo el tinglado.

Lo primero que tenemos que hacer es hacernos una idea de la imagen que queremos obtener y localizar la ubicación. Es importante que estudiemos el lugar antes de ponernos en marcha. Ten en cuenta que si fotografias en exteriores, puede que sea necesario realizar un reconocimiento previo de la zona durante el día, ya que por la noche, sin luz, todo será más complicado.

Una vez tienes la idea en la cabeza y has decidido la ubicación podemos decidir el encuadre de la escena. Si no hay luz siempre viene bien tener una linterna a mano que te permita encuadrar la escena con precisión.

rodillo.jpg

Es momento de colocar los flashes en los lugares adecuados. Evita que salga dentro de tu imagen el destello del flash y ten cuidado con las sombras que pueden proyectar ya que quedarán reflejadas en la imagen final.

Ahora ya solo queda decidir el tiempo de exposición y el número de veces que vamos a disparar cada uno de nuestros flashes. Para ello y sobre todo si no tenemos mucha experiencia en fotografía nocturna lo mejor es ir probando hasta conseguir los resultados deseados. Os recomiendo partir de un ISO alto y un tiempo de exposición relativamente corto (para fotografía nocturna) 10 o 20 segundos. Una vez conseguida la exposición deseada podemos ajustar al ISO deseado y recalcular el tiempo de exposición necesario. Para potenciar el efecto del flash basta con dispararlo varias veces.

granja.jpg

Como podéis observar las posibilidades creativas de esta técnica son muchas y los resultados son fantásticos por lo que os animo a que probéis esta técnica y subáis a nuestro grupo de Flickr los resultados.

Fotos | Mario Rubio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos