Compartir
Publicidad
Propósito de Septiembre: organizar nuestro archivo fotográfico
Trucos y consejos

Propósito de Septiembre: organizar nuestro archivo fotográfico

Publicidad
Publicidad

Septiembre hace acto de presencia y comienza un nuevo año laboral. Un año en el que nos planteamos proyectos, objetivos y metas con las que nos enriquecemos. Hoy no venimos a proponeros ejemplos de proyectos, sino para daros un empujoncito para ordenar vuestro archivo fotográfico a través de esta sencillita guía para que dispongamos de nuestro material fotográfico siempre ordenado y perfectamente accesible.

Importar nuestras fotografías, lo primero

Puede parecer una tontería, pero importar las fotografías en cuanto llegamos de nuestro viaje o tras la realización de cualquier proyecto es importantísimo. Muchas veces no vaciamos la tarjeta de memoria por pereza gracias a la inmensa cantidad de gigas de los que disponemos. Por ejemplo, yo tengo una tarjeta de 32 GB que he vaciado tras seis meses por miedo a perder medio año de fotografías en una corrupción tonta de algún sector a pesar de que uso una Sandisk Extreme, que se supone que son bastante fiables.

Por eso, lo primero que hay que hacer es importar nuestras fotografías cuando terminamos una sesión de fotos importante, volvemos de vacaciones o sabemos que no haremos más fotografías relacionadas con las que ya tenemos.

El mejor programa en mi opinión para organizar nuestras fotografías (incluso si ya las tenemos organizadas) es Lightroom. Con él, es posible reimportar todo nuestro archivo fotográfico para organizarlo cronológicamente gracias a los metadatos incrustados en las imágenes.

En mi caso, me gusta anidar el mes dentro del año. Hay a quien le gusta tenerlas más organizadas y dentro de la carpeta del mes se anidan los días individuales en los que se hicieron las fotografías. Cuestión de gustos.

Doug Belshaw Fotografía de Doug Belshaw

Las previsualizaciones inteligentes

Este punto tan sólo es aplicable a los usuarios de Lightroom. En el menú de importación es probablemente que no nos hayamos dado cuenta, pero disponemos de un pequeño menú arriba a la derecha que reza 'Admin. de archivos'. En ese menú podemos elegir la inclusión de una previsualización, entre las que podremos elegir...

  • Previsualización mínima: Es la previsualización más pequeña que ofrece la fotografía sin intervención de Lightroom. Cuando abrimos las fotografía con Lightroom se generará la previsualización incrustada.
  • Previsualizacion incrustada con archivo sidecar: Esta previsualización se supone que se apoya en archivos adicionales para generar la previsualización, lo que aporta más información y ayudaría a la carga de la fotografía más que en la previsualización mínima. Si clicamos para ver una sola fotografía en el modulo Revelar, se generará una previsualización estándar.
  • Previsualización estándar: Son las previsualizaciones generadas por Lightroom a través del espacio de color Adobe RGB. Esta es la clásica previsualización que nos carga Lightroom cuando vemos una fotografía y está todo pixelado, para inmediatamente aclararse y cambiar el espacio de color. Si hacemos zoom al 100%, se generará la previsualización 1:1. *** Previsualización 1:1**: Este modo permite generar un archivo que incorpora el 100% de los píxeles de la fotografía.

No se generan previsualizaciones de todas nuestras fotografías ya que no hacemos zoom en todas y cada una de ellas, por lo que si queremos que Lightroom nos guarde en caché estas previsualizaciones para trabajar de forma más ágil, deberíamos marcar como mínimo la previsualización estándar.

Pixabay Fotografía de Pixabay

Justo debajo de todas estas opciones encontramos la Previsualización Inteligente. Esta previsualización genera un archivo mucho más grande. Es como una copia de nuestra fotografía que podemos editar a todos los efectos aunque la fuente del archivo no se encuentre disponible (como por ejemplo, cuando desconectamos un disco duro).

Esto no sólo nos ofrece la comodidad de no tener un dispositivo externo conectado a todas horas, sino que en caso de crasheo del origen, podremos restituir las fotografías perdidas gracias a las previsualizaciones.

Edición y exportación

La edición es la parte más creativa pero también la más pesada del proceso fotográfico. Por eso, en programas como Lightroom podemos aplicar en bloques los ajustes que necesitemos a fotografías que tengan una exposición similar. Si queremos hacer una selección, lo mejor es que vayamos tocando cada fotografía con la letra B, con lo que dispondremos de una colección rápida que podremos editar sólo las que nos interesen.

En relación a la exportación, mi consejo es que si solemos disparar en RAW, conservemos siempre los originales y una copia en JPG con el ancho limitado a unos 2000 píxeles por el borde más largo. La compresión no la tocaría, pero en caso que queramos mantener la resolución nativa de nuestro archivo RAW, bajar la compresión hasta 80 es un buen valor para recortar unos cuantos megas si vamos apurados de espacio en nuestro disco duro.

Julien Gong Min Fotografía de Julien Gong Min

Copias de seguridad y almacenamiento

El almacenamiento de nuestras fotografías es la gran tarea pendiente de la fotografía digital. Miles e incluso cientos de miles de fotografías se acumulan en nuestros discos duros y probablemente muchas de ellas no volveremos a verlas nunca por un fortuíto deterioro o corrupción en un sector de nuestro disco.

Por ello, lo más inteligente es pensar en soluciones para disponer siempre de nuestras fotografías. En un principio, yo os recomendaría imprimir una selección de las fotografías en formato físico ya sea a través de copias de 10x15 o a través de la elaboración e impresión de un álbum digital.

Si somos más de ceros y unos, lo mejor es disponer de dos copias: una en el disco duro principal a través del cual editamos nuestras fotografías y un disco de igual o mayor capacidad para almacenar nuestros trabajos en caso de que la primera copia fallase. Pasado un tiempo prudencial, haremos una copia del segundo disco duro ya que con el tiempo y el uso, los sectores se deterioran y pueden irse al traste en cualquier momento.

Yoppy Fotografía de Yoppy

Así que ya sabéis, como propósito de 'año laboral nuevo' podéis plantearos este reto de organizar todas esas fotos que acumulamos en tarjetas y discos para disponer de un archivo personal y profesional ordenado para acceder a él con rapidez para cualquier uso.

Fotografía de portada | Dijutal Tim

En XatakaFoto | Físico o virtual. ¿Cuál es el valor de la fotografía contemporánea?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio