Compartir
Publicidad

Te contamos qué pasos seguir para realizar tu primera exposición de fotografías

Te contamos qué pasos seguir para realizar tu primera exposición de fotografías
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como fotógrafos que somos, independientemente del nivel en el que estemos, nos gusta enseñar nuestro trabajo. Antes de que internet diese origen a una revolución que incluiría varias plataformas para la exhibición de fotografías, la única forma que teníamos de mostrar nuestro portfolio era organizando una exposición. Pero esa costumbre no debería perderse, es más, creo que actualmente gracias a esa masificación que ha experimentado esta disciplina, se están realizando más exposiciones que nunca.

Sucede como con la música, el hecho de que la gente tenga más acceso vía internet a nuestro trabajo, propicia a su vez que se demanden exposiciones físicas donde poder poner cara a nuestros seguidores y donde a su vez sirva de reunión para intercambiar momentos en torno a nuestra obra. En este post daré pistas sobre cómo realizar una primera exposición en espacios públicos, concretamente en centros culturales.

Elegir un centro cultural para nuestra exposición

Un centro cultural es un espacio donde poder enseñar nuestro trabajo sin comisiones de por medio como en el caso de las galerías de arte, y donde para aquellos que comienzan es el sitio ideal que nos dará a conocer entre los vecinos del municipio a la vez que nos ayuda para marcar nuestro primer punto en nuestro CV como artistas.

Exponer en un local de hostelería está muy bien, pero sabemos que el público es la clientela del bar o restaurante que se topará con tu trabajo de casualidad. Sin embargo, exponer en un centro cultural te garantiza al menos un número de público que está atento a la programación mensual a la vez que nos visitarán personas que acuden diariamente al centro cultural y que sabemos tienen inquietudes culturales.

Expo Hortaleza Inauguracion 6
Fotografías montadas sobre FOAM de 5mm y con barras a modo de colgadores sobre rail

Dicho esto hay que ponerse manos a la obra en la búsqueda del centro cultural que más nos interese. Aquí podemos elegir uno cercano a nuestro domicilio porque nos interesa que vayan vecinos y amigos u optar por un espacio que nos haya gustado por algún motivo en especial. Para mi primera exposición elegí el situado en la localidad donde viven mis abuelos, porque es un edificio que recuperó una casa típica manchega, con su cubierta de madera, su patio característico, etc., un lugar que siempre me había gustado y que aproveché.

Una vez seleccionado, tenemos que acercanos al centro cultural y hablar con su director, el cual, aparte de decirnos una fecha concreta y enseñarnos las instalaciones, nos dará las instrucciones a seguir, muy fáciles ya que lo único que se necesita es rellenar un documento y entregar en el ayuntamiento o junta municipal correspondiente. Con ello nuestra solicitud quedará registrada y sólo nos quedará esperar a que nos llamen cuando finalmente nos comuniquen la fecha de nuestra exposición. Por lo general avisan con tiempo, tiempo que ocuparemos en preparar las impresiones y todo aquello que nos quede por dejar organizado. Además, con aproximadamente un mes de antelación, nos pedirán una fotografía y un texto sobre la muestra para que puedan incluirla en la agenda de actividades.

Elegir las fotografías que compondrán la exposición

En el caso de que tengamos una producción extensa que nos haga realizar una exposición por temática o con un sentido que permita contar una historia, sólo tendremos que seleccionar las fotografías que dependerán del espacio del que dispongamos para exponer y del tamaño que queramos imprimirlas. También está la opción de preparar un monográfico sobre esa localidad en concreto donde se encuentra el centro cultural o una temática social cuya serie hayamos comenzado pero que la exposición sea la excusa que necesitamos para terminarla.

Elegir un laboratorio para imprimir nuestras fotografías

Encontrar un laboratorio de confianza no es fácil e incluso habrá quien tenga que probar varios hasta dar con el que mejor se adapta a sus necesidades. La búsqueda puede hacerse por internet, contactando en un primer momento por teléfono y acercándose a sus instalaciones después. O pedir consejo a algún amigo fotógrafo para que nos oriente sobre las imprentas que conoce.

Una vez realizada la elección del laboratorio, es importante hablar con ellos sobre las características que deberán tener nuestras fotografías para la impresión. No todos los laboratorios funcionan con los mismos parámetros y será importante conocerlos antes de empezar a trabajar con las fotografías para preparar su impresión.

Cartel Hortaleza
Importante realizar un cartel con todos los datos incluyendo dirección y logotipos de colaboradores

Preparar las fotografías para la impresión y su proceso posterior

Hay que tener en cuenta el formato final que tendrán. Es decir, dependerá de la elección que hayamos hecho de presentación. Podemos elegir que vayan montadas sobre un soporte, en este caso lo más utilizado es FOAM y DIBOND (este último más caro pero más profesional). Podemos también optar por una impresión que vaya montada con marco, para lo cual podemos montarlas previamente con passe par tout o dejando un margen blanco alrededor de la fotografía.

Dependiendo de la elección, así tendremos que preparar la fotografía según las medidas. De igual modo debemos trabajar por lo general convirtiendo la imagen a CMYK que es la que divide los colores para impresión, aunque algunos laboratorios trabajan directamente con RGB. También la resolución, normalmente se trabaja con 300 ppp aunque hay imprentas que permiten 254 siendo la calidad igualmente buena.

Una vez tenemos preparadas las fotografías procederemos al envío a la imprenta. Muchas ya cuentan con sistemas propios de transferencia de archivos (FTP) que lo que permiten es una mayor velocidad a la hora de enviar el material. Pero dependerá del modo de trabajo de cada laboratorio. Adjuntaremos las imágenes junto con las características elegidas y nuestros datos de contacto, importante para que nos puedan localizar en caso de dudas que surjan por su parte.

En los días sucesivos, el laboratorio informará de la fecha en la cual proceder a una revisión de las copias realizadas, donde veremos si los colores han sido correctamente procesados al papel y todas aquellas imperfecciones que queramos corregir antes de la finalización del proceso de impresión.

Por otro lado, en el caso de optar por un montaje sobre marco, podemos comprarlos en grandes superficies u optar por realizarlos a mano en un taller especializado. Esto último será más caro, pero sabremos que el acabado será impecable además de la opción que tenemos de poder elegir el material entre una mayor gama de posibilidades.

Publicidad de la exposición, montaje e inauguración

Paralelamente al proceso de impresión y montaje de las imágenes, podremos ir organizando, por ejemplo a través de un evento en Facebook, la inauguración para la muestra. Haremos también un cartel o facilitaremos el que nos haya preparado el centro cultural. Por ejemplo para la exposición de Ciudad Real sí me realizaron un folleto, pero para las realizadas en Madrid he tenido que diseñarlo por mi cuenta. Si no nos lo facilitan pero somos mañosos, nos quedará un cartel resultón que podremos además compartir en nuestras redes sociales y por mensajes de difusión en whatsapp y email.

También podemos confeccionar un texto donde hablemos de nuestro CV, por muy escaso que sea, o simplemente de nuestra visión del acto fotográfico, de la serie que hemos presentado y donde además pongamos información de contacto. Dependiendo del centro cultural, podremos poner precios a nuestras obras o no. Y, también dependiendo del centro cultural, podremos hacer una inauguración más o menos glamourosa. Es decir, llevar algún vino y algo para acompañar. Tendremos en cuenta también la realización de cartelas para cada fotografía con los datos de la misma y una breve explicación. Dejar un libro de firmas resulta muy emotivo por los mensajes de cariño que suelen dejarse, nos alimentan el ego, pero ¿y lo bien que sienta?

También es importante la difusión que le demos al evento e incluso contactar con la prensa. En este sentido ya sabéis que cualquier exposición es bienvenida en nuestro resumen mensual de Xataka Foto. Para Madrid es casi inviable que acuda un periódico local, pero para pueblos de otras comunidades autónomas se hace más factible. Por ejemplo para mi primera exposición acudió un peridiosta, además de dos concejales del ayuntamiento y nos hicieron una entrevista que quedó publicada en los periódicos de la comarca.

Expo Hortaleza Inauguracion 14
Un libro de visitas siempre nos permitirá conocer la opinión de los visitantes

Para ciudades grandes como Madrid o Barcelona, podemos contactar con guías de ocio como KEDIN y en general con todo aquello que se nos ocurra pueda dar difusión a nuestra exposición. Twitter es un buen recurso si tuiteamos directamente nombrando al ayuntamiendo, a los periódicos, a las radios locales, etc.

Para el montaje de la muestra debemos conocer con antelación el método del que disponga el centro cultural. La mayoría de la salas suelen estar acondicionadas con un rail del cual se sujetan barras donde a su vez pueden ir colgadas las fotografías. En otras ocasiones esos raíles se implementan con hilos transparentes. O directamente en otros casos se cuelgan con métodos cuelga fácil u otras soluciones cuando el presupuesto del centro da para que se pinten las paredes una vez terminada la muestra.

Días posteriores a la inauguración y finalización de la misma

Posteriormente podemos pasarnos cada x días para ver si debemos reponer folletos e incluso para estar unas horas y hablar con el público que se acerque a verla. La gente es muy agradecida y siempre surgen visitas guiadas improvisadas. Durante todo el tiempo que dure la muestra, será interesante no dejar de darle publicidad y atender a aquellas personas amigas o familiares que no pudieron acercarse a la inauguración pero quieren acercarse a verla. En definitiva es muy importante mimar a los visitantes.

Expo Hortaleza Inauguracion 13
Es importante dejar folletos con nuestra trayectoria y dando información sobre la muestra

Una vez termine, se acordará con el director del centro cuando se pueden retirar las fotografías. No suelen pedir quedarse con ninguna fotografía, pero sería un detalle donarles una obra si lo viésemos oportuno. Recogeremos el material cuidadosamente tanto por nuestra obra como por las paredes y mobiliario del centro cultural, y una vez ya en casa lo guardaremos en un lugar donde pueda estar a salvo de polvo y otras inclemencias. Tener una carpeta para dejar constancia de los carteles, folletos así como el libro de visitas, será una bonita manera de guardar ese recuerdo y tenerlo siempre disponible en nuestra hemeroteca.

Además, una vez finalizada, podremos intentar rotar la exposición a otros centros culturales, bares u otros espacios, así como incluir en nuestra página web una pestaña para venta de fotografías. De igual modo es muy importante que nuestro blog se mantenga activo durante el tiempo que haya durado la muestra y alimentarlo cada semana con posts que hagan referencia a la misma.

En resumen

Estos son una serie de consejos del proceso a través de la experiencia de varias muestras organizadas por mi parte en espacios culturales, indudablemente cambian con respecto a otros lugares de exhibición. Por ejemplo, para este caso concreto no hemos hablado de series fotográficas con sus respectivas copias numeradas de cada imagen, algo que está más enfocado a espacios de más empaque como puede ser una galería de arte.

Lo comentado sería una aproximación a los pasos que suelen seguirse cuando se organiza una exposición en un centro cultural. Cualquier duda que tengáis o sugerencia al respecto, no dudéis en decírnoslo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio