Compartir
Publicidad

Microfotografía de bajo coste

Microfotografía de bajo coste
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace pocos años realizar una fotografía a través de un microscopio era una tarea bastante compleja y costosa. Los microscopios eran caros y había que trabajar con cámaras réflex de película y múltiples adaptadores para conseguir una microfotografía. Además no podíamos ver el resultado hasta revelar la película y tampoco saber si los parámetros eran adecuados o no, un sistema de prueba-error dilatado en el tiempo.

Una vez más el avance de la tecnología en los últimos años ha hecho que una técnica que hace poco estaba limitada a unos pocos, se abra a todo aquel que tenga algo de curiosidad. Una simple cámara digital compacta, un adaptador (que puede fabricárselo uno mismo) y un microscopio sencillo, son los únicos utensilios que necesitamos para hacer fotografías de cosas realmente pequeñas.

El coste económico del invento no tiene por qué ser muy alto. La cámara compacta se supone que ya la tenemos, si no la tienes ¿qué haces leyendo un blog sobre fotografía? En serio, nos sirve cualquier compacta y si tiene algo de zoom óptico mejor, luego vemos el porqué. El adaptador cuesta entre 30 y 40 euros y sirve para todas las compactas y el microscopio se puede encontrar a partir de 100 euros. En este caso he utilizado el más barato, que se supone que tiene peor calidad óptica, así que con un presupuesto mayor se obtendrán mejores resultados en cuanto a la calidad de la imagen final.

Además de todo el equipo óptico vamos a necesitar algo que fotografiar, porque sino todo este lío no tendría ningún sentido. Podemos utilizar cualquier cosa minúscula y hacernos nuestras propias preparaciones o comprarlas ya hechas como la de la muestra. Una vez que tenemos todo el material nos ponemos a ello y siguiendo unos pequeños consejos conseguiremos fotografías sorprendentes sin mucha complicación.

  • Colocamos la preparación en el microscopio, ponemos el objetivo de menor aumento, suele ser de 40x, y enfocamos y ajustamos la iluminación. La luz es importante, algunos microscopios la traen incorporada y otros llevan un espejito que sirve para reflejarla, si es de estos últimos con una sencilla lamparita de estudio nos servirá perfectamente.
En la fotografía podéis ver el microscopio y el adaptador, la cámara estaba trabajando haciendo la foto…

microscopio_adaptador
  • Situamos correctamente la cámara sobre el adaptador, el cual viene con varias roscas y sinfines para que se adapte a casi todas las cámaras compactas del mercado y oculares tanto de microscopios como de telescopios. Tenemos que tener en cuenta que el objetivo de la cámara debe quedar lo más cercano posible al ocular del microscopio y también centrado. Para realizar esta operación lo más conveniente es encender la cámara y ponerla sobre el adaptador e ir moviendo los sinfines hasta que quede en la posición correcta. Jugad con el zoom antes de dejar fija la cámara, ya que puede variar la longitud y tocar en el ocular, tiene que quedar cerca pero que no apoye.

  • Ahora que ya tenemos el conjunto alineado, con la cámara encendida hacemos el enfoque con el mando del microscopio y mirando a través de la pantalla de la cámara veremos algo parecido a esto:
    microfoto_1
    El fuerte viñeteo se produce por la diferencia entre el diámetro de la pupila de salida del ocular y el del objetivo de la cámara. Para eliminarlo utilizaremos el zoom óptico de la cámara hasta que desaparezca y nos quede una imagen completa en el visor.
  • Desactivamos el flash, ya que aquí no nos va a servir nada más que para deslumbrarnos, y ponemos el disparador de cable para evitar las vibraciones. Si no tenemos disparador podemos usar el retardo de disparo que hace el mismo efecto.
  • Disparamos y observamos el resultado. Tendremos que hacer algunos ajustes con nuestro programa de edición: niveles, saturación, enfoque… a gusto de cada uno.

Ya tenemos nuestra primera microfotografía, ahora podemos meterle más aumentos al microscopio y jugar un poquito más, pero no olvidemos que a mayores aumentos también aumenta la dificultad al enfocar y disminuye la calidad de la imagen.

Como veis no es complicado y está al alcance de casi todos los aficionados a la fotografía. Animaos.

Fotos | Mario Ximenez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio