Publicidad

Las seis fiestas del verano que no puedes perderte, fotográficamente hablando

Las seis fiestas del verano que no puedes perderte, fotográficamente hablando
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Con el verano la geografía española se viste de fiestas, todas esperándonos para desenfundar nuestra cámara y plasmar los mejores momentos entre verbenas, conciertos y fuegos artificiales. Con este post queremos ir un poco más allá y comentar aquellas que por su carácter más pintoresco puedan hacer que nuestro álbum se convierta en un mapa de colores, gestos de alegría y dinamismo bajo los rayos del sol y las estrellas.

Pasada ya la noche de San Juan, marcado todos los años en nuestro calendario que nos hace sentir el calor de las hogueras, sobre todo en aquellos puntos de costa, y pasado también la festividad local de A Rapa das Bestas de Sabucedo, en La Estrada (Pontevedra), vamos a hacer un repaso a las más interesantes de aquí a septiembre. Comenzamos.

La noche de las velas en Pedraza, Segovia

pedraza2.jpg
Juega con el encuadre y los bokehs, por Gema S. Nájera

Comenzamos por este acontecimiento que tiene lugar en el precioso pueblo de Pedraza, muy cerca de Segovia capital y de las Hoces de Río Duratón, que este año más que nunca estará recibiendo muchísimas visitas por haber sido parte protagonista del anuncio de la lotería de Navidad, y que fotográficamente nos puede dar mucho juego.

Tiene lugar durante los dos primeros fines de semana de julio, de hecho si queréis visitarlo sólo tenéis el próximo, y es interesante porque el pueblo queda prácticamente a oscuras y es iluminado por cientos de velas que recorren las calles así como casas privadas y comercios que montan pequeños escenarios para deleite del público.

Estuve anoche y puedo decir que, pese a la afluencia de público, fotográficamente nos da la posibilidad de realizar robados, jugar con las velas y sus sombras, plantar el trípode en su maravillosa plaza y hacer nocturnas urbanas con su iglesia de fondo o enfocar hacia el público y crear figuras fantasmales gracias a tiempos de exposición largos. Todo el pueblo es un gran escenario para sacarle partido a nuestra cámara e intentar tomar las mejores fotografías. No temas subir la ISO si la necesitas, aunque las velas de por sí ya nos ofrecen luz para conseguir atractivos resultados, por ejemplo dándole textura a las paredes de las fachadas de las casas.

Y si después de recorrer las calles, sigues con ganas de hacer fotos, aprovechar los cielos inmensamente poblados de estrellas haciendo nocturnas en los terrenos próximos al pueblo, sabiendo sacar partido a la "pequeña" contaminación lumínica, puede hacer que redondees la noche.

San Fermines, Pamplona

fiestas3.jpg
Un desaturado selectivo puede resultar atractivo en San Fermín, por David Puyol

En España parece que no hay verano sin San Fermines. Una de las fiestas más fotografiadas no sólo por los españoles sino por los extranjeros que se acercan a Pamplona con la curiosidad que este evento provoca. Mucho me temo que no serán pocos los que quieran emular la sensacional fotografía de Pedro Armestre en 2013 que, situado en uno de los balcones, ofreció una espectacular vista con el color blanco y rojo como protagonistas.

Los Sanfermines es un evento que te hará poner a prueba tu rapidez como fotógrafo. Si quieren tomarse fotografías de los propios encierros desde una perspectiva atractiva, habrá que buscar un sitio cercano a un burladero para intentar sacar primeros planos de los toros y la velocidad de los corredores. Si por el contrario prefieres centrarte en las imágenes de fiesta, toda la ciudad es el escenario ideal para buscar robados, aunque aconsejo llevar protegida nuestra cámara de posibles derrames de alcohol.

También, como buen lugar de pintxos, se nos hace un lugar indispensable para fotografiarlos por la variedad creativa que nos ofrecen las barras de sus bares. Y por la mañana, podremos centrarnos en hacer un álbum sobre la resaca y cómo quedan las calles al amanecer. Pero por supuesto hay que vivirlo. Contaba Pedro Armestre que para hacer buenas fotografías hay que vivir los eventos, por ello él se mimetiza con las peñas, lo vive desde dentro, y así es como consigue sus fantásticos reportajes.

Moros y Cristianos en Villajoyosa, Alicante

fiestas1.jpg
Busca tu propia creatividad, Moros y Cristianos en Elda, por Images Fantasy

Del 24 al 31 de julio, esta ciudad alicantina se convierte en el escenario perfecto para llevarnos buenas fotografías que nos trasladen a la época medieval gracias a su recreación de la batalla entre moros y cristianos acontecida en 1538. Durante ocho días las posibilidades son infinitas, desde el desfile que nos hará estar atentos a la vestimenta, los detalles y los rostros de los participantes, hasta la madrugada del día 28 cuando se produce el desembarco en la playa.

Al desembarco lo ideal es acercarse antes de las cinco de la mañana para así coger buen sitio. Son horas donde el sol comienza tímidamente a aparecer, jugaremos con la exposición de las fotografías, subiendo la ISO si fuese necesario si vemos que queremos congelar a los participantes pero las condiciones de luz no nos lo permiten, o controlando muy bien la apertura del diafragma y el tiempo de la toma hasta conseguir el resultado que mejor se acerque al estilo/efecto que queremos conseguir.

Romería Vikinga en Catoira, Pontevedra

fiestas4.jpg
Los retratos nocturnos pueden quedar espectaculares, por Francisco Sogel

Fiesta también singular en el verano gallego, el 3 de agosto tendrá lugar este año (se celebra el primer domingo de agosto), la tradicional invasión vikinga que se complementa con música folclórica, mercadillo medieval, cata de mejillones y vino del Ulla. También hacen un desembarco, momento en el cual los habitantes recrean una batalla simulada para resistirse a la invasión, y es ahí donde todos terminan empapados de vino. Por ello, debemos llevar muy protegida nuestra cámara, ponerle una funda a prueba de agua y meternos de lleno entre el público para conseguir las mejores instantáneas.

Aprovecho que hablamos de batalla, para mencionar en este punto la Batalla Naval de Vallecas, también muy interesante donde debemos proteger bien nuestra cámara o sumarnos a la moda de las Go Pro que tan buena acogida tienen en este tipo de eventos.

Carreras de caballos en la playa de Sanlúcar de Barrameda, Cádiz

fiestas2.jpg
El blanco y negro le aporta elegancia acorde al estilo inglés, por Sara Bautista

Cádiz siempre es especial, pero en verano es el lugar ideal para desconectar de todo y vivir el ritmo sosegado de la tranquilidad de sus playas. Del 7 al 9 y del 21 al 23 de agosto tiene lugar unos de los acontecimientos más espectaculares dentro del mundo del caballo, las tradicionales carreras en la playa de estilo inglés que se disputan al atardecer y que nos harán poner a prueba nuestra cámara jugando con la velocidad.

Podremos tomar el atardecer como referencia y tratar de buscar los caballos a contraluz o, por el contrario, trabajar los barridos para darle el dinamismo adecuado que nos haga tener sugerentes composiciones. Las posibilidades fotográficas son bellísimas, así que no temas a la hora de probar aquellas soluciones que mejor reflejen lo que quieras plasmar.

La Tomatina, en Buñol (Valencia)

fiestas5.jpg
Un buen encuadre y el disparo en el momento justo otorga movimiento, por José Andrés Ferrer

Otras de esas tradicionales fiestas donde debemos proteger mucho nuestra cámara, pero donde los resultados pueden ser espectaculares buscando las mejores instantáneas del público en la batalla de tomates. Se celebra el 27 de agosto y, aparte de la guerra a tomatazo "limpio", también podemos estar muy atentos con nuestro teleobjetivo al palo de jabón ubicado en la plaza del pueblo, al cual se le coloca un jamón en su cúspide para que los más intrépidos intenten alcanzarlo. Una ocasión estupenda para jugar con los tonos rojos que tiñen a la población en el momento de la batalla y ser muy rápido evitando que esta fruta se estampe en nuestro objetivo.

En resumen

No queremos dejar de mencionar otras fiestas como la Feria de Málaga (16 al 23 de agosto), muy interesante por el colorido de sus calles, los vestidos de volantes y los fuegos artificiales en la playa; el Descenso del Sella en Asturias (9 de agosto) que nos dará oportunidad de trabajar la fotografía de deportes; la Semana Grande de Bilbao (16 al 24 de agosto) para fotografía de conciertos, teatro y otros espectáculos callejeros; y el Motín de Aranjuez en Madrid (5 al 7 de septiembre) para de nuevo fotografiar una recreación histórica con el asalto al precioso palacio con la única luz de unas antorchas.

Pero sobre todo, siguiendo el buen consejo de Pedro Armestre, intentar vivirlo, no os dediquéis sólamente a tomar fotografías, intentad sentir lo que sienten los lugareños, hablad con ellos, empaparos de la tradición y la alegría del momento, sed muy partícipes porque sólo así vuestras fotos conseguirán transmitir su alma y el vuestro.

Fotografías | Gema S. Nájera | José Andrés Ferrer | Francisco Sogel | David Puyol | Sara Bautista | Images Fantasy

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir