Compartir
Publicidad
Publicidad

Humedad y hongos: malas compañías para tu cámara.

Humedad y hongos: malas compañías para tu cámara.
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que majete el tomatito de la foto, ¿eh? Espero que ni se os ocurra comeros alguno parecido si os lo encontráis así en la nevera. Eso tan bonito son hongos, que por cierto, son unas malas compañías para nuestros equipos.

Y aunque es altamente improbable encontrarnos algo por el estilo en una de nuestras lentes o cámaras (si es tu caso, por favor, mándanos una foto), la aparición de hongos es un problema que tiene fácil prevención, siguiendo un par de recomendaciones. El tema no es tontería ya que un buen cuidado prolongará la vida de tu equipo.

Los fascinantes hongos son unos seres que prefieren montar sus moraditas en sitios oscuros, húmedos y donde corra poco aire, como por ejemplo algunos de los rincones donde podemos guardar nuestro equipo (sobre todo el que tenemos aparcado durante largos periodos de tiempo).

Pero ojo, no seas tan brutote como para eliminar toda la humedad del ambiente para guardar tu cámara. Piensa que sus componentes tienen un rango de humedad en el que funcionan correctamente y una cantidad de humedad en la que el funcionamiento es óptimo, que suele oscilar entre un 35% y 45%.

Una humedad demasiado baja podría resultar en que el lubricante que tienen las piezas mecánicas de tu cámara se secara con lo que el riesgo de avería se elevaría bastante (y el funcionamiento no sería el más adecuado). Entonces, ¿qué debemos hacer para cuidar nuestro tesoro?

  • Lo sabio es sacar a pasear al equipo. Que le de el aire y el sol. Los rayos ultravioletas terminan con los hongos. Pero si lo que sucede es que vas a guardar durante un largo tiempo tu equipo…
  • De vez en cuando desmóntalo y ponlo un ratito al sol. O también podemos optar por poner una lámpara de rayos ultravioletas en el lugar donde almacenamos la cámara y las lentes (como parece que hacen algunos fotógrafos). ¡Rayos UV al poder!
  • Utilizar una bolsita de gel de sílice (que puedes comprar en las droguerías, o mejor, pedirlo en zapaterías, tienda de ropa deportiva o comercios asiáticos de todo a cien, donde posiblemente tengan a patadas listos para ser tirados a la basura). El gel de silice es un material que absorbe al humedad y seguro que lo conoces, pues viene en esas bolsitas que acompañan a muchos aparatos electrónicos en sus cajas originales. No te compres un frasco y lo utilices con tu equipo, pues te comerás toda la humedad y nos vamos al caso contrario ya comentado y también perjudicial. Si eres prudente no tendrás problemas, pero si no las tienes todas, siempre puedes comprarte un aparato que mida la humedad relativa.
  • Utilizar deshumidificadores, que es una opción cara por su precio y consumo eléctrico (solución no aconsejada).

Fácil, ¿verdad?

Foto de cabecera | Fotografía de dreamyshade
Vía | Beyond phototips

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos