Compartir
Publicidad
Publicidad
Los programas nativos de revelado fotográfico de las cámaras ¿realmente merecen la pena?
Trucos y consejos

Los programas nativos de revelado fotográfico de las cámaras ¿realmente merecen la pena?

Publicidad
Publicidad

Cuando te compras una nueva cámara haces muchas cosas. Pero la gran mayoría se olvida de algo muy importante: instalar el programa nativo de revelado. ¿Para qué? pensarán muchos, si ya tengo Photoshop, o Capture One... Hoy vamos a ver que si queremos sacar la máxima calidad de nuestros archivos es muy interesante instalarse los programas originales de las marcas.

En los tiempos pasados lo normal era encontrarse, dentro de la caja, unos cuantos discos con varias cosas: el manual en distintos idiomas, y varios programas que algunas veces instalábamos y olvidábamos. Pero lo normal era dejarlos sin abrir porque total, teníamos Photoshop, Lightroom, Capture One... ¿Qué nos pueden ofrecer esos programas que no hagan los más famosos del lugar? Ahora incluso muchas cámaras no traen ni los discos y tenemos que descargarlos después de registrarnos... Mucho lío para tan poca cosa ¿no?

Pero después de mucho tiempo probando y trabajando en clases y talleres, y a nivel personal, he llegado a una serie de conclusiones que a muchos os podrá sorprender. Algunos seguro que las daréis por sabidas, pero lo más sorprendente de toda esta historia es que la mayoría de los programas originales consiguen un mejor resultado objetivo de sus propios archivos. Sin gastarse más dinero en ellos. Es verdad que tienen puntos negativos y son tan graves, que no los recomendaría para un gran volumen de trabajo.

¿Cuáles son estos programas?

Seguro que muchos lectores los tenéis instalados en vuestros ordenadores, pero olvidados en el fondo del disco duro. No seréis los primeros que los borráis en cuanto veis que os estáis quedando sin espacio. Pocas veces hablan de ellos en los blogs y seguro que con todo lo que ofrecen los programas de pago estamos más que servidos. Es cierto pero, como todo en la vida, tiene matices.

Voy a hacer una breve descripción de los programas nativos de las marcas más populares del mercado. Revelan solo los archivos RAW de sus cámaras y todos los jpeg que les dejemos. En las imágenes que vais a ver se comparan las dos versiones de la misma fotografía, para que valoréis vosotros mismos los resultados.

Digital Photo Professional

Programa nativo de Canon. Actualmente va por la versión 4 (en concreto la 4.7.1.0 en septiembre de 2017). Hace unos años era obligatorio tener el cd original (ese que tirábamos a la papelera) para poder instalarlo. Ahora tenemos la opción de descargarlo desde la propia página siempre y cuando metamos el número de serie de nuestra cámara.

Comparativa Canon

Revela todos los archivos RAW de Canon, al menos desde los que generaba la Canon EOS 300D. Durante un tiempo existieron dos versiones, con la idea de tener una par cámaras de gama alta y otra para las demás, pero terminaron unificándolas en la versión actual.

Capture NXD 1.4.6

Programa nativo de Nikon con una triste historia detrás. Originalmente era un programa de pago con otro nombre, Capture Nx. Y tenía una fama increíble. Lo único que no le gustaba a los usuarios es que era de pago. Pero el programa tenía dentro la tecnología de Nik Software. Y su comodidad a la hora de revelar era famosa por aquel entonces... Pero apareció Google por el camino y se llevó la licencia, obligando a Nikon a crear un nuevo programa que nada se parece al original.

Comparativa Nikon

Aún así resulta interesante para trabajar con los archivos NEF del gigante japonés. Eso sí, ha perdido toda la versatilidad que tenía antes. Pero al menos ahora es gratuito y no necesitas registrarte ni nada parecido. Parece ser que la empresa que lo ha diseñado es Silkypix, que muy pronto volveremos a nombrar en este artículo. Mucho cuidado porque automáticamente se instalan otros programas de Nikon que pueden no interesarnos.

Capture One Express

Sony, la empresa electrónica que ha entrado con tanta fuerza en el mercado fotográfico, no tiene un programa propio de revelado. Para evitar problemas y tener todas las garantías de calidad, optó por asociarse con Phase One para dar a sus usuarios una versión reducida del popular programa de revelado.

Comparativa Sony

Es exactamente igual que el hermano mayor, sobre todo con el mismo motor de revelado (lo más importante), pero solo permite revelar los archivos ARW de la marca. Si quieres la licencia completa tendrás que pagar un pequeño extra de 50€.

RAW FILE CONVERTER EX 2.0

Este programa, también diseñado por SILKYPIX, es el encargado de trabajar con los archivos RAF de las cámaras Fujifilm. Promete resolver el histórico problema de revelado que tienen estas cámaras.

Comparativa Fuji

El sensor X-Trans provoca muchos problemas. Adobe, al menos hasta ahora, ha sido incapaz de gestionar la peculiar distribución aleatoria de los valores RGB. Si queremos conseguir la máxima calidad es imprescindible trabajar con un programa que pueda leer dicha información.

OLYMPUS Viewer 3

De nuevo encontramos un programa que solo se puede descargar si tenemos el número de serie de una cámara de la marca. Tiene todo el sentido pero no deja de ser incómodo para el usuario. Quizás es el programa más difícil de encontrar en la página de un fabricante.

Comparativa Olympus

Como es lógico permite revelar los archivos ORF de Olympus con los que promete sacar adelante la mayor calidad y nitidez de estos archivos. Y donde mejor trabaja, al menos desde mi punto de vista, es en la reducción de ruido.

Virtudes de los programas nativos

Se puede hablar largo y tendido del tema. Y cada uno llegará a sus propias conclusiones pero tengo que confesar que los resultados finales con estos programas siempre me han sorprendido gratamente. Sinceramente, salvo en casos en los que es difícil decidirse por uno u otro, siempre quedará mejor el archivo si lo revelamos con el programa nativo. ¿Y por qué pasa esto?

No podemos olvidar que el formato RAW es propietario de cada marca, de cada modelo de cámara. Tiene unas especificaciones propias. Y esa información es propiedad de las marcas que lo crean. Y a no ser que paguen por esos datos no van a facilitar toda la información. Parece que se tiran piedras sobre el propio tejado, pero así se aseguran una pequeña cuota de mercado en el mercado de los reveladores. Es una forma de crear un circuito cerrado. Esta es la explicación más lógica, pero como siempre el fotógrafo es el mayor afectado.

Como he dicho en alguna ocasión, no son programas mejores (ni mucho menos) pero juegan con más ventaja pues tienen acceso al 100% de la información, no como Adobe o Capture One, que se ven obligados a adaptar sus programas a un revelado más general y menos específico. Es el precio que tienen que pagar por trabajar con todos los formatos del mercado.

Dicho esto puedo decir que los programas nativos siempre van a revelar mejor los archivos de su marca. La última vez que revelé un archivo ORF en Olympus Viewer 3 creía que estaba viendo dos fotografías distintas. La nitidez era tan alta de partida y la reproducción de los colores tan cercana a lo que yo había visto que decidí revelar siempre con dicho programa los próximos ORF que llegaran a mis manos.

Lo mismo ocurre con RAW FILE CONVERTER EX 2.0 y los archivos de Fuji. El color y la limpieza de imagen que consigue frente a Adobe Camera RAW son impresionantes. Por ejemplo, probad a revelar una fotografía de un semáforo... ventajas de interpretar correctamente la información del X-trans.

Comparativa Fuji Ii RAW FILE CONVERTER EX 2.0

En el caso de Canon y Nikon las diferencias quizás no son tan notables. A lo mejor Adobe se vuelca para conseguir sacar el máximo rendimiento de los formatos crudos de las dos marcas más importantes del mercado (todavía).

En general la calidad de imagen y la nitidez son superiores en todos los programas nativos solo con abrir la fotografía en el programa. Consiguen una mayor definición y una mejor reproducción del color. Vuelvo a repetir que en algunas ocasiones la diferencia es espectacular, como podéis ver en las fotografías de ejemplo. Y puede que para algunos usuarios que sean gratuitos es una razón de peso.

Problemas de los programas nativos

Hasta ahora las virtudes, pero siempre hay una cara B, una serie de problemas que impiden que estos programas tengan la fama que se merecen. Son pocos, pero suficientes para que a muchos nos cueste trabajar con ellos.

En primer lugar son muy lentos procesando la información, sobre todo si les exigimos un gran volumen de trabajo. Tienden a quedarse colgados cuando les pedimos un esfuerzo extra, independientemente del ordenador que tengamos.

Como solo revelan sus propios archivos obligan a cambiar de programa si tienes, o has tenido cámaras, de distintas marcas. Esto supone tener varios instalados y leerse los manuales. Y la curva de aprendizaje de muchos de ellos no es que sea sencilla. Por intuición puede que logres salir adelante, pero no podrás aprovechar todo su potencial hasta que te aprendas todos los entresijos. Y os aseguro que cuesta cambiar los atajos de teclado y encontrar las rutas para un revelado perfecto.

Comparativa Canon Ii Interfaz Digital Photo Professional

En los programas de pago podremos conseguir los mismos resultados, pero con mucho más esfuerzo. Cada vez tienen más opciones pero, salvo el Capture One de Sony, son espartanos en la interfaz y en sus posibilidades. Muchos parecen estar estancados en los noventa. Es verdad que no necesitan más pero se agradecería un aspecto más renovado para hacerlo más atractivo.

Conclusión

Si quieres la máxima calidad, los mejores resultados posibles, estos programas pasarán a ser fundamentales dentro de nuestro flujo de trabajo. Hay que configurarlos para que se comuniquen sin fisuras con Adobe Photoshop. La idea es revelar el archivo RAW y mandarlos a Photoshop: * En formato TIFF. * A 16 bits. * En Adobe RGB.

¿Tiene sentido utilizarlos? Siempre que busquemos la máxima calidad y tengamos tiempo por supuesto. No son programas para editar una serie en un día, pero para presentar una fotografía en un concurso son estupendos. Nos ayudaran a solucionar, sin esfuerzo alguno, problemas de color e incluso de sobreexposición. Pero jamás les obligues a trabajar con un día o una hora de entrega.

Comparativa Foto Final Al final buscamos que la fotografía nos guste

Sustituyen al revelado que hacemos en Lightroom o en Camera RAW, pero no podríamos vivir sin Photoshop. Seguro que experimentando conseguimos tener un flujo de trabajo similar al que utilizamos en los programas de Adobe. No trabajan con objetos inteligentes, así que tendremos que estar muy seguros de la información que enviamos para conseguir lo que realmente nos interesa, la mejor fotografía posible. ¿Cuál es vuestra experiencia con estos programas? ¿Qué pensáis de la diferencia de calidad entre los ejemplos que he puesto? ¿Queréis una pequeña guía para aprender a revelar con ellos?

En Xataka Foto|Consejos para un correcto y ordenado post-procesado fotográfico

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos