Compartir
Publicidad
Publicidad

No te obsesiones con las motas de polvo en el objetivo, no merece la pena

No te obsesiones con las motas de polvo en el objetivo, no merece la pena
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

¿Quién no se ha obsesionado con la limpieza de las lentes para obtener una nitidez extrema en las fotos? ¿Hasta dónde somos capaces de sobreproteger a nuestros amados objetivos para que no les caiga ni una mota de polvo?

Pues según lo que nos enseña este artículo parece que no es tan importante como pensamos. En él nos demuestra que podemos estar bastante tranquilos por la nitidez de nuestras fotos a pesar de un par de motas en la lente, incluso si algo más gordo se interpone en nuestro camino fotográfico.

Podemos ver como un par de rayajos de nada, huellas de dedos o trozos de papel pegado sobre la lente frontal del objetivo no afectan aparentemente a la calidad final de la fotografía, incluso con el cristal roto, sale una foto más que decente.

Si queréis podéis comprobar vosotros mismos este curioso efecto; no, no es necesario que rompáis vuestro mejor objetivo, simplemente enfocad algo lejano y luego tapad una parte del objetivo con la mano o un papel, veréis como la calidad no se ve afectada.

Vía | Caborian Más información | kurtmunger.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos